CULTURA

Rosa Peñasco: 'Mi experiencia con el cáncer me generó una gran revolución espiritual'

Imagen de Rosa Peñasco
Imagen de Rosa Peñasco

La escritora Rosa Peñasco ha escrito un libro de Poesía Mística bajo el título “In Teresa”. Siete moradas, siete chacras y energía Kundalini en Teresa de Jesús. Un libro que presenta en Valdepeñas, en el Auditorio Inés Ibáñez Braña (Plaza de la Veracruz) el sábado 11 de enero a las 20:00 horas.

¿Por qué el título In Teresa?

Ya sabes que me encantan los juegos de palabras por ese “palabrarismo” o malabares de palabras que me asalta a todas horas. Por eso, “InTeresa”, me pareció una buena forma de dar a entender dos aspectos esenciales de este libro. Primero “in” o el espectacular, rico y apabullante interior de Teresa de Jesús. Segundo “Interesa” porque ese interior es una realidad sumamente interesante…

¿Por qué Teresa de Jesús?

Este es un libro muy especial que surgió tras la experiencia que viví con el cáncer. De alguna manera tuve que enfrentar la idea de mi propia muerte y ello me generó una gran revolución espiritual. Estudié a muchos místicos, pero Teresa de Jesús, sin duda, me cautivó especialmente y a muchos niveles.

¿Qué es lo que más te atrae de ella para, de alguna manera, contemporanizarla?

Que fue una mujer “de almas y armas tomar” que se jugó la vida por sus honestos principios cuando fue cuestionada por la Inquisición. Sin pretenderlo, Teresa fue revolucionaria, emprendedora y absolutamente espiritual a la vez y con un misticismo que es del todo Universal. Teresa fue, es y siempre será una figura enorme…

En estos tiempos que corren, donde parece que el misticismo está obsoleto y no se entiende, donde los valores ya no son prioritarios, ¿Qué te lleva a ti a acercar este mundo a los lectores?

Creo que precisamente porque los tiempos son los que son, hay que gritar a los cuatro vientos la integración y la universalidad del alma y del corazón. Reivindicar la Mística hoy en día es el acto más revolucionario que existe.

¿Por qué la frase en el odio no hay destino?

Es el título de otro de mis poemas místicos y su razón de ser es la misma: hemos olvidado los horribles episodios a nivel mundial que han surgido del odio, de bandos, de opuestos… Hay que saber integrar y disolver esos muros porque EN EL ODIO NO HAY DESTINO.

Sabemos que todo surge en tu aventura del Camino de Santiago, ¿Qué supuso para ti esa travesía?

Cuando me diagnosticaron cáncer en 2016 y dijeron que me iba a morir, con el apoyo de los míos me fui sola a la Costa de la Muerte, en el Camino de Santiago, dirección Fisterra. Llegué al Fin de la Tierra, curiosamente el día 16 de 0ctubre, día de Santa Teresa. Me topé con el km. 000 de El Camino de Santiago y aquella Costa de Muerte me insufló vida, cuando gracias a ese km 000 reparé, metafóricamente hablando, en que morir es volver a nacer: es poner el cuentakilómetros a cero porque, en el fondo, somos vasijas efímeras que albergamos inmortalidad y morimos muchas veces.

De alguna forma en este libro unes los chakras, la energía del ser humano, pertenecientes a una ciencia más moderna (algunos la llaman incluso pseudociencia) con el misticismo de Santa Teresa ¿Qué tienen en común?

Permíteme un matiz: ahora podrán llamar pseudociencia a todo aquello que no coincida con los conocimientos científicos occidentales, pero en concreto “los chacras y la energía kundalini” no podrían meterse en ese cajón desastre, ya que forman parte de religiones tan antiguas como el budismo o el hinduismo. Por tanto, tampoco son una ciencia más moderna, sino parte de un conocimiento tan ancestral como para nosotros, aquí en Occidente, puedan ser otras cosas. Un tema distinto es la palabrería y el mal uso que se haga de un conocimiento tan milenario como este, pero eso se daría en todos los ámbitos –incluida la religión- y ya pertenece a otra historia…

Respecto a qué tiene que ver todo esto con Santa Teresa, te diré que estudié sus moradas al igual que los siete chacras y el despertar Kundalini y hay analogías absolutamente sorprendentes entre unas y otros. Pero es que así es la Mística: elimina barreras y fronteras porque el Absoluto es como un éter travieso en busca de integración. Entre los místicos del mundo y aunque cada uno utilice su particular lenguaje y aunque haya siglos de diferencia entre unos y otros, siempre hay analogías maravillosas. Por ejemplo Rumí, en Oriente y siglos antes que Teresa de Jesús, a su manera habla del dolor del corazón por el fuego divino que se lo traspasa. En época de Santa Teresa y San Juan de la Cruz a dicho fenómeno se le conoce como trasverberación: con diferentes palabras hablan de lo mismo desde distintas partes del mundo y con siglos de diferencia. ¡Esa es la grandeza de los místicos!

 ¿Eres religiosa o eres mística?

Tengo máximo respeto a todas las religiones y a quienes no creen en ninguna porque se trata de un ámbito tan personal como la conciencia humana, que no admite imposiciones. Sin embargo y aunque me identifique con muchos aspectos del budismo y del cristianismo original (el mensaje de Jesús me parece una auténtica revolución), me considero totalmente mística y no religiosa, precisamente porque creo en la universalidad de la energía divina y común que todo lo vivifica y mueve: en el micro y en el macrocosmos, en órbitas y galaxias y en todos los átomos y en cualquier tiempo y lugar. La religión, en cambio, crea fronteras y de alguna manera y como ha hecho a lo largo de la Historia, tiende a enfrentar a todos los que no profesan una en particular.

Un deseo para este año 2020

Que todos podamos entender, desde el corazón, que “En el odio no hay destino”.

Web de Rosa Peñasco

portada (2) (Copiar)