EDUCACIÓN

Ratones verticales: ¿son la solución que estábamos esperando?

Imagen actualidadvaldepeñas (Copiar)

Como todo el mundo sabe hay algunas actividades que requieren pasar más tiempo con el ratón. Por esta razón, los diseños de estos periféricos han ido variando a lo largo del tiempo para que sean más ergonómicos y los usuarios no sufran las consecuencias de malas posturas.

Los ratones verticales son ejemplo de ello. Se suele pensar que con ellos son todo ventajas, pero, ¿realmente es así? Con motivo de la vuelta al cole, ahora es un buen momento para recordar cuáles son sus características.

¿Por qué son importantes los periféricos? La importancia de los ratones, teclados, monitores y más reside básicamente en la gran cantidad de tiempo que se trabaja con ellos. Concretamente, a la hora de ponerse frente al ordenador, el ratón adquiere un papel clave, ya que su uso es continuo.

Para utilizar estos tipos de periféricos es fundamental tener en cuenta lo que dice la normativa y determinados estudios.

Los aspectos clave para un correcto uso del ratón solo siguientes: que la mano pueda descansar completamente sobre él; que la muñeca no esté doblada; que el antebrazo se encuentre en contacto con la mesa descansando, no en el aire y tenso; mover el ratón con la mano entera y no solo los dedos; y realizar pausas pequeñas para ejercitar la muñeca y los dedos. En PcComponentes puedes encontrar una gran variedad de ratones.

¿Es el ratón vertical una buena opción para la vuelta al cole 2018?

Los ratones verticales están pensados para no forzar la posición del brazo y la muñeca al utilizar el periférico, teniendo en cuenta que la posición natural de las palmas de la mano en relación al antebrazo es que una mire a la otra. Su diseño está pensado para intentar mantener una postura lo más neutra posible. Existen de muchos modelos, y tratan de reducir la posibilidad de sufrir el síndrome del túnel carpiano y otro tipo de lesiones.

Hasta ahí la teoría, pero, ¿qué conclusiones han sacado los estudios al respecto? Paulo R.V. Quemelo y Edgar Ramos Vieira de la Universidad de Franca (Brasil) analizaron en 2013 la biomecánica del uso de uno de estos ratones con respecto a un modelo convencional, y se pudo comprobar que podía haber menos pronación de la muñeca y disminuirse su extensión, si bien para esto se necesitaba bastante entrenamiento y familiarización con el periférico.

En cambio otros estudios han señalado justo lo contrario, esto es, que utilizar estos ratones verticales puede incrementar la pronación de la muñeca y favorecer su extensión. También ha sido objeto de estudio si los ratones verticales realmente tienen alguna capacidad para evitar el síndrome del túnel carpiano, al menos en alguna medida.

Pues bien, en este sentido, lo que se ha podido constatar es que no había base alguna para recomendar un ratón vertical en mayor grado que uno normal en relación a evitar este problema, ya que la presión sobre el túnel carpiano viene a ser aproximadamente la misma en los dos tipos, y no se observa una importante prevención en la extensión de la muñeca (lo cual, en teoría, evitan los ratones verticales).

Al probar dispositivos de diferente tipo, incluyendo almohadillas, se pudo ver que, si bien al utilizar un ratón vertical se experimentaba una importante reducción de la desviación del cúbito (que es el hueso del antebrazo situado en el lado del dedo meñique), estos dispositivos ergonómicos no conseguían disminuir el síndrome del túnel carpiano. Así que no había razón alguna para recomendar, si bien tampoco desaconsejar, un ratón vertical. Se trataría en todo caso de una cuestión de gusto personal.

En conclusión, mientras esperamos la llegada de más estudios sobre este tema, de momento tan solo se puede concluir que los ratones verticales quizás sean una opción más cómoda, y que exigen algo menos en relación a la torsión del brazo. Pero no se puede decir que sean un remedio comprobado para el síndrome del túnel carpiano, que pueda prevenir esta dolencia.

Tan solo se tratarían de una opción más, quizás más cómoda, y resulta una alternativa a los ratones de siempre. Sin embargo, no hay milagro alguno, y escoger un periférico ergonómico es al final una cuestión de preferencias.

Infografía actualidadvaldepeñas