SALUD

Se crea un grupo de expertos para trabajar en la prevención del suicidio

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha creado un grupo regional de trabajo para abordar la prevención del suicidio, un problema de salud pública sobre el que la Organización Mundial de la Salud (OMS)  quiere llamar la atención por su alta incidencia con el desarrollo de un Plan de Acción de Salud Mental para los años 2013-2020 con el objetivo de reducir un diez por ciento los índices de suicidio.

Según la coordinadora del Área de Salud Mental del SESCAM, Teresa Rodríguez, “la prevención y control del suicidio no es tarea fácil, de ahí la importancia de trabajar de manera coordinada desde diferentes ámbitos: salud, educación, ONG, urgencias y emergencias, trabajo social, entre otros, identificando los factores de riesgo y haciendo hincapié en la prevención y la promoción de los factores protectores”.

En sintonía con las recomendaciones de la OMS sobre la prevención del suicidio –segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 29 años-, el equipo de expertos promovido desde el SESCAM, formado por más de cuarenta profesionales, trabajan ya en el diseño de una estrategia regional para generar y transmitir conocimiento, identificar buenas prácticas y perfilar acciones para atajar esta situación prioritaria de salud pública.

Para ello, se han configurado tres grupos integrados por equipos multidisciplinares que están trabajando en la promoción de iniciativas destinadas a la población de riesgo en distintas situaciones y etapas de la vida: infancia y adolescencia, edad adulta y mayores, y ancianos y personas frágiles.

Asimismo, se ha creado un cuarto grupo, denominado Gestión del Conocimiento, cuyos objetivos consisten en promover estudios de investigación, mejorar el análisis de casos, relación con los primeros intervinientes y promover una información adecuada en los medios de comunicación y redes sociales.

Ideas y medidas relevantes

Entre otras iniciativas, en el ámbito de la infancia y adolescencia, los profesionales han propuesto la elaboración de guías de actuación para la prevención del suicidio y la producción de contenido específico para formar al profesorado y orientadores de zona.

Los expertos abogan por mejorar el conocimiento y análisis de la casuística del suicidio y avanzar en los niveles de colaboración entre Atención Primaria, servicios de Emergencias y Medicina Legal, entre otras instancias. Además, proponen crear un registro de pacientes con tentativas autolíticas y, con herramientas de evaluación más específicas, acrecentar la capacidad para detectar riesgos, tanto en pacientes de urgencias, como ingresados y en transición al alta.

Entre las estrategias preventivas más relevantes, los profesionales destacan la disminución de factores de riesgo, como alcoholismo, drogadicción o dolor crónico. Otras medidas también importantes consisten en la promoción de grupos de ayuda mutua, trabajar con supervivientes al suicidio, abordaje familiar y cuidar al cuidador.

Por otra parte, en el grupo de mayores se han apuntado iniciativas, tanto en residencias como en domicilios, destinadas a la identificación temprana de mayores en riesgo de suicidio, el diseño de protocolos de actuación y el apoyo de los servicios de la red de Salud Mental. Del mismo modo, proponen incitar la participación de la sociedad civil ante situaciones de soledad o desamparo.

Finalmente, desde el grupo de Gestión del Conocimiento se han propuesto medidas concretas, como la elaboración de directrices a la hora de tratar de forma responsable y ética noticias sobre suicidios, promover la educación a la población y buscar la complicidad para ofrecer información sobre los recursos de ayuda disponibles. Para ello se proporcionarán fuentes informativas solventes y contrastadas a las que puedan recurrir los medios de comunicación.

Día Mundial de la Prevención del Suicidio

Precisamente hoy, 10 de septiembre, y promovido por la Asociación Internacional de la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud, se celebra el Día Mundial de la Prevención del Suicidio.

Coincidiendo con esta conmemoración, el Teléfono de la Esperanza de Toledo celebrará esta tarde en la capital regional la lectura de un manifiesto, acto al que asistirá la directora general de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria, María Teresa Marín Rubio.

ARTICULO DE LA OMS

Suicidio

Datos y cifras

Cerca de 800 000 personas se suicidan cada año.

Por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio cada año. Entre la población en general, un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante.

El suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años.

El 78% de todos los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos.

La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio en todo el mundo.

Introducción

Anualmente, cerca de 800 000 personas se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo. Cada suicidio es una tragedia que afecta a familias, comunidades y países y tiene efectos duraderos para los allegados del suicida. El suicidio se puede producir a cualquier edad, y en 2015 fue la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años en todo el mundo.

El suicidio no solo se produce en los países de altos ingresos, sino que es un fenómeno global que afecta a todas las regiones del mundo. De hecho, en 2015, más del 78% de los suicidios en todo el mundo tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos.

El suicidio es un grave problema de salud pública; no obstante, es prevenible mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos y a menudo de bajo coste. Para que las respuestas nacionales sean eficaces se requiere una estrategia de prevención del suicidio multisectorial e integral.

¿Quién está en peligro?

Si bien el vínculo entre el suicidio y los trastornos mentales (en particular los trastornos relacionados con la depresión y el consumo de alcohol) está bien documentado en los países de altos ingresos, muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

Además, las experiencias relacionadas con conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas. Las tasas de suicidio también son elevadas entre los grupos vulnerables objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales; y los reclusos. Con diferencia, el principal factor de riesgo de suicidio es un intento previo de suicidio.

Métodos de suicidio

Se estima que alrededor de un 30% de todos los suicidios se cometen por autointoxicación con plaguicidas, y la mayoría de ellos tiene lugar en zonas rurales agrícolas de países de ingresos bajos y medianos. Otros métodos comunes de suicidio son el ahorcamiento y las armas de fuego.

El conocimiento de los métodos de suicidio más comunes es importante para elaborar estrategias de prevención basadas en medidas de eficacia probada, entre ellas la restricción del acceso a los medios de suicidio.

Prevención y control

Los suicidios son prevenibles. Existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población, los grupos de población y las personas para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo. Esas medidas incluyen:

restricción del acceso a los medios de suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos);

información responsable por parte de los medios de comunicación;

introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol;

identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo;

capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas; seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario.

El suicidio es un problema complejo y, consiguientemente, las actividades de prevención exigen la coordinación y colaboración de múltiples sectores de la sociedad, incluidos los de salud, educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación. Esas actividades deben ser amplias e integradas, dado que ningún enfoque individual por separado puede tener efecto en una cuestión tan compleja como el suicidio.

Desafíos y obstáculos

Estigma y tabú

El estigma, particularmente en torno a los trastornos mentales y el suicidio, disuade de buscar ayuda a muchas personas que piensan en quitarse la vida o han tratado de hacerlo y, por lo tanto, no reciben la ayuda que necesitan. La prevención del suicidio no se ha abordado apropiadamente debido a la falta de sensibilización respecto del suicidio como problema de salud pública principal y al tabú existente en muchas sociedades para examinarlo abiertamente. En la actualidad, unos pocos países han incluido la prevención del suicidio entre sus prioridades sanitarias, y solo 28 países han notificado que cuentan con una estrategia nacional de prevención del suicidio.

Es importante aumentar la sensibilidad de la comunidad y superar el tabú para que los países avancen en la prevención del suicidio.

Calidad de los datos

En todo el mundo es insuficiente la disponibilidad y calidad de los datos sobre el suicidio y los intentos de suicidio. Solo 60 Estados Miembros disponen de datos de registro civil de buena calidad que se pueden utilizar directamente para estimar tasas de suicidio. La calidad insuficiente de los datos sobre mortalidad no es un problema exclusivo del suicidio, pero dada la sensibilidad de este fenómeno y la ilegalidad de las conductas suicidas en algunos países es probable que la subnotificación y la clasificación errónea de casos sea un problema más significativo en lo que respecta al suicidio que a otras causas de defunción.

Las estrategias eficaces de prevención del suicidio requieren un fortalecimiento de la vigilancia y el seguimiento de los suicidios y los intentos de suicidio. Las diferencias transnacionales en los patrones de suicidio y los cambios en las tasas, características y métodos de suicidio ponen de relieve la necesidad de que cada país mejore la integridad, calidad y oportunidad de sus datos concernientes al suicidio. Esto incluye el registro civil de suicidios, los registros hospitalarios de intentos de suicidio, y los estudios representativos a escala nacional que recopilen información sobre intentos de suicidio autonotificados.

Respuesta de la OMS

La OMS reconoce que el suicidio es una prioridad de salud pública. El primer informe mundial de la OMS sobre el suicidio, «Prevención del suicidio: un imperativo global», publicado en 2014, procura aumentar la sensibilización respecto de la importancia del suicidio y los intentos de suicidio para la salud pública, y otorgar a la prevención del suicidio alta prioridad en la agenda mundial de salud pública. También procura alentar y apoyar a los países para que desarrollen o fortalezcan estrategias integrales de prevención del suicidio en el marco de un enfoque multisectorial de la salud pública.

El suicidio es una de las condiciones prioritarias del Programa de acción para superar la brecha en salud mental establecido por la OMS en 2008, que proporciona orientación técnica basada en pruebas científicas con miras a ampliar la prestación de servicios y atención de problemas de salud mental, neurológicos y abuso de sustancias. En el Plan de acción sobre salud mental 2013-2020 los Estados Miembros de la OMS se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10% para 2020.

Además, la tasa de mortalidad por suicidio es un indicador de la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: «De aquí a 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar».