AGENDA

Manos Unidas Valdepeñas celebra su IV Caminata Solidaria bajo el lema “Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?”

Manos Unidas Valdepeñas ha organizado su IV Caminata Solidaria bajo el lema “Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?, eslogan de su campaña 2015, que se celebrará el jueves 4 de junio a las 18:30 horas. Las inscripciones comienzan este domingo 24 de mayo. Este año la merienda la preparan los alumnos de la Escuela de Hostelería del IES Gregorio Prieto.

Todas aquellas personas interesadas en participar podrán recoger sus dorsales, con un donativo de 3 euros en la sede de esta ONGD, situada en la Plaza de la Constitución. Los días para la recogida son:

Domingos 24 y 31 de mayo de 13:00 a 14:00 horas.

Viernes 29 de mayo de 19:00 a 21:00 horas.

Jueves 4 de Junio, a partir de las 17:00 horas.

La Caminata, en la que puede participar todo el mundo, saldrá de la Plaza de la Constitución a las 18:30 horas, previamente se llevará a cabo la lectura del Manifiesto de esta campaña, hasta llegar al Parque Cervantes, donde habrá juegos, talleres y sorteos de regalos de las empresas colaboradoras.

Proyecto Manos Unidas Valdepeñas

Se trata de una actividad, de entre las muchas que organiza Manos Unidas Valdepeñas, ya consolidada y con la que se pretende sensibilizar sobre los problemas que existen en el Tercer Mundo, además de ayudar con la participación,  al proyecto de construcción de una escuela de secundaria en Mangodara (Burkina Faso-África Occidental, en la frontera con Costa de Marfil).

Mangodara es una comunidad rural que engloba 35 pueblos y que tiene 44.500 habitantes, dedicados a la agricultura, cría de animales, pequeñas actividades comerciales y artesanales. Desde el año 2001 en que estalló la crisis en Costa de Marfil, esta localidad acoge a muchos burkinabés que se repatriaron abandonando todas sus posesiones en el país vecino. La comuna tiene 42 escuelas primarias y sólo una secundaria pública con una media de 100 alumnos por aula. Los jóvenes, sobre todo las chicas, abandonan la escuela al terminar la primaria ante la falta de plazas escolares, dedicándose desde temprana edad nada más que a las tareas domésticas.

Las familias no tienen ingresos suficientes para enviar a sus hijos a estudiar a otros lugares y por ello los beneficiarios y sus padres se dirigen al párroco de la localidad y piden reiteradamente a la Iglesia Católica que construya una escuela de secundaria, de la que se beneficiarán directamente 240 alumnos ya que las aulas tendrán una capacidad de 60.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad