DEPORTES

Viña Albali Valdepeñas. 7-2 | Gran victoria del filial para despedir el año en su feudo

ACP-FS Valdepeñas. Espadas
ACP-FS Valdepeñas. Espadas

Los de Antonio Robles afrontaron su último partido del año en casa ante el Villacañas FS. en la tarde-noche del sábado 22 de diciembre. Un hat-trick de David Espadas y los dobletes de Raúl Marín y Jonny bastaron para doblegar a un Villacañas muy luchador.

Desde el comienzo el juego estuvo muy controlado por ambos conjuntos. Fuertes en defensa, ambos equipos concedían pocas opciones al equipo contrario.

A los seis minutos un tiro inesperado desde la banda derecha de Raboso, que sorprende a propios y extraños, abre el marcador poniendo en ventaja a los visitantes.

Parece que el gol despierta el instinto depredador de los azulones  y apenas un minuto después Jonny roba un balón en mitad de la pista y de jugada personal bate al meta villacañero en un gol marca de la casa.

Las tablas en el marcador durarían apenas unos segundos. De ello se encarga Raúl Marín que aprovecha un error en la salida del balón de los rojillos y le da la vuelta al marcador.

El partido apenas tenía tregua aunque la mayoría de las acciones morían a media pista.

Los de Luis Alfonso Gómez no daban tregua a Juande pero con poco acierto de cara al gol. La réplica de los de Robles se presentaba con los mismos argumentos: presión y contragolpe.

A un minuto de final de la primera mitad, Jonny pone el marcado en el 3-1 con el que se llega al final de la primera parte.

En la reanudación los rojillos buscaron la puerta de Juande con ahínco pero fue a los cuatro minutos del comienzo de la segunda parte, en un robo de David Espadas, donde se movió el marcador.

Con el 4-1 los azulones se sintieron más cómodos sobre el tapete azul y su efectividad de cara al marco rojillo no hizo más que incrementarse.

A los treinta minutos de juego David Códoba resulta expulsado por doble amarilla y los de Robles aprovechan la superioridad para aumentar la ventaja por medio de Espadas. La asistencia fue de Ángel.

El ritmo de juego era frenético. Apenas un minuto después, David Espadas firma su particular hat-trick elevando el balón a la salida del meta villacañero dejando el parcial en 6-1.

Los de Luis Alfonso Gómez acortaron distancias mediante una falta en la frontal azulona que Escudero, en un lanzamiento magistral, convierte en el 6-2.

A tres minutos del final los rojillos salen con portero jugador para intentar reducir distancias con más corazón que acierto. El riesgo de jugar de cinco es que te roben un balón y te marquen a puerta vacía y eso fue lo que ocurrió para que Raúl Marín marcara el definitivo 7-2 con el que se cerró el partido.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad