EDUCACIÓN

Las ratios en Castilla-La Mancha siguen incumpliendo la Ley según STE-CLM

STE-CLM ha enviado una nota de prensa en la que señala que las ratios en Castilla-La Mancha siguen incumpliendo la Ley, además este sindicato ha presentado 3.760 firmas por la Reducción de ratios y bajada de horas lectivas del profesorado.

Según STE-CLM "una vez que ha tomado posesión la nueva Consejera de Educación, Rosana Rodríguez Pérez, queremos recordar que el Gobierno nacional firmó el pasado mes de marzo la Ley 4/2019 de bajada de las ratios de primaria y secundaria, y que el anterior gobierno de García Page se comprometió a una reducción paulatina de las mismas, que finalmente no han cumplido. Por tanto, desde STE-CLM volvemos a EXIGIR QUE SE CUMPLAN ESOS COMPROMISOS Y SE REDUZCAN LAS RATIOS en los centros educativos públicos de Castilla-La Mancha que así lo necesiten".

Además, también "exigimos la disminución del horario lectivo del profesorado, para que vuelva a las 18 horas en secundaria y las 23 horas en primaria, ya que el profesorado se ve desbordado por el aumento de su jornada lectiva, algo que, unido a la ingente cantidad de tareas burocráticas que se le ha ido imponiendo en los últimos tiempos, dificulta enormemente la preparación de las clases y la elaboración y evaluación de las actividades que debe realizar el alumnado, así como la propia formación del profesorado".

Desde STE-CLM, como representantes del profesorado de nuestra región, hoy día 17 de julio "hemos registrado y hecho entrega a la nueva Consejera de Educación, de las 3.760 firmas que hemos recogido entre el profesorado de Castilla-La Mancha desde el curso pasado, tanto físicamente como a través de la plataforma online Change.org, para exigir el cumplimiento de estas medidas".

Añaden en la nota que "La educación en Castilla-La Mancha sufre una de las ratios (número de alumnos por aula y/o profesor) más elevadas del estado español. Ello, unido al aumento de la carga lectiva, la baja inversión presupuestaria en educación, la falta de apoyos en infantil y el déficit existente de profesorado en las aulas, suponen factores decisivos que deterioran la calidad de nuestro sistema educativo porque no se puede dar la adecuada atención al alumnado, así como las condiciones laborales del profesorado".

Asimismo, recuerdan que el gobierno de Cospedal aumentó las ratios en un 20 % en 2012 en nuestra región, amparándose en un Real Decreto publicado por el gobierno estatal que justificaba el aumento de ratios por la reducción de la tasa de reposición del profesorado. Dicho decreto establecía que cuando la tasa de reposición fuese inferior al 50 %, la ratio se podría ampliar en un 20%. Durante varios cursos la tasa de reposición fue inferior al 50%, pero no es así desde 2015 con lo cual la subida de ratios del 20 % desde ese momento no debería aplicarse.

Recuerdan que "a pesar de que la Administración actual ha reducido ratios en algunos niveles, nos encontramos centros, sobre todo en capitales y grandes poblaciones, con altas ratios en sus aulas. Recordamos que las ratios son un criterio fundamental a la hora de confeccionar las plantillas de los centros, por lo que no solo estamos hablando de masificación en las algunas aulas, sino de recortes de plazas de profesorado".

Consideran que "el daño más importante lo ha sufrido, sin duda, el alumnado que, debido a la sobrecarga a que se ve sometido el profesorado, no puede ser atendido con toda la dedicación que sería deseable. Este incremento de la jornada lectiva implica un aumento del número de alumnos y grupos a atender por cada docente que, unido a las ratios de alumnado elevadas que tenemos en las aulas, se traduce en una menor capacidad para dar respuesta a todas las dificultades que el alumnado presenta en su proceso de aprendizaje".

Las ratios en Castilla-La Mancha siguen incumpliendo la Ley. STE-CLM explica que "hoy 17 de julio de 2019, podemos confirmar que el gobierno de Page está incumpliendo, no solo lo que firmó en 2016 sino la Ley 4/2019 que le obliga a reducir las ratios en todas las etapas educativas.

Los agraciados por la “benevolencia” de la Administración han sido los cursos de 3º y 4º de ESO, cuyas ratios bajarán el próximo curso de 35 a 30 alumnos por aula, sin embargo las elevadas ratios de los cursos finales de primaria y de bachillerato no suponen ninguna prioridad para el nuevo equipo de gobierno en el que se estrena la nueva Consejera, Doña Rosa Ana Rodríguez.

Como llevamos todos estos años denunciando y, más concretamente este año, en el que se cumplía el plazo de reducción progresiva de las ratios planteado en el año 2016 y que en enero vimos como no había ninguna voluntad política de cumplir con lo firmado, las ratios de los cursos 4º, 5º y 6º de primaria permanecerán en 28 alumnos y las de bachillerato en 40, unas cifras incompatibles con lo que supone garantizar un sistema educativo de calidad.

A parte, esta noticia se publica a mediados de julio, fecha en la que todos los equipos directivos ya están ultimando los cálculos de grupos y cupos para el curso que viene, con lo que tendrán que volver a empezar su trabajo. Desde STE-CLM vemos que la Administración mantiene su forma “chapucera” de actuar, al igual que hiciera en 2017 con la bajada de una hora lectiva al profesorado de secundaria, a unos días del inicio del curso y con todos los horarios ya elaborados...que hubo que rehacer.

Por todo ello, desde STE-CLM exigimos a la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha la bajada de las ratios de primaria y secundaria que exige la Ley 4/2019, una adecuación generalizada de las mismas según las características de las aulas de los centros educativos y que regule la jornada laboral del profesorado para adecuarla a las condiciones existentes antes de los recortes (18 horas en secundaria y 23 horas en primaria).

Si de verdad apuestan por una educación pública de calidad, deben demostrarlo con algo más que promesas electorales. De lo contrario, seguirán siendo cómplices del daño que se le está haciendo a la Educación Pública de Castilla-La Mancha".

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad