SOCIEDAD

Raúl Martínez: “Las piscinas no son lugares de ir al libre albedrío porque juegas con tu vida y con la de los demás”

Raúl Martínez tiene 40 años y lleva casi 24 sentado en una silla de ruedas, desde que tenía 16 y la fatalidad quiso, que a pesar de tener el título de socorrista, su vida cambiara para siempre al tirarse de cabeza en una piscina. Hoy se dedica a contar su experiencia a los demás, en foros para adolescentes, personas que se forman como socorristas para las piscinas o aquellos que corrieron su misma suerte y viven sentados en silla de ruedas. 

Su blog www.masvalidos.blogspot.com, donde habla sin pelos en la lengua y con la verdad por delante, tiene  83.000 visitas. Con él hemos hablado sobre lo que le ocurrió, su día a día, consejos y el objetivo de su blog.

¿Qué haces actualmente?

Pues vivir el día a día intentando altruistamente ayudar con mi experiencia, tanto a través de mi blog como en charlas/coloquio de concienciación sobre cómo superar situaciones adversas, y algo tan fácil, pero difícil a la vez, como es vivir.

Intento cuidarme, lo que buenamente mi cuerpo me permite, haciendo ejercicio con mi handbike manual, para poder mantenerme lo más activo posible y gozar de la mayor calidad de vida que el desgaste, al que el tiempo somete nuestro cuerpo, sea lo menos invasivo posible, al igual lógicamente que la mente.

Raúl Martínez 2 (Copiar)

¿Por qué creaste y con qué objetivo el blog masvalidos?

Con la sana intención de contar mi experiencia y mi vida de más de casi 24 años  ya como discapacitado, para que sirva a otras personas, como manual de referencia y no solo a los que son discapacitados sino a aquellos que lo puedan estar pasando mal. Haciéndoles ver que con fuerza, paciencia, ánimo, coraje, esfuerzo y dedicación, se puede salir adelante y ser amo de tu propia vida.

MasValidos, pretende ser una creación y dedicación altruista y gratuita que pueda ser leída desde cualquier parte y que sirva a cada persona en la soledad de su casa, para recapacitar en cómo la vida y las experiencia vividas por una persona pueden ser aplicadas para su propia mejoría, para un mayor beneficio vital.

En ocasiones, es un blog duro y con palabras quizás muchas veces políticamente “no muy correctas o educadas”, pero real como la vida misma. Porque la vida es dura y siendo duro es como se superan las adversidades.

Mi principal idea era y es contar las realidades, las dificultades, los impedimentos físicos y sociales a los que día tras día un discapacitado o persona con alguna dificultad debe enfrentarse, a conocernos lo suficiente para saber cuánto podemos dar y hasta donde podemos llegar si luchamos y somos constantes.

Y creo que mi Blog MasValidos www.masvalidos.blogspot.com llega, gusta y resulta, porque en tres años de vida ya va casi por 83.000 visitas.

Cuéntanos tu historia ¿Por qué estás en silla de ruedas?

Con 16 años, un día de julio, en la piscina al tirarme de cabeza se me escurrieron las manos, di con el fondo y se me desviaron dos vertebras del cuello.

Era mi día, quizás, imprudencia para nada, falta de agua tampoco, puesto que me tire por 1,85 metros de profundidad, el problema era que el suelo estaba muy escurridizo y el destino hizo el resto.

¿Qué me salvo?, la preparación. Como siempre intento transmitir a los más jóvenes o cuando cuento mi experiencia a los futuros socorristas en Esscam, la preparación fue lo que me salvó.

Yo era socorrista, me había sacado mi titulación, tenia conocimientos, experiencia y era como un pez en el agua, y aún así me paso el accidente en una piscina, seguramente el destino decidió que me pasara ahí, porque posiblemente sería capaz de salir de esa situación, que quizás no hubiera tenido siendo en otra parte.

¿Qué les dirías a los jóvenes que no se dan cuenta del peligro?

Siempre les digo que se tomen en serio lo que hagan en la vida y con sus vidas, porque quizás lo que intento transmitir no les valga nunca para nada, pero como la vida es imprevisible, lo que yo les cuento, les pueda servir para salvar sus propias vidas el día de mañana como me paso a mí.

Actualmente, las piscinas públicas tienen normas para evitar el peligro y el trabajo de los socorristas es fundamental ¿Qué les dices en las charlas que impartes?

La preparación de los socorrista es estupenda y me consta, pero como todo son personas, que deben tener siempre en mente que puede haber vidas que dependan de las suyas, por eso intento siempre transmitir que sean serios y piensen que ser socorrista no es solo un bañador rojo y buen cuerpo, lo principal es una mente bien amueblada, madurez y como no conocimientos.

Las normas debe ponérselas uno mismo, que las piscinas no son lugares de ir al libre albedrio porque juegas con tu vida y con la de los demás, y creo que ahí es donde se debe trabajar y profundizar.

¿Cómo te cambió la vida?

Pues te cambia y mucho, porque mientras otros chavales con mi edad, 16 años cuando me pasó, estaban divirtiéndose y saliendo, yo estaba salvando mi vida en la uvi del hospital de la Paz en Madrid, aunque francamente tampoco deje mucha opción de que me cambiara mi cabeza o mi forma de pensar.

Intente volver a mi vida, siendo consciente de mis limitaciones y teniendo claro que mi vida y mi silla irían juntas de por vida, porque si vives de ilusiones futuras, simplemente no vives y no avanzas.

¿Qué consejo les darías a esos jóvenes que van en pandilla con sus amigos y no ven los riesgos que pueden sufrir?

Que vivan y se diviertan con cabeza, respeto y educación.

Que a esa edad es difícil, pero que la otra opción es una silla de ruedas o algo peor.

Cuando les hablo siempre acabo diciéndoles lo mismo, que yo les cuento mi vida y mi experiencia, que se que en cuanto salgan por la puerta ni se acordarán lo que les contó uno que fue en silla a echarles un sermón, pero que tengan en mente que el hospital de parapléjicos de Toledo está siempre abierto, que a ellos les va. Duro quizás, pero verdad como sola.

¿Cómo avanza la medicina en la investigación para aquellos que padecen una lesión medular?

Pues avances hay, pero no a medio y creo que a largo plazo, puesto que la medula es tan compleja y delicada que es un mundo, al igual que cada caso.

Que habrá una cura, seguro, pero que yo no la veré, también. Y puesto que ahora así es como estoy, para que pensar en que puede o no llegar, si tu vida es la del hoy, que el mañana es algo que se vende muy caro, y que la vida no te espera.

Lo que yo siempre aconsejo es que estés como estés, hagas lo mucho o poco que puedas o tu cuerpo te permita hacer, que vivas, que dediques tiempo a los demás, que escuches y sobre todo, que se sea paciente, puesto que al igual que el tiempo da vida, también te la puede quitar.