EDUCACIÓN

Alumnos del IES Bernardo Balbuena nos cuentan su experiencia de intercambio en Inglaterra

En la foto (de izquierda a derecha) Eva, Alejandro, Lucía, Antonio, Hugo y Daniel
En la foto (de izquierda a derecha) Eva, Alejandro, Lucía, Antonio, Hugo y Daniel

Cada año y desde hace 21, el IES Bernardo Balbuena de Valdepeñas realiza intercambios con sus alumnos y con alumnos del Centro Educativo Bishop Heber High School de Malpas (Inglaterra). Nuevos alumnos, nuevas experiencias y cada uno de ellos la cuenta como algo que nunca olvidarán. Con un grupo de estos alumnos, que este año han estado allí, y con Eva María Jesús Morales su profesora, que también fue al viaje acompañada del profesor Francisco Mascuñano Segura, hemos hablado en Actualidad Valdepeñas.

El Bishop Heber High School de Malpas es un centro educativo especializado en idiomas y deportes “se trata de un centro público pero con gran diversidad en la oferta educativa. Ubicado en una zona rural y con un ambiente muy inglés”, explica Eva, quién también nos cuenta que “Chester es la capital y una ciudad muy dinámica, cercana a Liverpool y Manchester, lo que nos permite conocerlas siempre que vamos”.

Se trata de una actividad “que nos interesa mantener”, según Eva porque “los alumnos durante una semana están inmersos en la vida británica real, algo que viven desde dentro: en casas con sus compañeros que ya estuvieron aquí en octubre, que ya se conocen. Fomentas la reciprocidad, la comunicación entre culturas y vivir como si fueras un alumno de un centro educativo inglés, con la familia, con el entorno, asisten a clases, plantean preguntas muy interesantes al director del centro sobre el sistema educativo”. En definitiva, se trata de un intercambio bilateral que se mantiene por tradición y una de las actividades más importantes del instituto valdepeñero: “ya forma parte de nosotros de forma intrínseca. Además, entre la venida de los ingleses y la ida de los nuestros, en ese intervalo de tiempo se hacen actividades que nos unen como comunidad educativa. Así, para que todos los alumnos puedan ir y salga más económico el viaje, hacemos actividades de venta de artesanía o de dulces, lo que supone que en los recreos todos los alumnos del Balbuena que saben que se hará el intercambio colaboran con la compra de lo que estamos vendiendo”.

En este intercambio se da prioridad a los alumnos de 4º de ESO, pero siempre se deja una pequeña parte para dar posibilidad a alumnos de 3º.

Hablamos con los alumnos Lucía Rodríguez Caro de 3º de ESO, Hugo García Gómez 4º de ESO, Antonio Guardia Cifuentes  4º de ESO, Alejandro Hidalgo Obregón 3º ESO y Daniel Galera de 4º de ESO.

Para todos has sido su primer intercambio y nos cuentan ¿Qué tal la experiencia?

Lucia: Ha sido una experiencia muy buena porque además me llevaba bien con la chica que vino a mi casa y con su familia. Es una actividad muy importante, ves otra cultura distinta de la nuestra, vivir en casa de otras personas que te enseña cómo viven su rutina diaria, el instituto también era diferente.

Hugo: Me ha gustado también y la familia con la que he estado, los padres del chico que estuvo en mi casa, eran muy amables

Antonio: Ha sido una buena experiencia, nos han tratado muy bien y el instituto era muy grande, con varias plantas y muchas actividades deportivas. 

Alejandro: Para mí este intercambio ha sido como unas vacaciones diferentes, de otra forma. No buscas comodidades sino unirte a la familia y ser uno más, hacer el día a día totalmente diferente a como lo haces aquí. Me gustaron mucho las excursiones. Me llamó la atención el tema del deporte, sobre todo que los profesores se piden dos días a la semana para dar a los alumnos el deporte que ellos quieran.

Daniel: Ha sido una muy buena experiencia, pero para mí lo peor ha sido la comida, soy vegetariano, comí mal. Vamos que volví con 3 kilos menos.

Diferencia con la forma de estudiar y otras costumbres

Lucia: Tienes más asignaturas en la ESO, como: cocina, arte, música. También tienen comedor. Es todo muy diferente. Yo, por ejemplo, la comida la llevaba mal, porque durante el día tomabas un pack lunch, que es ligero, un sándwich, manzana, bolsas de patatas fritas. Ya por la noche sí que cenabas algo mejor.

Hugo: Diferencias hay muchas, por ejemplo, que se avanza en las clases y luego no tienen deberes para casa, los hacen en el instituto. Fuera del centro es hacer deporte y pasar tiempo con la familia. Mi familia de allí, en cuanto a la comida, me enseñaron y me dieron a probar los platos típicos suyos.

Daniel: El centro me encantó es precioso y muy grande, lo vi muy avanzado en cuanto a estudios, da muchas oportunidades. Fíjate que haciendo este viaje he descubierto que quiero ser arquitecto de paisajes. El padre de mi familia inglesa tiene esa profesión y me llevó a conocer su trabajo, me encantó y me gustaría dedicarme a ello en el futuro.

Según Eva tienen clubes deportivos, las clases las terminan a las 15:30 horas y a partir de ahí actividades deportivas en el centro por la tarde, quién quiera hacerlas.

“Es un sistema piramidal, empiezan teniendo de todo para elegir, cuando acabas la ESO hacen un examen oficial y ya pasa a los A-levels y te especializas en determinadas cosas”, explica Eva.

¿Qué os comentan ellos de lo que han vivido en Valdepeñas cuando estuvieron aquí en octubre?

Alejandro: Les llama mucho la atención los horarios porque todo se hace más tarde: desayunamos, comemos y cenamos más tarde que ellos. Eso de irse a acostar recién cenados les parece muy raro.

Lucía: Otra cosa que también les llama la atención es que nosotros no llevamos uniformes, allí incluso los profesores los llevan. Todo es como más formal en su país, cuando el profesor entra en clase se levantan como un acto de educación hacia él.

¿Qué tal se les da hablar español?

Hugo: No se les da mal, aprendían mucho escuchándonos, ponían mucho interés y aprendían palabras nuevas. Otra de las cosas que les sorprendió mucho es cuando les enseñamos la bodega que tenemos en casa, es una cueva y bodega que conservamos. Les gustó ver las tinajas y mi padre les habló de cómo se hacia el vino.

Y vosotros allí con el idioma ¿Qué tal?

Antonio: El inglés se me da bien, pero allí es cuando te das cuenta de lo que has aprendido tanto para hablar como para entenderles. Ha sido una buena experiencia que se ha dado bien. He aprendido mucho.

Hugo: Llevamos una base de inglés que allí es cuando te das cuenta el nivel que tienes, y es bueno. Sobre todo, he ganado bastante al escucharles hablar durante todo el día. Al principio lo que te da es vergüenza.

Daniel: Aprendí mucho inglés y el vocabulario del día a día que nosotros no vemos aquí en una clase normal. He notado que he mejorado. Son muy amables también cuando les dices que no entiendes algo, ellos lo repiten. También es cierto que no tener opción de hablar español saca todos tus recursos y eso creo que nos da seguridad en nosotros mismos.

¿Qué actividades hicisteis?

Antonio: Hicimos patinaje sobre hielo, fin de semana en familia, fuimos a una bolera, hicimos fiesta, actividades culturales, la verdad es que muchas cosas en una semana.

¿Qué diferencias visteis en cuanto a su cultura, su forma de vida, respecto a la nuestra?

Antonio: Los horarios. Cenan a las seis de la tarde, por ejemplo, y lo hacen en familia, sin ver la televisión, a veces escuchaban la radio o música. Ellos solo ven la tele por la noche.

Hugo: Mi chico inglés se sorprendió mucho cuando vino a Valdepeñas porque nosotros cuando comemos o cenamos vemos la tele, y ellos no tienen esa costumbre.

Daniel: Inglaterra es muy diferente a España, me gustaron muchas cosas, pero otras no tanto, como por ejemplo que en las clases de Educación Física separan a los chicos y a las chicas para que hagan deportes diferentes. Eso me parece sexista, las chicas bailan y los chicos juegan a rugby.

Conociendo la cultura inglesa

Eva: Las actividades que hacemos allí, las dejamos ya cerradas desde aquí con los profesores. Hicimos excursiones para ver monumentos de interés cultural y que nuestros alumnos tengan nociones de aspectos históricos, culturales, costumbres o zonas de interés natural de la región. Cuando vinieron los ingleses hicimos lo mismo. Y eso les da una visión de lo que es la cultura española y la inglesa. Se hacen presentaciones en las clases para que conozcan la esencia de cada país. Por ejemplo, estuvimos en un castillo en el norte de Gales, al lado del mar para que conocieran la historia de esa frontera entre Gales e Inglaterra. Visitamos la casa de Lewis Carroll, el autor de “Alicia en el País de las Maravillas” y que está en Cheshire. También estuvimos en Liverpool, donde hicimos un tour en un autobús abierto, paramos en el muelle, nos hicimos fotos en la zona de los Beatles, vimos una mansión de época Tudor, donde había historias de fantasmas. También fuimos a Manchester, estuvimos en el estadio del Manchester United, visitamos una mansión donde se rodó la película “Orgullo y Prejuicio” y nos vestimos de época, visitamos el Museo de la Guerra de esa ciudad, donde había una exposición de Siria y los refugiados, además de conocer las dos guerras mundiales, que nosotros estamos dando en clase, vimos una mansión de la época de Enrique VIII. Fue muy completo el viaje.

Alejandro: Todo ello nos causó mucha impresión y, sobre todo, conocer algo que lleva ahí, en pie, tantos años y que tiene una historia.

Finalmente, Eva nos dice que “se trata de una actividad muy importante para ambos centros educativos y que el Brexit no supondrá ningún problema. Seguiremos manteniendo la relación porque así lo queremos el Bishop Heber y el Balbuena”.

Estos alumnos hicieron camisetas y sudaderas para identificarse y que diseñaron los propios chicos y chicas del Balbuena.

Todos coinciden en que se han implicado en conocer el idioma, esa cultura y esas historias, y la experiencia ha sido grata. Pero cuando aterrizaron en España lo primero que hicieron muchos es pedir un bocadillo de tortilla de patata.