CULTURA

Javier Ortega, un valdepeñero al frente de la Fundación Miguel Delibes

Javier Ortega Álvarez, durante la inauguración de la exposición "Patria común" que tuvo lugar en Valdepeñas en 2017
Javier Ortega Álvarez, durante la inauguración de la exposición "Patria común" que tuvo lugar en Valdepeñas en 2017

Javier Ortega Álvarez, nació en Valdepeñas en 1970, y es el director gerente de la Fundación Miguel Delibes en Valladolid desde el año 2016. Licenciado en Historia Medieval y Diplomado de Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid, lleva casi 30 años como funcionario de la Administración General del Estado, primero como Militar de Carrera del Cuerpo de Especialistas del Ejército de Tierra en el Servicio de Estomatología del Hospital Central de la Defensa “Gómez Ulla” y en la Policlínica del Ejército del Aire. Accedió por oposición al Cuerpo Facultativo de Archiveros del Estado (siendo el número 1 de promoción), y estuvo destinado en el Archivo Central del Ministerio de Cultura, en el Archivo General de Simancas, y como Jefe de Servicio del Archivo Central del Ministerio de Hacienda. Con él hemos hablado sobre su trayectoria, la Fundación y como un valdepeñero acaba en un puesto de tanta relevancia a nivel nacional

¿Cómo acaba un valdepeñero dirigiendo la Fundación Miguel Delibes, uno de nuestros escritores más universales?

Si te soy sincero, yo mismo me lo pregunto muchas veces. Como mi trayectoria demuestra, la vida da muchas vueltas y uno nunca sabe dónde va a terminar, algo que en mi opinión depende, en gran medida, de las inquietudes intelectuales y profesionales que tenga cada persona y, por qué no, de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno.

En el año 2013 la Fundación, con sede en Valladolid, decidió contar conmigo -en esos momentos, estaba destinado en el Archivo General de Simancas- para llevar a cabo todos los trabajos relacionados con la organización y digitalización del Archivo Miguel Delibes, que planifiqué y dirigí hasta su finalización en enero de 2016. El resultado final del proyecto fue muy satisfactorio y, hoy, el Archivo Miguel Delibes es uno de los mejores del mundo. La Fundación se encontraba sin director desde 2015, y me ofrecieron la dirección. Evidentemente, es un ofrecimiento que no pude rechazar.

¿Llegaste a conocerlo personalmente? Háblanos de ello. Lamentablemente, no llegué a conocerlo personalmente. Ahora bien, he tenido la fortuna de trabajar en la organización de su archivo personal (no hay que olvidar que los archivos personales son una puerta de entrada a la intimidad), lo que unido al contacto permanente con la familia me ha proporcionado un profundo conocimiento, aunque haya sido de forma indirecta.

¿Cuál es el objetivo de esta Fundación?

La Fundación Miguel Delibes, que inició su andadura el 12 de marzo de 2011 coincidiendo con el primer aniversario del fallecimiento del escritor, ha tomado el testigo de los valores que éste hizo suyos, convirtiéndolos en señas de identidad de la institución: Humanismo cristiano, Libertad, Justicia social, Solidaridad, Periodismo responsable, Conservación de la naturaleza, Caza y pesca respetuosas con el medio ambiente, Defensa del mundo rural… La Fundación, asumiendo estos valores tiene como objetivos la recopilación y custodia del legado cultural del escritor: manuscritos de sus obras, bibliografía sobre él, filmografía, colecciones, personales, etcétera. También el estudio y difusión de la figura y de la obra de Delibes en todas sus facetas y por cualquier medio: congresos, conferencias, libros, artículos, documentales, así como el fomento y apoyo de estudios e investigaciones sobre temas que han sido constantes en la obra de Miguel Delibes.

¿Qué importancia tiene la misma a nivel general?

La Fundación es una institución cuantitativamente pequeña pero cualitativamente muy grande, ya que difunde y conserva el legado de uno de los más grandes escritores de la historia de la literatura. Si bien nuestro ámbito de acción más inmediato es Valladolid y, por extensión, Castilla y León, trabajamos intensamente en la labor de difusión nacional, y hemos llevado nuestras actividades a ciudades y provincias de España como a Santander, Madrid, Barcelona, Toledo, Ciudad Real, Mérida, Jaén, Málaga, Córdoba… También a Valdepeñas, donde, en colaboración con el Ayuntamiento, itineramos la exposición Patria común. Delibes ilustrado en abril de 2017.

Asimismo, estamos realizando un gran esfuerzo en el fomento internacional de la obra literaria del autor, muy apreciada en países como Estados Unidos (segundo país en visitas a la web de la Fundación y al Archivo Miguel Delibes) donde el año pasado visitamos las universidades de Cincinnati, Chicago y Iowa. Este año nuestro destino serán Argentina y Uruguay, con actividades programadas en distintas universidades.

La Fundación se ha consolidado en estos años. En la tesis Fundaciones Literarias de Autor, que está próxima a publicarse, el profesor Antonio Javier González Rueda considera que esta Fundación constituye un modelo de buenas prácticas, calificándola como una de las mejores Fundaciones Literarias de Autor del mundo. Todo un aval a la gestión desarrollada.

¿Qué supone para ti dirigir una entidad como su Fundación y qué proyectos estáis llevando a cabo?

Supone, además de una enorme responsabilidad, todo un honor y un privilegio, e intento desarrollar esta labor de la manera más honesta y profesional posible, guiado por los principios de responsabilidad, de eficacia y transparencia. Estar asociado a la figura de Miguel Delibes es un regalo por el que siempre estaré en deuda con la familia Delibes de Castro y con el Patronato de la Fundación por confiar en mí para dirigirla.

Nuestra programación no es el resultado de una ocurrencia o de una elección realizada al azar, sino que se desarrolla a través de una serie de actividades vehiculadas en torno a cinco grandes ejes que se corresponden con las actividades ejercidas por Miguel Delibes y los valores que le acompañaron: LITERATURA – PERIODISMO – DOCENCIA - CONSERVACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE - ÉTICA Y DEFENSA DE LOS MÁS DESFAVORECIDOS. 

Entre los proyectos en marcha, en el ámbito de la literatura destacaría el ciclo de “Encuentros literarios” que organizamos junto a la Casa Cervantes, con el que intentamos estimular la cultura y la literatura en la ciudad.  En el del periodismo, el ciclo “Cronistas del siglo XXI”, un homenaje a la profesión de periodista, que Delibes ejerció casi 70 años.  En el de la docencia, el ciclo de formación del profesorado “Delibes en el aula”, curso en el que se ofrecen las claves para acercar la obra de Delibes a los alumnos. En el de la conservación del medio ambiente, la “Jornada de Caza, Pesca y Naturaleza”, con un marcado carácter conservacionista. Por último, en el apartado de defensa de los más desfavorecidos, apoyamos actuaciones de extensión cultural e inclusión social.

Una estrategia prioritaria para la Fundación es la labor didáctica y de fomento de la literatura y la lectura, así como del buen uso del castellano, dirigida hacia los más jóvenes, acercando la figura y la obra de Delibes a los colegios e institutos, con el fin de que éste continúe siendo un referente literario y lingüístico para los estudiantes de Castilla y León. En esta línea, hemos presentado el “Premio a las mejores Experiencias Didácticas en relación con la obra de Miguel Delibes”, en colaboración con la Consejería de Educación.

Defendéis los valores que él reflejaba en sus obras, unos valores que inculcaban el respeto ¿Por qué crees que la sociedad ha cambiado tanto en este sentido y muchos valores hoy se han perdido?

Miguel Delibes fue, sobre todo, una persona respetada. Si hay algo que lo hizo universal, como apuntó certeramente Francisco Umbral, no fue tanto el continente como el contenido de su obra, que podríamos resumir en una decidida defensa de la dignidad del hombre. Porque hablar de Miguel Delibes es hablar de valores, de ética, de honestidad, de compromiso. Valores como libertad, justicia social, solidaridad, comunicación y tolerancia, conservación de la naturaleza, progreso sostenible, defensa del mundo rural…, son valores inherentes al ser humano y que, por lo tanto, e independientemente del ámbito geográfico en el que vivamos, a todos nos incumben como sociedad.

Una sociedad que ha cambiado y, como apuntas, en muchos casos estos cambios están suponiendo una vuelta a comportamientos irrespetuosos e incívicos, llegando en ocasiones a rayar en la más absoluta falta de empatía hacia el otro. Por eso son tan importantes los referentes, y Delibes es uno de ellos.

La docencia, el medio ambiente y la defensa de los más desfavorecidos, entre otros, eran temas que a él le preocupaban ¿Era visionario?, porque actualmente y con más contundencia son temas controvertidos y que preocupan a nuestra sociedad.

No sé si fue un visionario, pero sí fue un pionero. Delibes fue registrando los cambios que advertía en el paisaje, en el clima y en las costumbres de las aves, anotando los quebrantos de la tecnología y señalando medidas para restablecer el equilibrio antes de que fuese demasiado tarde.

Temas esenciales de su obra muy cercanos a las preocupaciones de la sociedad actual, como la conservación y defensa del medio ambiente -en la que no podemos olvidar que Delibes fue pionero, en 1975, con su discurso de ingreso en la RAE, El sentido del progreso desde mi obra-, la defensa del mundo rural y la denuncia de los males que lo aquejan -sin lugar a dudas, Delibes fue una de las personas que más contribuyó a denunciar la situación del medio rural castellano, tanto desde las páginas de El Norte de Castilla como con obras como Las ratas, o Viejas historias de Castilla la Vieja-, o su posicionamiento indiscutible a favor de los débiles y los perdedores -reflejado magistralmente en obras como Los santos inocentes o El hereje-, hacen que el legado de Miguel Delibes esté más vigente que nunca.

Miguel Delibes se ha convertido en un clásico, y como tal, un referente al que debemos volver permanentemente. Desde aquí, y parafraseando la reciente publicación de Luciano López, invito a todos a que paseen por los mundos de Delibes.

Delibes murió en 2010, las nuevas tecnologías ya estaban en marcha ¿Qué crees que pensaría del mundo del periodismo hoy, de la influencia de las redes sociales en este sector y de cómo hemos avanzado tecnológicamente en este sentido?

Para hacernos una idea de lo que pensaría -yo no me atrevo a ponerle voz-, conviene recordar que Delibes ejerció un periodismo responsable, fundamentado en la ética profesional más estricta y en la lucha por la libertad de expresión, por la que peleó durante la época de la dictadura franquista y que le deparó no pocos sinsabores, entre otros, su dimisión como director de El Norte de Castilla.

Por este motivo, la Fundación, como heredera de los valores que guiaron su actividad, organiza el ciclo Cronistas del siglo XXI, un ciclo que quiere ser un homenaje a la profesión de periodista que ejerció a lo largo de 70 años -siempre vinculado a El Norte de Castilla-, y cuyo objetivo es analizar el momento actual de la profesión periodística y los retos a los que se enfrentan sus profesionales en una sociedad cada vez más globalizada y, aparentemente, más informada. Por el ciclo han pasado tanto grandes referentes del periodismo, como Iñaki Gabilondo, Pepa Fernández, Rosa María Calaf, Javier Reverte o Lucía Méndez, como jóvenes valores, tal que Manuel Jabois, Mikel Ayestaran o Juan Soto Ivars.

Delibes era un gran conocedor de la Lengua Castellana y así lo refleja en sus obras ¿Crees que los cambios sociales también implican cambios de lenguaje?

Como dices, Miguel Delibes es uno de los mejores embajadores de la Lengua Castellana, tanto por la riqueza del léxico empleado, como por la precisión y la belleza a la hora de utilizarlo en sus obras.

En relación con la cuestión que me planteas, en una reciente entrevista me formularon una pregunta similar. Como dije entonces, la sociedad está en constante evolución y cambio, junto a las sensibilidades de sus integrantes, y esos cambios tienen su reflejo tanto en la percepción de la realidad como del pasado y, consecuentemente, en el lenguaje que se utiliza para describirlos. Así, lo que durante mucho tiempo se consideró y aceptó como válido, puede que, en otra época, bajo otras condiciones y parámetros mentales, no lo sea tanto. Su reflejo en el lenguaje lo tenemos en el uso de eufemismos y su extensión, el lenguaje políticamente correcto.

Un claro ejemplo de lo dicho es el que, fruto de esta evolución y cambio -como el que afortunadamente ha sufrido la situación de la mujer en nuestro país-, exista un debate abierto en torno al uso sexista instalado secularmente en nuestro idioma. Mujeres y hombres, intelectuales, académicos, lingüistas… se han posicionado en una u otra opción con argumentos en la mayoría de los casos muy solventes. El debate, que no va a tener soluciones mágicas ni milagrosas, está ahí y creo que, como siempre, el sentido común y la voluntad de acuerdo y consenso para abrir vías de entendimiento serán la mejor estrategia para abordarlo.

En 2020 se celebra el Centenario de su nacimiento ¿Qué tenéis previsto hacer?

Lo primero que tengo que decir -que es algo por lo que estamos realmente contentos-,  es que el Centenario Delibes ha sido declarado “Acontecimiento de Excepcional Interés Público”, lo que conlleva que todas aquellas empresas privadas que colaboren en la conmemoración podrán disfrutar de incentivos fiscales específicos que, en estos casos, son los máximos establecidos en el artículo 27.3 de la Ley 49/2002, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

Entre los proyectos más importantes está el de organizar una gran exposición en la Biblioteca Nacional en paralelo con el Instituto Cervantes, que tenemos previsto inaugurar el 12 de marzo de 2020. Comisariada por el escritor y periodista Jesús Marchamalo, nuestra intención es mostrar su vida y, sobre todo, su obra -así como sus facetas de periodista y profesor-, y los valores que defendió a lo largo de su vida. La exposición podrá verse en Valladolid a partir del 17 de octubre de 2020, fecha de su nacimiento. Las exposiciones irán acompañadas de guías didácticas para que los más pequeños puedan acercarse a la obra del escritor vallisoletano.  

Por su parte, Televisión Española va a producir un documental y desde Radio Nacional de España se producirá una ficción sonora basada en alguna de sus novelas.

También está previsto la organización de un congreso centrado en su obra, coincidiendo con el Congreso de la Lengua en Salamanca de 2020, así como ciclos de conferencias y cinematográficos, ediciones especiales de sus libros y actividades asociadas a su espíritu de amante y defensor de la naturaleza.  Otro de los proyectos que nos gustaría que se pudiese llevar a cabo durante el año del centenario es el estreno de la ópera «Cinco horas con Mario», de Jorge Grudman, basada en la novela del mismo nombre.