CULTURA

Víctor Nájera: “La afición por el tren nos viene de pequeños, quizás por aquellos paseos que dabas con tu abuelo por la estación”

Víctor Nájera Sánchez, es el presidente de la Asociación valdepeñera de Amigos del Ferrocarril “El Trenillo”, que está formada por aficionados al tren y que tiene su sede en la estación de Valdepeñas. Un mundo lleno de romanticismo y de hobbies, del que se enamoraron cuando eran pequeños, bien por vivencias personales o bien porque su regalo de reyes era un tren.

¿Cuál es el objetivo de esta asociación?

Se fundó con el objetivo de aglutinar a los aficionados al mundo del ferrocarril. Una afición que pese a ser minoritaria, dentro de lo que es la cultura de aficiones o hobbies en España, es muy variopinta, puesto que el mundo del ferrocarril, desde el punto de vista histórico, de ingeniería, del modelismo y de la fotografía, aglutina otras aficiones.

¿Cuándo se crea?

En los años 90, cuando un grupo de aficionados se conocieron y siguiendo el modelo de otras asociaciones, a nivel provincial y nacional, crearon la asociación en Valdepeñas y poco a poco fueron dando pasos, abriendo puertas a nuevos socios.

¿Los miembros de esta asociación son ferroviarios o simplemente amantes del ferrocarril?

Más bien amantes del ferrocarril. Es algo que no suele ir de la mano. En este sentido, la afición ha evolucionado porque las antiguas asociaciones si eran de profesionales, el mundo del ferrocarril ahora se ve como algo romántico pero antiguamente era muy duro. Había que llevarlo muy dentro para sentirlo como una pasión, es paradójico, pero era por tradición que es lo que crea pasión a nivel de gremio. Más modernamente, la afición al ferrocarril ha evolucionado como un hobbie hacia gente que se acerca a él desde múltiples facetas.

Entre los aficionados hay gente a la que le gusta el modelismo, el tema histórico, de ingeniería, infraestructuras y operativo lo que es el tren real, a nivel institucional, también el tema de la fotografía, hay fotógrafos especializados en ferrocarril. Es una afición muy transversal que toca muchas facetas.

¿Cuántos socios sois en “El Trenillo”?

En la asociación estamos 14 socios, pero admitimos más socios, todo aquel que quiera integrarse y que sea amante del ferrocarril puede hacerlo a través de la web, donde está nuestro correo electrónico o de Facebook. De todos modos, no es una afición mayoritaria sino más bien de minorías. Incluso tenemos socios de Madrid, que no pertenecen a la asociación de allí, pero si a la nuestra. Pagamos 70 euros al año de cuota. 

¿Hacéis muchas actividades?

Tenemos un programa más bien modesto, porque en principio somos pocos, nos autofinanciamos con cuotas y programamos de forma independiente nuestras actividades. Dentro de estas lo primero y fundamental es, desde que se fundó, el acondicionamiento de la sede, del local social que tenemos en la estación y que alquilamos a Adif a través de la unidad de patrimonio de Castilla-La Mancha, que es la que gestiona este tipo de cosas.

La verdad es que la sede es un lujo, así lo ven aficionados de otros lugares, porque hemos tenido mucha suerte al tener una sede a pie de andén. Fue una gestión muy buena que hicieron los fundadores con ayuda de gente de Renfe y de otras asociaciones.

Otra actividad es la "Noche de los Expresos", nos juntamos la noche del primer sábado de Julio y vemos pasar los trenes, organizamos una cena de hermandad a pie de anden y hacemos un programa de trasnoche con circulaciones temáticas en la maqueta, ponencias, proyección de documentales, etcétera.

Antes podías ver pasar como 20-25 trenes, entre mercancias y expresos. Este último concepto ya no existe, ahora pasan los talgo, trenes hotel de largo recorrido, entre otros. Los expresos paraban en Valdepeñas, en distintas horas, durante toda la noche.

Una de las curiosidades que tenéis en el local es una enorme maqueta de trenes

La verdad es que es muy grande y nos ha costado mucho trabajo y mucho dinero hacerla. La hemos realizado entre todos, es artesanal. Hacemos jornadas de puertas abiertas en fechas puntuales para que los ciudadanos la vean, incluso cuando nos reunimos no cerramos la puerta, todo aquel que pasa por allí puede entrar a ver tanto la maqueta como el museo. Además, cuando entran hay quien nos cuenta sus experiencias con el tren. A nivel local el tren aún sigue arraigado, pero menos que antes porque ya todos somos gente de coche.

¿Qué pueden ver en el museo?

Es un pequeño museo de objetos reales relacionados con el tren, tanto de la estación de Valdepeñas como de otros lugares, que nos han facilitado. Hay cuadros de mandos, señales históricas, entre otros. También hay un fondo bibliográfico y videográfico muy interesante.

¿También hacéis jornadas de convivencia con aficionados de otros lugares de España o de la región?

Si. Además estamos federados a nivel regional y nacional, y muy bien organizados. A nivel regional no hay muchas asociaciones de este tipo, creo que solo cinco en toda España, pero Castilla-La Mancha es una de las que va en cabeza. En nuestra región estamos: Valdepeñas, Ciudad Real, Toledo, Quintanar de la Orden, Villarrobledo y Guadalajara. A nivel regional la web es: www.fcmaf.es. Se está haciendo un trabajo muy bueno.

Hace poco recibimos aquí a la Federación Regional, que suele hacer dos o tres salidas al año. Solemos conjugar el aspecto ferroviario con el cultural de la localidad que recibe a los socios, como son visitas a museos, en definitiva, conocer las poblaciones de Castilla-La Mancha. Hemos ido también a Jaén.

Cuando estuvieron en Valdepeñas ¿Les mostraríais la gran importancia que tuvo el ferrocarril en esta ciudad?

Por supuesto, es que fue muy grande, la revolución socio-económica de la historia contemporánea de Valdepeñas. Ten en cuenta, que todas las poblaciones por las que pasaba el ferrocarril, a principios del siglo XX, eran muy prósperas, y se dio una revolución muy importante en esta ciudad de lo que era tren y vino. Algo que ahora está calando a nivel popular en la localidad.

¿Los centros escolares también os demandan visitas?

Si. Algunos centros se han puesto en contacto con nosotros para hacer excursiones a la sede y ver lo que tenemos allí. En primaria hay unidades didácticas que hablan sobre el mundo del ferrocarril y esto es algo que se está revalorizando en la enseñanza. Hemos recibido a grupos de escolares de Valdepeñas y de otros pueblos de la comarca, que incluso vienen en tren.

No sois ferroviarios, ni hijos, ni nietos de… ¿Qué sentimiento provoca el ferrocarril en vosotros para que tengáis tanta afición?

Nos viene de pequeños, se implanta en la mente desde muy niños, además hay que tener en cuenta vivencias como dar paseos con los abuelos por la estación o por el parque viendo los trenes pasar. Haber vivido en nuestra más tierna infancia lo que son los trenes de los años 70, 80, los expresos, los grandes mercantes con las locomotoras diesel, hoy lo tomamos como una cuestión histórica, porque el tren va a pasos agigantados: la alta velocidad, unidades indeformables, es otro concepto. Todo avanza tan rápido en este sector que ya somos unos románticos de nuestras vivencias de niños. Los que hemos jugado con trenes de pequeños, porque era el regalo oficial de reyes en los años 80, pues mantenemos la afición.

Su página web es: www.eltrenillo.org

También están en Facebook.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad