CULTURA

La escritora Rosa Peñasco presenta en Valdepeñas su libro ‘La Copla sabe de Leyes’

La escritora Rosa Peñasco presenta en Valdepeñas su libro "La Copla sabe de leyes"
La escritora Rosa Peñasco presenta en Valdepeñas su libro "La Copla sabe de leyes"

Y lo hace el día 19 de mayo en el Centro Cultural “La Confianza” a las 19:00 horas, donde también se imparte la conferencia “Tomás de Antequera: Arte y copla”, en la que habrá una mesa redonda con la participación de la escritora, el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, Hilario López Millán, Paco Clavel y Cristina Galán, en la que tratarán la figura del cantante valdepeñero, como estilista de la copla como sus aportaciones al género. En Actualidad Valdepeñas hemos hablado con Rosa Peñasco, sobre su libro.

IMG-20180515-WA0003 (Copiar)

¿Con qué tipo de libro nos vamos a encontrar?

Es un ensayo muy serio y profundo, pero también muy ameno y didáctico porque pone de manifiesto los episodios más notables de nuestra historia, aderezados con la legislación del momento y siempre con chascarrillos y con las letras de las coplas. Y con esta mezcla sociológica, histórico-jurídica y coplera vemos de dónde venimos y donde estamos… No es por nada, pero hoy por hoy, con la que está cayendo en los Tribunales a partir de determinadas resoluciones judiciales, viene de lujo acercarnos al mundo del derecho, sin estudiar pesados Códigos y leyes, y sí con la calidez y la pasión de la copla.

El libro no es nuevo, ¿lo has retocado?

He tenido que actualizar todo (las normas y hasta algunas coplas) porque ha habido cambios legislativos y artísticos muy significativos que no pueden pasarse por alto, pero lo escribí hace casi veinte años, gracias a una de esas cosas mágicas que tiene la vida. Verás: iba en el coche a dar la primera clase del año, que era de Derecho de Familia. Como tantos y tantos que vivimos la edad del pavo en los años 80, yo odiaba la copla por una cuestión generacional (¡qué incultura más enorme!). Y ahí, con la cabeza llenita de leyes, hubo una interferencia en la radio y se coló Concha Piquer con una queja: “Sabes que tienes un hijo y ni el apellido le vienes a dar”.

Cuando me quise dar cuenta, casi estaba manteniendo un diálogo mental con Doña Concha Piquer: es una “Filiación extramatrimonial no reconocida”, pero no te apures, Concha: le ponemos una demanda, pedimos una prueba de ADN y verás cómo reconoce al hijo y le da el apellido y todo lo demás…

Hasta llegar a la clase, se colaron varias coplas más y todas me produjeron “un impacto jurídico”, si es que esto existe. Y casi me mareo cuando escuché “Lola Puñales”:

“Vayan los jueces pasando, que está esperando Lola Puñales.

Que no me importa la pena, que estoy serena y en mis cabales.

Lo maté y a sangre fría (premeditación y alevosía),

Por hacer burla de mí, y otra vez lo mataría (reincidencia penal) Si volviera a revivir.

Con que apunte el escribano del causante de mis males

Que por jurar cariño en vano (romper la promesa de matrimonio),

sin siquiera temblarle la mano, lo mató (asesinato), Lola Puñales”

Cuando por fin llegué a casa fue inevitable que me abandonara a Radio-olé y, perpleja,  observara que todas las coplas, con su lenguaje pasional, tenían el toquecillo jurídico. ¡Sobre todo las que hacen referencia al Derecho Penal con las trenas, las penas, los arrebatos, los homicidios y demás! ¿El resto? Una investigación muy profunda y un ensayo que hice disfrutando, enamorándome de la copla hasta la extenuación y dejándome atrapar por su pasión.

¿Sobre qué coplas y qué artistas hablas en él?

No me atrevo a decir que estén todos los que son porque son muchos y sería imposible, pero sí puedo decir que prácticamente todos los artistas y coplas forman parte de este libro. A todos mil gracias por todo lo que han puesto de su parte. Y a las coplas, que están casi todas, pero nunca podrían recogerse absolutamente todas, les doy eternamente las gracias, sin duda… Partiendo de ahí, están las coplas y los artistas de siempre, y muchas nuevas con los también nuevos artistas como –y sólo a título de ejemplo- Pasión Vega, Falete, Zenet, Concha Buika, Miguel Poveda, Maite Martín, y muchísimos más. Porque esa es la buena noticia: La copla, antes, parecía un reducto para un grupo de artistas muy concreto, pero hoy en día cualquiera que ame el arte es consciente del gran huracán poético que esconde cada canción. ¡Yo estoy enamoraíta de sus metáforas!: me están doliendo los centros…, que se me paren los pursos…, voy vestía de cristales con el alma al descubierto…, con un clavel grana sangrando en la boca…, ¡en fín!

¿Qué supone para ti la reedición de La Copla sabe de Leyes y por qué se ha hecho, quizás es que esté de moda este género de nuevo?

Es muy ilusionante y emocionante porque el libro se publicó por primera vez en el año 2000 y ahora, casi 20 años después lo ha editado la UNED. Para mi sorpresa, y después de tanto tiempo, me lo seguían pidiendo por los rincones más diversos: ¡incluso había reventa en internet y a precios desorbitados de los ejemplares originales!

Y ahora, casi veinte años después, es maravilloso lanzar el libro cuando ya no tengo que defender el género de la copla como antes, que estaba denostado y se veía mal. Ahora me encanta que se haya desprendido de la peineta y los toros, para mostrar la belleza incalculable de sus metáforas, repletas de pasión.

El matrimonio, la separación, el divorcio y los hijos, son temas importantes de las canciones de copla ¿Qué es lo más relevante de ellos, máxime teniendo en cuenta que muchas de esas coplas se hacían en tiempos donde, por ejemplo, el divorcio no existía en España, pero también hablas de la copla moderna?

Tiene muchísimo que ver porque, para empezar, la copla es la voz de un pueblo y con sus letras describe todas las situaciones más cotidianas. El Derecho de Familia, con su a veces denso lenguaje jurídico, en realidad no es más que la cobertura con normas de situaciones tan comunes como tener hijos, parientes, tener una relación, casarse, poner los bienes en común o disolver el matrimonio. Es una rama del derecho tan habitual y cotidiana que no somos conscientes, mientras la estamos viviendo, de estar ante un compendio de normas. Por eso en el libro y gracias al toque que le da la copla, he denominado al Derecho de Familia “Derecho de la Pasión”.

La copla se refiere con exactitud meridiana, a todas las normas de Derecho de Familia anterior a la Constitución. Entonces sólo había separación cuando se daban causas muy brutas y extremas que la copla también describe. Y llevas razón en una cosa: respecto al divorcio, por ejemplo, ha sido de un valor incalculable las aportaciones de artistas contemporáneas como Martirio, por ejemplo, que sí describe estas realidades. De hecho, Martirio dice así respecto de la separación y el divorcio:

“Yo que nací para vivir enamorada, me veo sola, con los niños, separada. Soy separada, sí, soy separada, separada, pero sin paga”

Lo presentas coincidiendo con el homenaje que se hace a Tomás de Antequera en su ciudad natal y participas en la conferencia “Tomás de Antequera: Arte y Copla”. ¿Cuentas algo de este mítico valdepeñero en tu libro y que podemos conocer de él que no sepamos?

Creo que todos hemos crecido escuchando que nadie como Tomás de Antequera sabía cantar el romance de la Reina Mercedes… Por descontado lo cito en el libro y le hago otro tipo de guiños –como hago siempre- a Valdepeñas.

De otro lado, formar parte de este ciclo “el arte en la copla” es todo un honor que agradezco desde aquí. Me produce cierto orgullo que a mi manera y con “La copla sabe de leyes”, sea otra valdepeñera que como Tomás, he ensalzado este género tan particular. “¡Valdepeñeros por y con la copla!”.

cartel

El prólogo es de Baltasar Garzón, jurista y del artista Carlos Cano, ya tristemente fallecido. ¿Qué visión tuvieron ellos de tu libro?

Vamos por partes. Carlos Cano apostó por el libro hace casi 20 años cuando, precisamente después de un concierto que dio en el auditorio de Valdepeñas, viendo y enamorándome de  las fusiones de copla y jazz que había hecho me atreví a decirle lo que había escrito y se enamoró de la idea (en el libro hay un pre-prólogo a su prólogo en donde le agradezco y cuento cómo lo conocí). Carlos hizo el prólogo y también presentó el libro en su momento. Para mí siempre será un lujo irrepetible y por eso, este libro se lo dedico a él.

carlos cano (Copiar)

Pero como “La copla sabe de leyes” es un ensayo con el que aprender derecho con las letras de las coplas, necesitaba de un jurista que también aportara su punto de vista al respecto. Y la vida como siempre, hizo el resto cuando un día escuché a Garzón en la radio, decir que había crecido con coplas y amaba el género. Lo demás, ya sabes: las sinapsis de mi cabeza, que no paró hasta dar con él y pedirle un prólogo. Le estoy muy agradecida porque también apuesta y ensalza este libro…

Ambos prologuistas son como la copla y no tienen término medio: levantan pasiones de amor u odio, pero así es este género: ¡puro desgarro y pura emoción incontenida!

¿Cómo definirías tu libro, como serio, divertido?

Muy pero que muy serio, pero sin dejar de incitarnos a reír, y muy didáctico. ¿Por qué?, Porque el sólo hecho de mezclar dos lenguajes tan distintos, produce situaciones bastante hilarantes. Por ejemplo: lo que para el derecho es una promesa incumplida de matrimonio que sólo tiene efectos económicos cuando uno de los futuros contrayentes decide no casarse, para la copla, en su versión más light, los efectos son de morirte de miedo: “Con carbones encendíos que le quemen esa boca, al que juró tantas veces que estaba por mi persona…” ¡Imagínate!

¿Cómo ha cambiado el lenguaje de la copla de antes a la de hoy en día?

La copla, afortunadamente, sigue con sus metáforas y sus bellísimas poesías. Pero como si es cierto que hay realidades nuevas a las que cantan las nuevas coplas –por llamarlas de alguna manera-, también han surgido otro tipo de canciones que describen estos elementos.

Sin embargo, lo mejor es que la copla es intemporal: sólo hay que saber escucharla, sin juzgarla, pero sí conociendo el momento en el que se escribieron aquellas letras. Porque dime tú a mí si ahora te viene alguien con la letra de “El emigrante” y te dice: “Me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil para que pueda besarlo cuando esté lejos de ti…”. Creo que correríamos un poco, ¿verdad, Lola?

La web de Rosa es http://rosapenasco.com

(En la foto, Rosa Peñasco y Paco Clavel, en la inauguración de la exposición homenaje a Tomás de Antequera en Valdepeñas)

IMG-20180514-WA0015 (Copiar)

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad