CULTURA

Josema Yuste: “Me siento muy feliz con lo que tengo y con lo que el público me da, que es lo más importante para mi”

Es conocido fundamentalmente porque durante años le vimos en las pantallas de televisión formando parte del dúo humorístico ‘Martes y 13’, pero la carrera artística de Josema Yuste es mucho más que eso. Ha hecho televisión, doblaje, cine y desde hace más de una década, posee su propia compañía teatral en la que ahora dirige ‘Taxi’, una comedia llena de momentos de risas y diversión que hoy podremos ver en Valdepeñas.

-¿Cómo es tu personaje en ‘Taxi’?

Es un taxista que vive una doble vida perfectamente estructurada. Él está casado y enamorado de dos mujeres con las que comparte su vida en dos casas diferentes y en dos barrios distintos. Esto obviamente le hace llevar una vida ordenadísima de horarios y sin parar para no ser descubierto. A partir de un momento determinado de la historia, ocurre un hecho en su vida, un pequeño atraco en la calle, y se ve involucrado. La Policía investiga su vida y empieza a descubrir poco a poco su historia. Evidentemente él trata de tapar todos los agujeros que se van produciendo para que no le descubran y todo eso es lo que produce la hilaridad y las carcajadas en el público.

- ¿Es un personaje con exceso de cariño hacia las mujeres?

Si, no es un personaje machista, ni casado y con una amante. Es un tipo que por azar de la vida, se ve viviendo con dos personas de las que está profundamente enamorado y realmente no quiere perder a ninguna de ellas. Pero en lugar de ser honesto y decírselo a las dos -con lo cual perdería el amor de las dos- decide callar y seguir esa farsa.

- En ‘Taxi’ actúas y diriges, ¿cómo se asume esta responsabilidad?

Evidentemente cuando diriges una comedia en la que también trabajas como actor no puedes estar siempre fuera del escenario para contemplar la historia desde fuera. Necesitas un buen ayudante de dirección y yo he tenido uno magnífico, a Alberto Papa-Fragomén, un guionista con mucha experiencia en televisión, que ha sido quien ha estado siempre viendo los ensayos y contemplando como íbamos levantando la historia desde fuera. Yo he sido el que ha tomado siempre la última palabra en cada escena, pero con su enorme ayuda. Sino, hubiera sido imposible.

- Quienes ya han visto la obra, hablan de la velocidad con la que transcurre todo, ¿cómo se lleva eso cuando uno es el protagonista?

El secreto de una comedia de enredo, para que la gente no pueda ni siquiera pensar qué está pasando, es hacerla muy rápido, con un ritmo vertiginoso. La obra no tiene apenas pausas, ni momentos de tranquilidad. Tiene un ritmo que obliga al espectador a estar muy pendiente de la historia y con el corazón en vilo, sin bajar su nivel de sonrisa en la cara.

- Ahora en ‘Taxi’ y hace unos años en ‘La cena de las idiotas’ nos dejas claro que disfrutas llevando la locura a los escenarios. ¿Qué importancia le das al humor en el día a día?

Para mi el humor es una pieza fundamental en la vida, es casi como el comer. Yo necesito reírme a menudo, decir o que me digan chascarrillos.  Yo creo que el humor es síntoma de felicidad, una persona que sonríe habitualmente es una persona feliz. Y una persona que no sonríe nunca o casi nunca normalmente es infeliz.

-Eres actor, doblador, humorista, guionista, director... ¿Hay algo que te quede por hacer?

Siempre hay cosas por descubrir, pero yo estoy muy a gusto con lo que hago.

-¿El teatro es donde más a gusto te sientes ahora?

Si, te diría con sinceridad que si. Yo no le pido más a la vida de lo que me ha dado. Me considero muy bien tratado por la vida. Me siento my feliz con lo que tengo y hay tantos y tantos que tienen mucho menos que yo, que no puedo pedir más. Que viene algo muy bonito o distinto, lo haré. Pero me siento muy feliz con lo que tengo y con lo que el público me da, que es lo más importante para mi”

-¿Siguen los nervios cada vez que te enfrentas a una función, aún llevando tantos años en la profesión?

Los nervios hay que controlarlos, siempre están ahí. Cada vez son menos, pero siempre hay un puntito, y que no se pierda nunca, que tienes que controlar. No puedes dejarte llevar por los nervios, tienes que saber gestionarlos, porque al final, nunca pasa nada. Yo me he quedado afónico o en blanco en escena, y no ha pasado nada. Nada es para tanto.

- En tu caso no hay duda de que eres un actor por vocación, ¿o si?

Lo soy cien por cien. En mi familia directa no hay ningún antecedente de actor o actriz. Vengo de una familia de clase media normal. No se por qué carajo desde pequeño quise ser actor y mi padre es verdad que me ayudó mucho, porque le gustaba la música, el teatro, y el cine y me llevaba con él a ver espectáculos. Yo soy un actor vocacional desde siempre, desde que nací.

-No es la primera vez que te veremos en Valdepeñas, ¿verdad?

He estado muchas veces, y trabajando varias. Tengo ganas de volver porque hace mucho que no he ido. Le pido a la gente que vaya a verme, solamente voy a ir a Valdepeñas una vez, ellos sabrán… no es una amenaza pero si una advertencia para decir a la gente que si no van, se van a arrepentir, se lo aseguro.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad