CULTURA

Iván Camacho: “Con la nueva Academia lo que queremos es que haya un profesor especializado en cada instrumento”

El joven director de la Agrupación Musical ‘Maestro Ibáñez’ de Valdepeñas, Iván Camacho Sánchez-Ballesteros, hace balance de la situación actual de la Agrupación tras año y medio en el puesto. Además, Camacho nos desvela los planes que tienen para la nueva escuela de música y las próximas actuaciones de la Agrupación.

Iván Camacho

¿En qué estado se encuentra la Agrupación actualmente?

Económicamente nos encontramos en un estado malo porque llevamos bastantes años sin subvenciones del Ayuntamiento, y lo que nos queda. El Ayuntamiento, en cuanto a aportación económica, nos da cero. Básicamente, el único sustento económico que tenemos es lo que sacamos de las actuaciones de Semana Santa porque los conciertos, al ser en el pueblo, no los cobras. A esto se le añade que las cofradías, al no tener dinero, cada vez bajan más.

Mira, hicimos hace dos semanas un concierto de copla en beneficio de AFAD que no estaba mal y que quisimos hacerlo más como espectáculo y, aún así, la recaudación, que tampoco está mal, solo fue de unos 700 euros. Esto es algo que no te sale rentable hacerlo en tus conciertos.

En el tema musical, estamos en evolución. Al fin y al cabo llevo un año y pico al frente de la Agrupación que ha servido de adaptación. A partir de aquí toca trabajar.

En cuanto a componentes, como en todos lados, gente en lista hay mucha pero que vengan a diario es más complicado. Mira, yo, pese a tener más gente en lista, pienso que puedo disponer de 30 o 40 personas porque es difícil juntar a 70 personas.

¿Cuál es la media de edad de los componentes?

Hay de todo. Hay gente de 50, de 40 o de 30 años con hijos o a punto de casarse y también hay bastantes adolescentes y chicos. De hecho, hay cinco chicos que han hecho la PAEG y que se van a estudiar una carrera este año.

Antes hacías referencia al Festival de Copla, ¿qué tal la primera experiencia?

Muy estresante por la parte que me toca. Tienes que estar pendiente de todo, es decir, de los micros, los cantantes, los músicos, la gente, el escenario, el Auditorio y de las luces. Si a esto le unes que yo soy muy exquisito y perfeccionista, te termina alterando los nervios. Aún así creo que el resultado fue bastante bueno.

Llevas alrededor de un año y medio al frente de la Agrupación, ¿cómo valorarías tu trabajo como director?

Ha sido bastante positivo. Muchas veces he salido de un concierto o de una actuación y lo he hecho bastante contento. Aunque no se suela decir, el último ensayo previo al concierto te hace ver cómo puede salir éste y, como te digo, he salido muy contento de muchos conciertos.

En cuanto a la forma de trabajar mía, que es distinta a la del antiguo director, noto que la gente está más atenta y segura con mis indicaciones, con lo que pido y con lo que hago. Ahora solo queda trabajar mucho y pulir las cosas.

En septiembre empezáis con la Academia, ¿en qué consiste este proyecto?

El proyecto consiste, básicamente, en hacer una escuela de música. Nosotros teníamos antes la academia del maestro y tras su muerte se perdieron los conocimientos básicos sobre todos los instrumentos que posteriormente transmitía a los chicos que entraban en la banda. Ahora que él ya no está, creemos que es necesario un cambio porque un clarinetista como yo no tiene conocimientos básicos para enseñar, por ejemplo, a tocar el trombón.

Este año ya empezamos con profesores especializados en cada sector y el último paso era hacer una escuela de música en condiciones. Lo que queremos ahora es que haya un profesor especializado en cada instrumento y tener docentes preparados que enseñen lenguaje musical porque los chicos también tienen que saber teoría. Además, también queremos que los chicos elijan si solo quieren llegar a la banda o llegar a la banda y desarrollarse bastante más para hacer las pruebas de grado profesional.

¿Quién puede participar en esa Academia?

Toda aquella persona que quisiera. La verdad es que límite de edad por arriba no hay. Lo que se exige es que se tengan tiempo y ganas de trabajar. Por abajo, lo mejor sería que los alumnos supieran ya leer, es decir, que tuvieran en torno a los 7 u 8 años, aunque todo depende de su desarrollo.

Mira, hace doce días llegó una mujer a la Academia que me preguntó por la edad con la podría apuntar a su hijo. Ella me decía que el chico no sabía nada, que era muy muy pequeño, que solo había visto en las procesiones a la gente tocar los tambores y que cogía un tamborcillo de juguete y se ponía hacer ritmos. En ese momento yo creía que se refería a un chico de 6 o 7 años, mi sorpresa vino cuando me dijo que el chico tenía 2 años.

Para todo este tipo de chicos, hemos pensado en hacer una asignatura donde, a través de juegos, canciones y música, aprendan las notas y que poco a poco se vayan desarrollando. Lo que va a hacer esta asignatura es facilitarles mucho el aprendizaje del solfeo puesto que con las canciones, rítmicamente, se aprende bastante.

¿De qué instrumentos disponéis?

A ver, se le daría matrícula a cualquier instrumento que llegase y que tuviera utilización en la banda como los instrumentos de viento o percusión. Si hubiese más de dos matrículas y saliese rentable traer a un profesor, por ejemplo, de oboe, se le traería perfectamente y no habría ningún problema. En cuanto a las ramas de piano o guitarra aún no las tocamos pero si vemos que la Academia funciona bastante bien, en un par de años no habría ningún problema en añadirlas.

En lo referente a los instrumentos de la banda, dependerá mucho de la gente que haya disponible ese año y de los que se vayan o vuelvan de estudiar fuera. Hay instrumentos, por llamarlos de alguna manera, de cada palo pero las cesiones que la banda haga de éstos dependerán de la llegada de matrículas y de la disponibilidad que tuviera la familia de costearse un instrumento o no.

Cambiando de tema, ¿cuáles son las próximas actuaciones que tiene la Agrupación?

Las próximas, en teoría, son las de la patrona y poco más porque, de momento, aún no se sabe si va a haber toros. También tenemos en mente hacer un encuentro de bandas con Torrenueva, que nos devolvería la visita puesto que fuimos allí el año pasado, pero estamos barajando aún las fechas en las que se podría hacer. Después vendría en noviembre Santa Cecilia y poco más.

En cuanto a proyectos de futuro, ¿hay alguno que nos puedas contar?

A ver, en cuanto a proyectos de futuro hay muchos, lo que pasa es que hace falta tiempo, dinero  y mucho trabajo. A lo mejor pensamos en hacer cualquier tipo de concierto o gala pero ya no solo depende de nuestro trabajo, sino de los cantantes de copla, bailarines, Auditorio, etc.

En el Festival de Copla hemos tenido que ponernos de acuerdo con el Ayuntamiento porque decían que en Julio el teatro no lo abrían. Tuvimos que hacerlo la primera de julio porque no había otra. Además, también se nos cayeron los bailarines a dos semanas o una del festival porque, de repente, dijeron que no podían. ¿Ahí qué haces? Ponte a buscar bailarines que se pongan a ensayar como locos a una semana del festival. Al final, no se pudo hacer con baile.

Proyectos hay varios y bastante jugosos pero, por el momento, prefiero dejarlos en el tintero. 

Ivan, maestro ibañez1.jpg2.jpg3.jpg4 (Copiar)