DEPORTES

Miguel Portillo mejor castellano-manchego de la vuelta a Molinicos

El cadete extremeño Pablo Carrascosa ofreció este fin de semana todo un recital de ciclismo durante la disputa de la III Vuelta  a Molinicos, imponiéndose en la segunda etapa por más de un minuto de diferencia tras rodar en solitario treinta kilómetros a través de los espectaculares y exigentes parajes naturales por los que discurre la carrera. Y todo ello con el hándicap añadido de haberse presentado en Molinicos de modo individual, sin el apoyo logístico de ningún equipo.

molinicos carrascosa (Copiar)

Casi un centenar de cadetes integrados en 16 escuadras llegadas Extremadura, Baleares, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha se enfrentaron el sábado a la primera etapa de la Vuelta: una contrarreloj de 3,7 km.  diseñada sobre un circuito urbano por las calles de Molinicos.  Sobre el crono, el más rápido fue el balear Francesc Bennassar (ALE-Respectad 1,5m), que marcó un tiempo de 5:39 minutos. Por detrás en la clasificación, a sólo un segundo, quedaba el corredor del Valverde Team Sergio Geerlings, con 5:40. El tercer puesto del cajón fue para el balear Marc Terrasa (Aguamar), que firmaba un tiempo de 5:41, adjudicándose al mismo tiempo el premio para el mejor cadete de primer año. La contrarreloj se cerró con unos resultados muy ajustados, pues apenas hubo minuto y medio de diferencia entre el primero y el último, dejando muy abierta la resolución de la vuelta en la segunda etapa.

El primer castellano-manchego de la contrarreloj fue Miguel Portillo, del valdepeñero Talleres Víctor Astasio-Maquivi.

A las 10:30 de la mañana del domingo 10 partía de la Plaza del Ayuntamiento de Molinicos el grupo de 98 cadetes para afrontar la segunda etapa de la vuelta: 57 kilómetros rodando por parajes de gran valor paisajístico y natural y paso por las poblaciones de Cortijo de la Juliana, sede de la meta volante, Boche, Yeste, Jartos o Arroyo Morote. Un recorrido exigente, con tres puertos de montaña puntuables, que arrancaba muy rápido desde las calles de Molinicos, marcando una media de 36,280 km/hora, y batiendo al final en más de un minuto el récord de la Vuelta.

La carrera se decidía en el kilómetro 27,  a pie del Puerto de primera categoría de Boche, cuando Pablo Carrascosa lanzó un fuerte ataque que le llevó a protagonizar la escapada de la jornada. El extremeño  coronó Boche con una diferencia de un minuto respecto al pelotón y a partir de ese momento consolidó una escapada en solitario de 30 kilómetros que le llevaría hasta línea de meta. Algunos equipos intentaron atacar por detrás en bloque para darle alcance, pero no consiguieron neutralizarle. Carrascosa llegaba a la línea de meta de Molinicos con un tiempo de 1:31:30, y una ventaja de 1:22 minutos sobre el segundo clasificado.

Por detrás, llegaba un grupo de una docena de unidades que se disputó al sprint los otros dos puestos del podio, con ventaja para Javier Grau (Jiménez Ganga Primoti) sobre Mateo Barriguete (Valdemoro Cycling). El resto del pelotón llegaría muy fraccionado en pequeños grupos que se habían formado tras el paso por el último puerto de montaña, a 4 km. de meta.

Pablo Carrascosa, que había coronado en primer lugar los tres puertos, se hizo con el Premio de Montaña, mientras Abel Olivares (G.D. Llopis) se imponía en la meta volante del Cortijo de la Juliana.

Los otros dos premios especiales repetían los nombres de la contrarreloj: Marc Terrasa como cadete de primer año y Miguel Portillo como primer castellano-manchego.

En el cómputo general, con un tiempo final de 1:37:27, Pablo Carrascosa se proclamaba ganador de la tercera edición de la Vuelta a Molinicos acompañado en el podio, a más de un minuto de diferencia, por Sergio Geerlings y Marc Terrasa.

En el balance general, buenas sensaciones tras el cierre de la tercera edición de una vuelta que ha resultado espectacular tanto en su desarrollo como en organización, recibiendo felicitaciones por parte de los equipos participantes.

Desde la organización se ha querido subrayar de nuevo el agradecimiento a patrocinadores, encabezados por Tracosa, y sobre todo al voluntariado de Molinicos: “En una localidad tan pequeña, sin la colaboración de todo el pueblo, una carrera así no sale.” Como muestra de este agradecimiento, los voluntarios tuvieron un papel protagonista en la entrega de premios en la que participaron Lola Serrano, la alcaldesa de Molinicos, Teresa Moreno, organizadora de la carrera junto a Jorge Lozano, Juanmi López, presidente de Protección Civil de la localidad, y Óscar Jiménez, uno de los voluntarios del cuerpo de motos de la carrera.