EDUCACIÓN

El intercambio del IES Bernardo Balbuena, toda una 'experiencia de vida' para los alumnos

IMG_0206 (Copiar)
En la foto (de izq a dcha): Eva, Pablo, Claudia, Carla, Alberto y Elisa

Como cada año, alumnos de 4º de ESO del IES Bernardo de Balbuena de Valdepeñas -en esta edición son 16- viajan del 20 al 27 de marzo a Inglaterra para compartir una semana de intercambio con alumnos del Centro Educativo Bishop Heber High School de Malpas, en el distrito de Cheshire (Gales-Inglaterra), algo que será toda una experiencia para ellos, que ya recibieron a los alumnos de ese centro aquí en nuestra ciudad en el mes de octubre de 2018.

Con la directora del IES Bernardo de Balbuena, Elisa Lozano, la profesora Eva Mª Jesús Morales y con los alumnos: Carla Felguera Romero, Pablo Jesús Delgado Rodríguez, Claudia Pérez López de la Reina y Alberto Rojo Gómez, hemos hablado sobre este viaje.

Elisa Lozano, cuenta que es un proyecto que se ha convertido en una parte muy importante del centro: “Es un proyecto muy particular por la forma en la que se hace y que aunque haya cambios en la dirección del centro, se sigue llevando a cabo. Es cierto que hay mucha inmersión lingüística, pero este es un intercambio de familia a familia y con el mismo centro desde hace más de 20 años, donde los chicos se conocen, hay una relación entre ellos. Además, la implicación del profesorado de allí y de aquí es total, y ya no es solo una experiencia académica, sino vital. Hay alumnos que hicieron los primeros intercambios y aún tienen relación con sus familias”.

Eva Mª Jesús y Francisco Mascuñana son los profesores españoles encargados de organizar este intercambio. Según Eva ya están ultimando los detalles del viaje y habrá sorpresas, además de tratar las temáticas de todo lo que van a ver, cómo la naturaleza, conocerán Manchester y Liverpool, harán deporte, conocerán historia, sociedad y harán convivencia con los alumnos del centro educativo de Malpas. También aprenderán sobre la vida Victoriana, de cómo vivía la nobleza, las mansiones de aquella época “que son patrimonio nacional y con un gran valor histórico que habla de la huella de una civilización en un entorno”, explica Eva, quién también cuenta que estos alumnos conocerán la influencia que tuvo la industrialización británica a través de la visita a Manchester y Liverpool. Irán a la fábrica donde está ambientada la película “The Mill”, de la BBC, film que ya vieron en el instituto en versión original: “Se trata de hacer un programa que sea lo más rico posible para que atienda a todo el mundo”, apunta Eva.

Muchos de los alumnos que hacen este intercambio tienen hermanos que ya lo hicieron anteriormente, y según la profesora "cuando me ven por la calle hablan conmigo de aquella experiencia que para ellos, al igual que lo será para sus hermanos, fue inolvidable".

En este intercambio, los profesores españoles aconsejan a sus alumnos que se enriquezcan hablando de todo tipo de temas con las familias, con las que pasarán mucho tiempo "porque eso enriquece mucho y nuestros alumnos tienen buen nivel para ello, que no les de vergüenza, que aprovechen el momento familia para ello".

Hablan algunos de los alumnos que realizarán el intercambio. Carla, Pablo, Claudia y Alberto, son parte de ese alumnado que el 20 de marzo viajará a Gales. La primera pregunta que les hicimos es sobre su experiencia cuando los alumnos de Malpas vinieron en octubre a Valdepeñas.

Carla. El primer día estaba nerviosa porque no sabía si iba a saber manejarme bien con una persona que no tiene mi misma cultura, ni mismo idioma, pero conforme pasaban los días me di cuenta que era una persona como yo, que habla otro idioma distinto pero me manejé bien. Lo peor fue que cuando mejor estaba con ella, se tuvo que ir. Tengo muchas ganas de volver a verla y quiero disfrutar al máximo de esa amistad y venirme con un buen recuerdo de allí, y también mantener contacto para siempre con ella y su familia.

Pablo sustituye a otro compañero que no podrá ir y que sí acogió un chico inglés en octubre, él tiene la experiencia de cuando su hermano hizo lo mismo y habla de ello: "Yo era más pequeño cuando mi hermano acogió de intercambio a una chica de Malpas. Al principio me daba vergüenza, después ya le preguntaba cosas y bueno fue una experiencia, aunque indirecta, pero buena".

Alberto. En mi caso he estado en otras inmersiones lingüísticas como el Erasmus+ o el viaje a Irlanda, al principio tu miedo es con el idioma, pero eso se termina quitando desde el momento en que hablas con ellos y te das cuenta que puedes hacerlo, te entienden y les entiendes. La relación, por ejemplo, con el chico que estuvo en mi casa es muy buena y seguirá siéndolo porque yo quiero volver a su país y que el vuelva aquí. 

Claudia. Yo también tuve una chica de intercambio y fue una experiencia inolvidable. Al principio estaba nerviosa, pero a medida que pasaban los días todos esos miedos de los que hablan mis compañeros se fueron. La pena es cuando se marcharon, lo pasamos mal.

También les preguntamos qué les parecen las actividades organizadas por los profesores y todos coinciden en que es una experiencia fascinante y que "nos va a gustar bastante, ya no solo a quienes les gusta la historia sino también a quienes no les guste". Estos alumnos explican que a sus compañeros ingleses les gustaron mucho las ciudades españolas que visitaron, pero "todos destacaban que la gastronomía les había encantado, sobre todo, el aceite y el queso".

La implicación de profesores, tanto de Valdepeñas como de Malpas es grande y ellos también están deseando que el grupo valdepeñero llegue allí para mostrarles su día a día, cultura, idioma y vivencias personales.

Desde la visita de los ingleses a Valdepeñas en el mes de octubre, estos alumnos españoles cuentan que tienen un grupo de WhatsApp donde están todos y que "los de allí están deseando que llegue el día 20 para vernos de nuevo". Lo cierto es que las despedidas son tristes y cuando los ingleses se marcharon, la tristeza y la emoción invadieron las vidas tanto de unos como de otros:  "Pero mantuvimos la esperanza porque en unos meses nos volveríamos a ver", explican los cuatro. Una experiencia de vida para estos adolescentes que de alguna manera les marca y les enseña que "a pesar de hablar distintas lenguas, son iguales, con sus mismos sueños y sus mismas inquietudes, algo que nunca olvidarán".