ESTAMOS EN FIESTAS

Enrique Galán (Párroco de la Asunción): “La Patrona es la causante de las fiestas y no debe perder el protagonismo, pero también caben otras programaciones”

Enrique Galán Ruedas es el párroco de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Valdepeñas, en la que lleva 4 años como tal. Llegó en fechas muy señaladas, Las Fiestas de la Patrona, en el mes de septiembre. Considera que la patrona es la causante de las fiestas pero también respeta el resto de actividades y a los que no son fieles. En advaldepeñas, hemos hablado con él sobre cómo se vive esta fiesta desde el punto de vista religioso.

¿Cómo se viven las fiestas de la Patrona en Valdepeñas desde lo religioso?

Lo que yo he palpado durante estos años es muy positivo. Tanto en la novena como en el día principal son cientos de valdepeñeros los que participan. La Hermandad de la Virgen se vuelca esos días en los diferentes actos litúrgicos (novena, procesión…) y  en dos momentos que son muy especiales: la presentación de los niños y la misa de los enfermos.

Sin embargo, siendo todo eso muy positivo, yo valoro mucho más el día a día de tantos cristianos que a lo largo del año no la dejan sola. Siempre hay alguien en la Iglesia que reza ante su imagen, que agradece lo bueno, que pide ayuda en la dificultad. La Virgen de Consolación sabe mucho de sus hijos de Valdepeñas, porque ellos se lo cuentan cada día.

¿Qué actos se han preparado para estos días y si hay alguna novedad respecto a años anteriores?

No tenemos ninguna novedad especial. Son los actos de siempre. La única novedad que introducimos cada año son los predicadores de la Novena, que este año serán tres sacerdotes hijos del pueblo: D. José Felipe Fernández, D. Tomás Ruiz Novés y D. Emilio Perona.

Al finalizar las fiestas de la Virgen siempre hacemos balance de las celebraciones, e intentamos mejorar o fortalecer, pero no vemos normalmente motivos para cambiar cosas. Distinto es si hablamos de adornos, de flores, de organización de la procesión, etc. Esas siempre son cosas que buscamos mejorar y cambiar si fuese necesario, pero son secundarias.

enrique galan 2 (Copiar)

Fiestas de la Patrona, Fiestas de la Vendimia y el Vino. ¿Por qué hemos llegado a hablar más en Valdepeñas de las fiestas del vino que de la patrona?

Yo sólo llevo aquí cuatro años y las fiestas del Vino son más que cincuentenarias. Supongo que es una inercia normal dentro de cómo nuestra sociedad ha ido caminando en los últimos años. Cada vez estamos más secularizados, especialmente la juventud. Y por otro lado, cada vez somos más plurales en todos los sentidos. Y los que tienen la responsabilidad de organizar las fiestas tienen que pensar en todos. Es verdad que la Patrona es la “causante” de las fiestas, y no debe perder el protagonismo (traicionaríamos nuestros orígenes si lo perdiese), pero también es verdad que junto a lo que se programa en su honor caben otras programaciones.

¿Crees que el sentido religioso de la fiesta se ha denostado de alguna manera?

Creo que no. Aunque haya colectivos y grupos sociales que sólo vivan las fiestas desde lo secular, pienso que lo religioso se respeta y se valora. Aparte de las celebraciones litúrgicas, el momento de la ofrenda floral, el día 7 por la tarde, es un buen ejemplo del calado que la Virgen de Consolación tiene en nuestro pueblo. Son cientos las personas que a modo individual o integrados en colectivos sociales y religiosos ofrecen su homenaje a la Virgen con sus ramos de flores. Que puede que haya gente que tenga el deseo de reducir la presencia de la Virgen en las fiestas, pudiera ser… Yo, sin embargo, veo mucho respeto. ¡Ya veremos cómo preservamos su protagonismo en los años venideros!

¿Los valdepeñeros son muy participativos en los actos religiosos?

Como en todos los sitios. En las fiestas parece que somos más. Sin embargo, estamos en la media de nuestra región en cuanto a participación en la misa dominical y en la recepción de los sacramentos. Pero en fiestas se nota más la presencia  y la participación. Habrá gente que diga que antes era distinto, que la participación era mayor, etc. Y es verdad, pero eso era antes. Vivimos en el siglo XXI y la sociedad que tenemos es esta y no la de hace cincuenta años.

¿Qué le dirías a los fieles en este sentido y al resto de personas que no participan de los actos religiosos?

A los fieles, que se mantengan en sus convicciones de fe y las muestren sin ningún temor. Que estos días en los que la imagen de la Patrona la vamos a tener más cerca aprovechen para mostrarle su cariño y presentarle sus peticiones.

Y a los que no son creyentes o prefieren vivir las fiestas al margen de la dimensión religiosa, que aprovechen estos días para fortalecer  el trato con la familia y los amigos, la sana diversión, el buen talante… Todos esos valores que son profundamente humanos y que especialmente en las fiestas debemos vivir.