EDUCACIÓN

Recomendaciones a las familias y consumidores ante el inicio del curso académico

Ante el inminente inicio del curso académico, el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Salud Pública y Consumo, ofrece tanto a las familias, como a los consumidores en general, una serie de recomendaciones para poner a disposición de los mismos la información suficiente para poder desarrollar estrategias en la elaboración de los presupuestos domésticos.

Básicamente, los gastos de ‘La vuelta al cole’, animados por una oferta publicitaria amplia, se centran en los relativos a la adquisición de libros y material escolar, ropa, calzado, transporte y comedor, al margen de los correspondientes a matrículas y actividades, en los supuestos que procedan.

Para ayudar a los consumidores a hacer más eficientes y responsables sus compras, la Dirección General de Salud Pública y Consumo desea hacer llegar a los usuarios una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

Así, se recomienda comprobar que el material escolar está debidamente etiquetado, figurando al menos en castellano, información relativa a la identificación del producto y de su fabricante o distribuidor, a las advertencias de seguridad o a las instrucciones de uso, en su caso.

En el caso de los pegamentos, pinturas y otros productos que puedan resultar tóxicos, además debe figurar su composición y los símbolos e indicaciones de peligro. Determinados materiales como las tijeras han de tener las puntas romas, para no ocasionar accidentes; a su vez el ‘cúter’ debe utilizarse siempre en presencia de adultos, debiendo disponer además de un sistema de seguridad de apertura para impedir que los más pequeños puedan abrirlo.

La Dirección General de Salud Pública y Consumo recuerda que está prohibido que estos materiales tengan forma, color, olor o sabor de alimentos o flores. Además, en los productos escolares cuyos fabricantes hayan considerado que tienen aptitud para el juego y que, por tanto, pueden equipararse a juguetes, como témperas, plastilina, barras óleo-pastel, acuarelas, rotuladores, lapiceros de colores y pinturas para dedos; el etiquetado incluirá, además de lo anterior, el  Marcado CE, que indica la conformidad del producto con los requisitos de seguridad de la UE.

Además, cuando los artículos sean de muy poco tamaño, deberán incluir también la advertencia de que no son adecuados para menores de 36 meses. Se recomienda observar, en todo caso, que se garantiza la seguridad de los productos comprados.

Por otra parte, y a la hora de comprar mochilas, se recomienda adquirir aquellas adecuadas a la talla y edad del niño o niña y que, además, incorporen correas anchas regulables con un sistema que permita fijar su parte baja a la cintura, un respaldo acolchado y semirrígido, y sistemas de organizadores interiores o exteriores que posibiliten mantener separados los elementos transportados. No cargar la mochila más allá del equivalente al 10-15 por ciento del peso del niño o niña.

Ajustarse a un presupuesto

Desde la Dirección General de Salud Pública y consumo recomiendan ajustarse a un presupuesto previamente elaborado para no caer en gastos innecesarios y, siempre que sea posible, no recurrir a la financiación ni a créditos rápidos para hacer frente a las compras, pues podría dar lugar a un sobreendeudamiento.

En este sentido, es aconsejable diversificar y escalonar las compras cuando no sea necesario disponer de todo el material desde el primer día y no dejarse llevar por las marcas y la publicidad sino por la resistencia y la calidad de los artículos en cuestión.

Es recomendable reutilizar y reciclar en la medida de lo posible ropa, calzado, libros o materiales de otros años que estén en buen estado, así como acceder a las redes de consumo colaborativo, especialmente para prestar, compartir o intercambiar.

Asimismo, se debe procurar realizar arreglos y utilizar protecciones en la ropa, de manera que se posponga la necesidad de adquirirla de nuevo por el uso diario. Hay que inculcar a los niños y niñas en el uso responsable y cuidadoso de todos los productos y materiales escolares, a fin de prolongar su vida útil y en consecuencia, hacer un consumo más sostenible.

Otra de las recomendaciones es contemplar la opción de adquirir artículos de segunda mano y a bajo precio en los supuestos que corresponda, por ejemplo, bancos de uniformes usados. Otro consejo es comparar las ofertas de diferentes establecimientos en la búsqueda de la mejor relación calidad-precio y consultar plataformas de libros de texto usados y comparadores de libros que se encuentran presentes en Internet.

En las compras a través de Internet comprobar la seguridad de los mecanismos de pago. El consumidor debe recordar que en estas compras dispone de 14 días naturales para su devolución sin tener que alegar causa alguna.

En estos casos hay que comprobar que el producto adquirido se ajusta a lo publicitado, porque la publicidad es vinculante para el comercial. En el caso que la publicidad se presente en soporte papel es conveniente conservar los folletos para el caso de que fuera necesario reclamar. Se recomienda conservar las facturas para poder efectuar las reclamaciones pertinentes en caso de devoluciones o artículos defectuosos.

Desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo se recomienda aprovechar las compras para instruir a los hijos en un consumo responsable. También conviene recordar en la vuelta al colegio otros aspectos de interés para la salud y el bienestar de los escolares tales como una alimentación sana, el ejercicio físico, por ejemplo, si es posible desplazarse al colegio caminando o respetar sus horarios de ocio y descanso.

Los consumidores pueden consultar éstas y otras recomendaciones en la página web de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a través del soporte informativo que ha elaborado la Dirección General de Salud Pública y Consumo al respecto.

Finalmente, si desea ampliar esta información o necesita realizar alguna consulta en esta materia, los ciudadanos pueden acudir a las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) o a las Direcciones Provinciales de la Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.