CULTURA

El estudio de los dos esqueletos hallados en el Cerro de las Cabezas habla de muertes cruentas

El estudio realizado de los dos esqueletos hallados en el año 2010 en el yacimiento arqueológico del Cerro de las Cabezas habla de que sufrieron muertes cruentas. Es sólo una de las conclusiones arrojadas por este estudio que ha sido realizado por la Universidad Autónoma de Madrid y dirigido por Jesús Herrerín López, licenciado en Ciencias Biológicas y doctor en Antropología. 

Han sido cuatro largos años de extracción y limpieza de los restos y de un estudio exhausto y muy cuidadoso que preservara la mayor cantidad de información y que aún no ha finalizado por completo ya que se está a la espera de la realización de la prueba del Carbono 14 para obtener más datos sobre la época en la que murieron estos dos individuos, aunque se baraja la posibilidad de que tengan 2.300 años y que daten del siglo III a.C. Además, el estudio realizado ha confirmado que se trata dos varones de entre 30 y 50 años de edad.

Es lo que ha explicado el concejal de Cultura, Comercio y Turismo, Manuel López, quien ha estado acompañado por Tomás Torres, codirector de excavaciones del yacimiento ibero del Cerro de las Cabezas, quien ha asegurado que "es difícil saber con exactitud por qué estaban ahí estos dos individuos o saber sus edades porque los restos no estaban muy bien conservados; lo único que podemos hacer es basarnos en interpretaciones".

Hay que recordar que fue en el año 2010 cuando fueron hallados los restos de dos humanos después de retirar una rampa que daba acceso al yacimiento. Sobre a los cuerpos aparecieron seis grandes cornamentas de ciervo, algo relacionado con los ritos de la cultura ibérica, dos elementos metálicos y un colgante. A partir de ahí se iniciaron los trabajos que pasaron a la Universidad Autónoma de Madrid después de obtener el permiso de la Dirección General de Cultura.

La importancia de este hallazgo, que no es muy frecuente en los yacimientos de esa época, es que la cultura ibera no enterraba a sus muertos sino que los quemaba por tradición. Solamente se enterraba, en casa, a los niños. Por eso, contar con restos humanos puede arrojar mucha información sobre la vida del pueblo ibero.

Con el estudio realizado podemos saber, por ejemplo, que los dos individuos, varones, eran de complexión fuerte en las piernas y débil en los brazos, lo que hace pensar que eran pastores o estuvieran acostumbrados a hacer largas caminatas. Además, las dentaduras mostraban un desgaste excesivo por lo que es posible que realizaran trabajos abrasivos con pieles, es decir, que utilizaban la boca como si fuera una tercera mano.

Uno de los individuos mostraba un golpe en la cabeza, que es posible que se le hiciera hasta cuatro semanas antes de la muerte, y un corte profundo en la pierna, que podría haber sido la causa de la muerte.

El otro individuo fue decapitado y se le arrojó junto al cuerpo la cabeza. Tanto el corte de la pierna del primer individuo como el de la cabeza del segundo es posible que estuvieran realizados con una especie de falcata. Pero, en cualquier caso, Torres ha querido dejar claro que ambos cuerpos no fueron enterrados sino que fueron depositados junto a la muralla sur y sobre ellos se echó tierra, piedras, restos metálicos y cerámica.

Por ello, el estudio habla de que ambos individuos sufrieron muertes traumáticas y se baraja como posible causa que estuvieran relacionadas con un castigo porque fueran ladrones o porque pertenecían a otros pueblos con los que los iberos estaban en guerra. Otra posibilidad es que fuera un depósito votivo, es decir, que su muerte fuera una especie de ofrecimiento por la ampliación de la muralla.

Cuando finalice por completo el estudio el Ayuntamiento de Valdepeñas se pondrá en contacto con la Junta de Castilla-La Mancha que será quien decida dónde se expondrán los esqueletos, si en el Cerro de las Cabezas o en un museo de Ciudad Real, según ha explicado López.

Por último, el concejal de Cultura ha señalado que "mientras nosotros nos dedicamos a trabajar durante cuatro años en estudios como éste, otros utilizan de forma torticera sus logros para desprestigiar a unos y otros". Igualmente, ha indicado que el Ayuntamiento "seguirá trabajando por y para el Cerro de las Cabezas, para saber más sobre la historia de nuestros antepasados y seguiremos recavando datos".

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad