SOCIEDAD

Las obras del comedor escolar de Valdepeñas comenzarán a mediados de julio

Valdepeñas avanza en el proceso para la construcción del edificio que albergará el futuro comedor escolar de la localidad.

 Un proyecto que se ejecutará sobre una superficie de 750 metros cuadrados y cuyas obras darán comienzo a mediados del mes de julio, según ha anunciado esta mañana el Teniente de alcalde de Obras y Urbanismo, Manuel Martínez López Alcorocho

El proyecto ha sido dividido en dos fases diferenciadas, la primera referida a la construcción del inmueble y otra para acondicionar la parte exterior y completar instalaciones como el gas, saneamiento y climatización, entre otras actuaciones.

“Es algo que la ciudad necesita, ya que no teníamos ningún comedor escolar, es una necesidad importante y teníamos un compromiso por estar incluido en nuestro programa electoral”, ha manifestado Alcorocho, que añadía que “con el total de la inversión de las dos fases vamos a rondar los 350.000 euros una vez acabado el edificio, por lo que estamos hablando de una inversión bastante importante”.

El proyecto contempla la construcción de un edificio de una planta totalmente accesible para personas con discapacidad que se construirá sobre una parcela de 750 metros cuadrados anexa al colegio público Lucero, con una superficie construida de 365 metros cuadrados. El responsable municipal de Obras y Urbanismo adelantó que el edificio estará dotado de aseos, vestuarios, zonas comunes y un comedor y cocina de 160 metros cuadrados que permitirán atender a 92 escolares.

Para el curso 2018/2019

En cuanto a la ejecución de las obras indicaba que la primera fase será financiada por la Diputación de Ciudad Real a través de un convenio suscrito entre esta administración y el Ayuntamiento de Valdepeñas por valor de 165.000 euros. “En la primera fase que acabamos de iniciar la licitación vamos a hacer el movimiento de tierras, cimentación, estructura, cubierta y diversos trabajos de albañilería, que está valorada en 165.000 euros”, apuntó Alcorocho, que informaba que la empresa licitadora de la primera fase, cuyas obras concluirán previsiblemente en octubre, irá a mejoras consistentes en adelantar parte de los trabajos relacionados con las instalaciones que se contemplan en la segunda fase “para avanzar lo máximo posible en la ejecución de obra”.

Posteriormente, dará comienzo la segunda fase por lo que se prevé que el inmueble, una vez sea cedido a la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para que lo equipe y lo gestione, dará servicio a partir del curso escolar 2018/2019.