SOCIEDAD

Carlos de Prada ha explicado en Valdepeñas cómo reducir los tóxicos en el hogar dentro de la Semana sin Tóxicos

Carlos de Prada en la Semana sin Tóxicos de La Alegría de la Huerta Manchega en Valdepeñas
Carlos de Prada en la Semana sin Tóxicos de La Alegría de la Huerta Manchega en Valdepeñas

La Alegría de la Huerta Manchega ha celebrado, en el Auditorio Francisco Nieva de la Veracruz y dentro de la Semana sin Tóxicos, una charla sobre “cómo reducir los tóxicos en el hogar”, que ha sido impartida por el periodista, especializado en temas ambientales, y autor del libro “Hogar sin Tóxicos”, Carlos de Prada.

Para este experto en los hogares hay unos productos, bien sean de limpieza, ambientadores, pesticidas, pinturas, entre otros, que “pueden originar cierto grado de exposición a una serie de sustancias que muchos estudios científicos, y sin ánimo de alarmar, asocian a posibles incrementos de riesgo y problemas de salud”.

20180412_200759 (Copiar)

De Prada ha aconsejado que, en esta sociedad donde la química sintética ha invadido la vida cotidiana,  en la medida de lo posible y en espacios cerrados “reduzcamos la exposición a esos tóxicos” y ha señalado que con frecuencia la presencia de contaminantes en espacios interiores, como el hogar, “puede ser superior a los que hay en el exterior de una ciudad muy contaminada. Está claro que si una casa no se ventila bien, el uso de una serie de productos sintéticos químicos pueden generar concentraciones importantes de algunos contaminantes”

Una charla en la que ha dado consejos, recomendaciones y alternativas para conseguir un hogar más sano y proteger a los más vulnerables, como niños o embarazadas.

Igualmente, ha dado a conocer las sustancias tóxicas que pueden causar problemas, en qué productos están, que efectos atribuye la ciencia a la exposición a estas sustancias y qué medidas tomar para reducir esa exposición. Medidas que según De Prada son muy sencillas, como por ejemplo “en cuanto a los productos de limpieza pues que no hace falta limpiar un suelo de una casa como si fuera un quirófano, cuando además los alergólogos hablan respecto a la teoría de la higiene, que ese exceso de asepsia contribuye a que no madure bien el sistema inmunológico de los niños y se hagan más propensos a alergias”. Aquí ha recomendado que el suelo se puede limpiar como hacían las abuelas con vinagre, bicarbonato, limón o solo con agua, y usando menos productos de limpieza como limpiacristales, quitagrasas, limpiamuebles, ambientadores, insecticidas, amoniaco, lejía:  “No nos damos cuenta los centenares de sustancias que podemos introducir en casa y una persona respira diariamente entre 15 y 20 mil litros de aire, respirar es filtrar, nos pasan muchos de estos compuestos que unos se quedan en el polvo y otros son volátiles y se respiran. Para que todo ello desaparezca es necesario ventilar la casa”, ha añadido este experto, quien también considera que todo ello no es necesario.

Hay muchas opciones, según De Prada “pero vivimos en una sociedad en la que actuamos y compramos por impulso y no piensa en estas cosas”.

Para este experto es muy importante ver cómo han crecido las incidencias de problemas que hace décadas nadie las tenía: “Hace 50 años nadie tenía alergia, ahora cuanta gente hay con ella. Cuanto cáncer había hace años, cuanto hay ahora. La OMS sacó un informe en el que se preveía que en 15 años el cáncer crecería en un 75%, las enfermedades autoinmunes también han crecido, la diabetes, problemas de fertilidad. Hay muchos problemas que están creciendo en incidencia. No quiere decir que la exposición a sustancias químicas tóxicas sea el único factor, hay más como el tabaco, el estrés, etc… pero la comunidad científica dice que el peso de los contaminantes químicos para estas enfermedades puede ser muy importante”.

Considera que en esta sociedad no se lleva lo de prevenir porque lo que se hace en cuanto a las enfermedades es diagnosticar y tratar, aunque cada vez hay más personas interesadas por estos temas y el consumo ecológico. La concienciación en España es lenta y “lo de limpiar el entorno de microbios no es lo único, hay agentes químicos de los que se debería hacer una higiene química para que redunde en nuestra salud, pero no existe esa mentalidad. Ni la de comer alimentos ecológicos. La gente no se molesta en leer las etiquetas, tu lees una etiqueta de un ambientador y te dice  no usar en lugares que no estén bien ventilados, no respirar los aerosoles, sacar al pájaro de la habitación, ¿eso qué quiere decir?”.

Finalmente, ha aconsejado que “tendríamos que tener espíritu crítico y no tanta fe ciega en que todo está controlado, porque no es así”.

20180412_200841 (Copiar)20180412_200700 (Copiar)

Taller de frutas para niños

Previamente a esta charla también se ha celebrado un taller infantil titulado “En abril frutas mil” para niños y niñas entre 5 y 8 años, que ha sido impartido por alumnos del IES Francisco Nieva y en el que una treintena de niños han disfrazado las frutas de superhéroes y que según María José García, miembro de La Alegría de la Huerta es “una alternativa a los regalos de cumpleaños que se hacen en el colegio, es otra opción”. En este taller también se han explicado los beneficios de la fruta.

Una Semana sin Tóxicos que está teniendo mucha participación desde la primera actividad que se celebró ayer miércoles con la proyección de la película “Snowflake”, documental sobre la sensibilidad química múltiple, un proyecto de la Fundación Alborada que pretende dar visibilidad a las personas que sufren esta enfermedad, caracterizada por una hipersensibilidad ante sustancias químicas a las que todos estamos expuestos a diario, a través del testimonio de personas afectadas y de expertos de distintos campos de la ciencia. Se estima que esta enfermedad afecta ya a entre un 5% y un 15% de la población en países industrializados.

Otras actividades que quedan por realizar son el mercadillo ecológico, que fue anulado por la lluvia, pero que se realizará y del que se dará información cuando se vaya a celebrar, y ya mañana viernes 13 de abril a las 18:00 horas habrá un cuentacuentos infantil y un  taller titulado “Otra vez azul”, para niños entre 6 y 10 años.

A las 20:00 horas  Patricia y Fernando hablarán sobre su experiencia práctica de “Cómo vivir sin plásticos”. En agosto de 2015 se plantearon el reto de evitar los residuos plásticos. Desde que comenzaron a llevar este estilo de vida, esta pareja escribe sus experiencias en el blog Vivir sin plástico.