CULTURA

Manuel Moya, en el Festival de Teatro de Almagro con la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico

El joven actor valdepeñero Manuel Moya vuelve a subirse a partir de esta noche por segundo año consecutivo a las tablas del Áurea (Antigua Universidad Renacentista) de Almagro dentro del Festival de Teatro Clásico de la localidad encajera. En esta ocasión, como ya ocurriera en la pasada edición, llega de la mano de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico y con la obra 'La cortesía de España', de Lope de Vega, versionada por Laila Ripoll y bajo la dirección de Josep María Mestres.

080714 va-manuel moya 2

Moya ha mostrado su satisfacción y su alegría por volver de nuevo al Festival de Teatro Clásico de Almagro, tal y como lo ha transmitido a advaldepeñas, y ha reconocido que en esta ocasión será "especial", puesto que con la representación de 'La cortesía de España' en el Festival de Olmedo en Valladolid, después de su paso por Almagro, llegará el fin de la tercera promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, de la que el actor valdepeñero forma parte.

Pero antes de eso lo podremos ver en esta versión de la obra de Lope de Vega del 9 al 13 de julio en el Áurea de Almagro a las 22:45 horas interpretando al personaje de Marcelo. Se trata de una obra "muy completa", según cuenta Moya, "porque combina muy bien lo cómico con lo trágico. Además, los personajes rondan nuestra edad, se juega mucho con las emociones y el final es un final al que Lope no nos tiene acostumbrados".

'La cortesía de España' se estrenó hace unas semanas en el Matadero de Madrid. Una experiencia muy buena y que tuvo muy buena acogida entre público y crítica. "Al ser representada en el Matadero y no en el Teatro Pavón, nuestra sede, era un reto porque suponía llevar un clásico a un espacio contemporáneo, lo que también nos permitía acercarnos a un público distinto y nos apetecía mucho", recuerda Moya.

Desde Almagro el joven actor valdepeñero ha querido invitar a sus paisanos y a la gente de la comarca a ver 'La cortesía de España', sobre todo a la gente joven porque es una obra hecha por jóvenes y sobre los jóvenes. Es una forma de acercar el teatro clásico a este sector de la población, algo para lo que también nació la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, según explica Moya. "Al ver que gente joven trabaja un texto clásico, los jóvenes se animan y ven el teatro clásico con otros ojos; cuando salíamos de representar la obra en Madrid los jóvenes se acercaban a nosotros y nos decían que lo habían entendido y que les había gustado", añade el valdepeñero.