CULTURA

Iván Camacho: “La Agrupación Musical Maestro Ibáñez es como un trabajo al que le dedico mucho tiempo, me gusta la música y enseñar”

Iván Camacho Sánchez-Ballesteros, es actualmente el director de la Agrupación Musical “Maestro Ibáñez” de Valdepeñas, tiene 19 años y desde los siete está en ella. Su maestro fue Antonio Ibáñez, el maestro, del que tiene muy buenos recuerdos. Estudia música en el Conservatorio de Ciudad Real, su idea es continuar la carrera Superior en Madrid o en Córdoba. Su instrumento es el Clarinete. Con Iván hemos hablado sobre esta centenaria banda y su experiencia como director.

¿Cuánto tiempo llevas como director de la Agrupación?

Pues desde hace un año, cuando se renovó la Junta Directiva, en la que también estoy y el anterior director aconsejó que me quedara yo. La verdad es que experiencia no tenía, pero consideraron que estaba capacitado. La primera vez que me puse a dirigir un ensayo estaba muy nervioso.

¿Cuál fue tu primera actuación como director?

En el concierto de Semana Santa del año pasado en el Convento de los Padres Trinitarios, después el de Santa Cecilia y el de Navidad.

¿Qué objetivos tienes como director?

Que la banda evolucione artísticamente y darle un cambio a la forma de tocar, de estudiar, profesionalizarlo más, que estén más atentos a la hora de tocar en un entorno determinado. No es igual tocar en el ensayo, que en el Auditorio o en la calle, hay que cambiar bastante porque la acústica es distinta según el lugar donde toques. Y todo ello poco a poco, junto a la profesionalización de la academia, que es lo que queremos. Que los educandos salgan más preparados, más formados y con miras de futuro a la hora de querer estudiar música, aunque solo sea con su instrumento, que les guste y se desarrollen. Ir haciendo una banda mejor.

Diriges la banda de los mayores, por decirlo de alguna forma y la sección juvenil. ¿Separar ambas es algo novedoso?

No, es algo que se hizo hace bastantes años y que queríamos recuperar, es decir, que los más jóvenes tocaran cosas más alegres, movidas y que a ellos les gusta más. Además, queríamos aprovechar para que los educandos que pudiesen seguir ya un papel se fuesen acostumbrando a tocar en conjunto, seguir una disciplina y pensamos que eso les daría un rodaje mayor a la hora de entrar a la agrupación. Una forma de que vayan quemando etapas hasta que ellos se pongan sus propias metas. Si se le da una enseñanza más específica a cada uno pueden avanzar más, y eso lo hacemos en la academia.

¿Cómo os financiáis?

Con las actuaciones que hacemos, por ejemplo, cuando nos llama alguna Hermandad o Cofradía para tocar en su procesión, puesto que ofrecemos un servicio. Pero nada más, porque incluso la academia es gratuita para los que entran. Hace años se hacían convenios con el Ayuntamiento y por esas actuaciones recibías un dinero.

¿A cuanta gente diriges, entre las dos secciones?

Unas 70 personas, aunque bien es cierto, que hay gente que está estudiando fuera y no puede estar aquí todo el año. En este tiempo se han ido dos o tres personas por motivos de trabajo, pero han vuelto bastantes más. Incluso, gente que estuvo en años anteriores y que han vuelto.

¿Cómo te organizas para estudiar en Ciudad Real y luego venir aquí y ensayar?

Voy tres días a la semana a Ciudad Real y el resto aquí dando clase y ensayando, incluso los sábados que es cuando ensaya la sección juvenil. También recibo clases de piano. Es mucho lio pero me gusta y casi prefiero eso a no hacer nada.

¿Qué actividades tenéis previsto hacer en 2015?

Además, de las ya consolidadas como Semana Santa, el encuentro de bandas, el concierto de Santa Cecilia o Navidad, tenemos previsto hacer como si fuese una semana cultural realizando distintas actividades, y entre ellas, un fin de semana montar un concierto con una temática como la Copla, para lo cual queremos hablar con los grupos de baile de Valdepeñas y actuar juntos. Sería algo muy novedoso aquí.

Otra actividad que nos gustaría es hacer grupos de personas con sus instrumentos y tocar en la calle, varios grupos el mismo día en distintos sitios por el centro de Valdepeñas.

¿Quién fue tu maestro?

Empecé en la banda con 7 años y mi maestro fue Antonio Ibáñez. Tengo muy buenos recuerdos de él, era una persona muy buena, para nosotros era como un padre que se convertía si hacía falta en el amigo, en el hermano, en el tío y en el profesor exigente. Podías hablar de música con el, aunque fueras un niño, porque se adaptaba a ti para que lo entendieses todo. Además, siempre con una alegría enorme.

¿Qué supone para ti la Agrupación Musical Maestro Ibáñez?

Para mí es como un trabajo al que le dedico mucho tiempo, la música es lo que más me gusta y además me gusta enseñar. Pero también es cierto que primero son mis estudios.

¿Compones?

Si y no, es decir, en el tiempo que me queda libre, si es que me queda alguno, me he propuesto escribir algo, aunque lo que más me gusta es la interpretación, a fin de cuentas soy muy joven. Tengo un proyecto para poner música a un himno de una escuela deportiva de Futsal, que se está convirtiendo en una realidad y que llevará el mismo nombre que un torneo de Futsal reconocido internacionalmente y que se celebra aquí en Valdepeñas.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad