PROVINCIA-LA SOLANA

Luz verde al presupuesto de 2018 gracias a la abstención del PP

El Partido Popular facilitó la aprobación de los Presupuestos Generales que presentó el equipo de gobierno para el año 2018 tras abstenerse en la votación final ante el compromiso del alcalde de favorecer algo más al sector agrario y ganadero, y elaborar un completo plan de asfaltado de calles. Estos fueron algunos de los acuerdos solicitados por los populares para allanar la aprobación de unos presupuestos muy parecidos a los de este año y que no fueron apoyados por Izquierda Unida. Fue, de lejos, el punto más destacado de la sesión ordinaria celebrada por la corporación municipal que completó nueve puntos en el orden del día. 

El alcalde Luís Díaz-Cacho presentó unos presupuestos que tildó ‘de transición’ y casi idénticos a los de 2017. El presupuesto es de 12.343.238 euros, unos 280.000 menos que en el presente año, lo que supone una bajada del 2,2%. No son los presupuestos que el primer edil hubiera querido, según indicó, argumentando que da para lo que da sin ningún margen. Reconoció que hay muy pocas inversiones contempladas y alabó que no se hayan aumentado los impuestos y las tasas que dependen del ayuntamiento, recalcando que es un presupuesto austero, realista y ajustado. También advirtió que una parte irá destinada a pagar la deuda, señalando que hay que cumplir con la legislación, y que también permitirá mantener los servicios y el personal. Finalizada su exposición, Díaz-Cacho dijo que hay que gestionarlo con seriedad, pidiendo la complicidad de la oposición para ello. 

El portavoz de IU, Bernardo Peinado, criticó totalmente el presupuesto porque, entre otras cosas, no hay dinero para formación y sí para pagar las deudas que vienen de la mala gestión socialista, indicó. Unas deudas que suponen mucho dinero cada año como la devolución de más de 400.000 euros de las Naves Nido, señaló, quejándose también del retraso en las obras del Polígono Industrial. Peinado dijo que se ha pasado de la crisis a la precariedad, lamentando la ausencia de inversiones, por lo que se posicionaron en contra.

El Partido Popular también se mostró en desacuerdo de los presupuestos por los mismos motivos. La portavoz, Ana Belén Reinoso, se quejó de las mínimas inversiones que contempla y de que no se hayan bajado los impuestos, entre otras cosas. Si aplaudió que se vayan a sacar las plazas de Policía Local que pedía su formación política y también la subida del 2% a los funcionarios del ayuntamiento. Solicitó que se hiciera un esfuerzo para aumentar partidas a la agricultura y la ganadería porque eran los olvidados del presupuesto, según indicó, pidiendo también que se elabore un completo plan de asfaltado de las calles para condicionar su abstención en la votación. 

El alcalde se comprometió a acceder a sus pretensiones, dentro de lo posible y dentro de la poca maniobra que permite el presupuesto, aprobando el punto con los votos favorables del Partido Socialista, la abstención del Partido Popular y los votos contrarios de Izquierda Unida. 

También se dio luz verde a la propuesta presentada por el grupo popular para la organización de actos institucionales por la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución Española y donde la ciudadanía también sea partícipe. El punto se aprobó con el voto favorable de populares y socialistas. Izquierda Unida no estaba de acuerdo con la totalidad de la propuesta, argumentando que hay cosas en la Carta Magna que no tienen que ver nada con la realidad por los recortes realizados por el PP y el PSOE. La concejala María Pérez dijo que la Constitución no se cumple en derechos sociales y que por muchos actos conmemorativos que se celebren, los recortes no se van a remediar. En todo caso, dejó claro que IU respeta y acata la Constitución. 

La sesión ordinaria también dio a conocer los nombres de Juez de Paz titular y el sustituto del Juzgado de Paz de La Solana. Aunque había varios candidatos, la corporación optó porque sigan los mismos que había para los próximos cuatro años, en vista de que habían desempeñado bien sus funciones. Así lo vieron PP y PSOE, pero no IU que votó en contra, argumentando que debería haber un sorteo para dar opciones a más gente. Gabriel García-Abadillo Romero de Ávila seguirá siendo el Juez de Paz titular y Miguel Mateos-Aparicio el suplente. 

De igual forma, se ratificó el acta conjunta adicional de deslinde suscrita entre los municipios de La Solana y Manzanares para la recuperación y mejora geométrica de líneas límites jurisdiccionales, lo que se aprobó por unanimidad. La corporación al completo también aprobó la solicitud del empleado público Fernando García Alhambra para que pueda compatibilizar sus funciones como Coordinador del Patronato de Deportes de La Solana y también como Director Deportivo de la Federación Regional de Baloncesto. 

En el apartado de ruegos y preguntas, IU se interesó por el número de personas que participarán en el próximo taller de empleo, por el mal estado de las calles tras las obras y por una mayor señalización informativa en el casco urbano. El alcalde respondió que la próxima convocatoria de taller de empleo será para una docena de alumnos y que instarán a las empresas a que dejen las calles en perfecto estado tras los trabajos desarrollados en materia de gas y luz. 

El Partido Popular preguntó por el proyecto de traer agua desde el pantano de La Cabezuela hasta la localidad, respondiendo el alcalde que ya estamos conectados a ese embalse, confiando que siga lloviendo para que se solucione el problema de la sequía. También preguntaron por qué no funcionan algunas farolas del extrarradio y en algunas calles, lo que se restablecerá próximamente, según el primer edil. También se estudiará la creación de unas gradas en el campo de césped artificial de La Moheda, a petición de los populares, al igual que un listado de las calles asfaltadas. 

La sesión contó con la presencia de los diecisiete concejales de la Corporación que, como es costumbre, guardaron un minuto de silencio por las víctimas de violencia de género. También hubo algún rifirrafe dialéctico y cruce de acusaciones entre formaciones políticas, probablemente conscientes de que la radio y la televisión estaban presentes para transmitir sus formas de protesta.