PROVINCIA-ALMEDINA

El zoco del Festival ‘Almedina Mora’ convocó de nuevo a más de 10.000 personas en tres jornadas mágicas

La segunda edición del Festival ‘Almedina Mora’, celebrada el pasado fin de semana, supuso un éxito que congregó a más de 10.000 personas en sus tres días de celebración. Los visitantes y los vecinos del pueblo disfrutaron de multitud de espectáculos callejeros, de música de tambores, de la artesanía de espíritu medieval y de un ambiente mágico que se creó un año más a la luz de los millares de velas que iluminaban las calles de la localidad, convertida en un zoco medieval.

Este año el Ayuntamiento propuso un programa que potenciaba las actividades callejeras, con constante movimiento de soldados, bailarinas, bufones o faquires en tránsito por el zoco que se cruzaban con los numerosos visitantes. La zona infantil registró también mucho movimiento, sobre todo en los momentos en que entraron en acción los cuentacuentos y el resto de espectáculos pensados para los más pequeños.

Durante todo el fin de semana, a la hora del crepúsculo, cuadrillas de almedinenses organizados mediante grupos de whattsapp recorrieron las calles del municipio prendiendo los millares de velas que iluminaron el pueblo, uno de los actos distintivos de este Festival que va camino de consagrarse como cita obligada en el periodo estival del Campo de Montiel.

 “Hemos puesto en práctica la experiencia que obtuvimos en el primer festival y hemos mejorado y corregido cosas, pues nuestro objetivo en esta segunda edición era perfeccionar el Festival, y el resultado ha sido espectacular”, explica José Antonio Talavera, alcalde de Almedina.

“Desde la organización del Festival solo podemos agradecer al pueblo su implicación en la fiesta y animarles a que sigan compartiendo sus propuestas con nosotros de cara a otras ediciones, para que Almedina Mora no pierda el carácter colectivo con el que nació y que aún le acompaña”, señala Talavera, quien se muestra especialmente satisfecho por la cantidad de personas que quisieron compartir y revivir el pasado de esta pequeña localidad por segundo año consecutivo.