EDUCACIÓN

El CEIP Jesús Castillo apuesta por desayunar cada día con salud y alegría

El CEIP  Jesús Castillo apuesta por la alimentación saludable, igual que muchos colegios de la ciudad. Por ello está llevando a cabo talleres sobre nutrición y alimentación saludable, para todos los niveles de Educación Infantil y Primaria, que están siendo impartidos por una madre del centro, María José García Ejido, Técnico de Salud Pública y Nutricionista.

En estos talleres se trata de plantear una opción de desayuno diferente cada día, con el fin de fomentar una alimentación variada y equilibrada, aunque no siempre se elige la mejor opción.

La mejor manera de demostrar que los niños de todas las edades escolares entienden la importancia de un desayuno sano es darles la posibilidad de expresarse. Poner en práctica la elección entre “lo bueno” y “lo malo”. Estas charlas se apoyarán en la comunicación con los niños, guiando y  explicando a los alumnos qué opciones de la alimentación les pueden perjudicar o favorecer día a día.

Los más pequeños del colegio ya pudieron divertirse y aprender con diferentes tipos de alimentos identificándolos y clasificándolos como poco o muy saludables a través de juegos y cuentos.

Además, se llevó a cabo una charla práctica para familias  con ideas originales y apostando por  alimentos lo más sanos posibles para mejorar la salud de los niños.

En la charla se planteó si realmente el desayuno es la comida más importante del día, como siempre nos han dicho. Una cuestión puesta en duda por algunos nutricionistas en los últimos años.

María José comentó que "no existe una fórmula única para comer adecuadamente, es decir, el desayuno perfecto no existe. Se trata de llevar unos buenos hábitos de alimentación".  

“La hora del desayuno marca el inicio del día y es lo que hará que nuestros niños empiecen con vitalidad y estén a tope con todas las actividades que les esperan hasta la hora de la comida. Si además ese desayuno lo hacemos saludable, nos aseguramos parte de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Si empezamos bien, ya tenemos camino hecho”, resume la Técnico de Salud Pública.

Los niños han llevado a casa unos conocimientos necesarios para poder elegir un desayuno sano adecuado a sus gustos personales. Porque a parte de la opción “clásica” -zumo envasado/leche con cola cao y unas galletas industriales- existe mucha variedad de opciones.

Basándose en la necesidad de evitar la gran carga de azúcar que pueden contener algunos de los alimentos procesados, María José García Egido planteó opciones prácticas saludables que se incluyen en el cartel adjunto.

La profesional dejó para los padres algunas claves para conseguir hábitos saludables:

– Es mejor la calidad que la cantidad

– Hacerlo atractivo y divertido: la capacidad de los niños para sorprenderse es maravillosa.

– Dar ejemplo: funciona, funciona, funciona.

– Sanear la despensa: lo que no queramos que coman no lo tengamos en casa. Si nos rodeamos de alimentos saludables es mucho más fácil llevar una buena alimentación.

– No desistir en el empeño: no te canses, vale la pena enseñarles a comer. Es un regalo que les haces para toda la vida.

– Depende de la hora a la que se levante el niño/a, podemos ofrecerle el desayuno entero o bien repartido con la media mañana.

Dentro de los alimentos aconsejados para conseguir que el desayuno sea saludable la fruta es  una recomendación asegurada,  imprescindible en nuestra alimentación desde la mañana hasta la noche.

En el grupo de los lácteos sería aconsejable optar por yogures naturales, leche o quesos de calidad, obviando productos azucarados en exceso. Otra posibilidad son las bebidas vegetales sin azúcar o los batidos de fruta hechos en casa, evitando igualmente zumos industriales o batidos de chocolate u otros productos de cacao azucarados.

Se dieron también gran cantidad de opciones de bocadillos, utilizando si es posible el pan integral, así como otras múltiples posibilidades que nunca nos hubiéramos planteado, como una porción de pizza casera, unos tomatitos cherry, una zanahoria cortada o un pincho de tortilla, entre otros.

Hay que reconocer que la alta dinámica de la vida moderna, donde nosotros, padres y madres, llevamos horarios laborales poco compatibles con la vida de nuestros hijos, nos empuja a optar por las opciones de los desayunos envasados de los supermercados. Pero a pesar de las complicaciones, deberíamos poner como máxima prioridad la salud y bienestar de nuestros hijos. Por supuesto, buscando el compromiso entre lo ideal y lo real. El premio de nuestro esfuerzo es el futuro de nuestros niños.

IMG-20191202-WA0019

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad