GASTRONOMÍA

Sánchez Elola: "Este año alcanzaremos los 8 ó 9 millones de kilos de aceituna, con lo que se duplica lo recogido la pasada campaña"

La cooperativa olivarera de Valdepeñas (Colival) está inmersa en la campaña de aceituna. Una campaña que promete ser una de las mejores de los últimos años, tanto en calidad como en cantidad, ya que se alcanzarán los 9 millones de kilos, duplicando así lo recogido el año pasado. Es lo que nos ha contado su presidente, José Antonio Sánchez Elola, en esta entrevista, donde también habla de la importante ampliación de las instalaciones de Colival que han doblado su capacidad.

colival presi

¿Cómo se prevé la campaña de aceituna de este año? ¿Cómo se está desarrollando?

Pensábamos que iba a ser abundante en cantidad pero al final hemos tenido unas heladas tan grandes, y las seguimos teniendo, que la cantidad se va a mermar en un 20 ó 30%. Así que calculamos que al final se quedará en torno a 8 ó 9 millones de kilos en vez de 10, que era lo previsto en un principio.

¿Es más que el año pasado?

Sí, prácticamente se duplica la cantidad. El año pasado fue una de las campañas más cortas, con 3 millones de kilos, y este año lo duplicaremos con creces. La verdad es que ha sido un año fenomenal, un año extraordinario tanto en cantidad como en calidad. Lo único que hay que lamentar es que no contábamos con que en el mes de noviembre iban a producirse las heladas tan grandes que se están dando este año.

¿Cuándo finalizará la campaña?

Empezamos el día 8 de noviembre con la arbequina, que es la variedad más temprana, y está previsto que la campaña acabe a últimos de enero o principios de febrero. Se está cogiendo muy rápido debido a que está prácticamente mecanizada la recogida por completo por lo que lo que está ocurriendo es que está entrando mucha cantidad en muy poco tiempo. Por ejemplo, hoy han entrado 240.000 kilos.

Está pasando entonces algo parecido con lo que ocurrió en la campaña de vendimia de este año, con el doble de producción y recogiéndose muy rápido...

Sí, se repite la historia de la vendimia, incluso en calidad. Lo que hay que pedir es que no llueva porque si llueve la aceituna se pudre ya que los hielos la dejan muy blanda y la aceituna nos está llegando casi sin agua, lo que trae es aceite. Por eso, ocurre como con la uva, la gente la está recogiendo muy deprisa para evitar que el fruto se pudra en caso de que lloviera en las próximas semanas.

¿Puede haber problemas de capacidad como ocurriera con la vendimia en las bodegas?

No, porque hemos acabado ahora la primera fase de la ampliación de las instalaciones de la cooperativa, que contaba con 1 millón de kilos de capacidad. Con la nueva ampliación hemos añadido cinco depósitos nuevos, de 200.000 kilos de capacidad cada uno, por lo que ahora hemos doblado la capacidad y contamos con 2 millones de kilos de capacidad.

Se cumple ahora un año desde que entraste como presidente en Colival. ¿Cuál es el balance?

El pasado día 9 de diciembre hicimos, precisamente, una junta general para presentar el balance de todo el año y la verdad es que, hablando en mi nombre y en el de mi junta directiva, la gestión ha sido muy buena porque hemos vendido producto muy bien, teniendo en cuenta tal y como está el mercado del aceite. Pensábamos que los precios iban a ser caros pero ocurrió al revés. Comenzó el año con 3 euros y se ha quedado en 2,11 euros. Tuvimos la suerte de vender una gran partida a 3 euros y eso ha hecho que la liquidación de los agricultores por kilo de aceituna haya sido muy buena.

Ahora, además, estamos inmersos en la primera fase de la ampliación de las instalaciones y luego vendrá la segunda fase. Por eso, estoy contento en ese sentido, porque la gente apuesta por la cooperativa, seguimos manteniendo el número de socios, 753, y la genta está animada y nos apoya en las inversiones y en las decisiones que tomamos.  Además, las ventas en Valdepeñas y comarca y a nivel nacional se han incrementado en un 20 ó 30% y estamos contentos. 

¿También exportáis fuera de España?

La exportación es mínima, a sitios puntuales por pedidos de clientes específicos, como a China o Nueva Zelanda, pero la mayor parte se la lleva Italia.

¿Cuál es la importancia de las cooperativas en los tiempos que corren?

Las cooperativas son primordiales porque uno solo puede vender su producto mejor o peor pero cuando estás avalado por 700 socios es sinónimo de garantía para hacer cualquier operación. Incluso los bancos siguen viniendo a nosotros. Las cooperativas son importantes y necesarias y la verdad es que nosotros seguimos creciendo en número de socios. 

La gente espera como agua de mayo la campaña de aceituna, al igual que ocurre con la de vendimia, para poder trabajar y salir un tiempo del paro. ¿El campo vive un poco ajeno a la crisis?

El campo está siendo el que está salvando la situación económica de muchas familias. Está creando mano de obra, que es temporal, pero si sumamos la vendimia, la aceituna, la poda, la época de sulfatar, etc, hablamos de muchos meses enlazados. Si no existiera el campo, tendríamos un problema mucho mayor. Ahora mismo se están dando muchos jornales con la aceituna y hay muchas cuadrillas. Es verdad que al sector primario no se le ha dado hasta ahora la importancia que tenía pero se está viendo que gente que estaba antes trabajando en la construcción está volviendo al campo para trabajar y también muchos otros están haciendo nuevas plantaciones. El campo es un balón de oxígeno en tiempos difíciles.

Se están llevando a cabo campañas muy fuertes a nivel nacional de promoción del aceite de oliva. ¿Qué opinas al respecto?

Todo lo que sea consumir un producto natural, sin adulterar, y que además según informes médicos es positivo para nuestro organismo, pues bienvenido sea. En España se conoce más, no así en países como Estados Unidos, China o Japón pero es un producto saludable, sano, y no es caro porque da de sí, se puede volver a reutilizar si se sabe usar correctamente en la cocina. Además, el próximo año se va a lanzar una campaña importante de acuerdo a la nueva ley para fomentar en restauración el uso de aceite con aceiteras no rellenables para que no se puedan rellenar con aceite de otro tipo que no sea aceite de oliva virgen extra. En el caso de Colival, ya hemos puesto en el mercado nuestras aceiteras para uso individual o de restaurantes para evitar fraudes de ese tipo y garantizar que están rellenadas con aceite de oliva virgen extra.