GASTRONOMÍA

LA ENCOMIENDA. Gregorio López de Lerma: “Nuestro principal objetivo es que el consumidor nos identifique como un producto singular con identidad propia bien definida”

La Encomienda es una empresa vitivinícola que nació en Valdepeñas en 2015, aunque el sueño de crearla, de sus dueños, Gregorio y José López de Lerma y José Luis del Olmo, comenzó en 2011. Hoy, y tras darse a conocer en Valdepeñas, provincia y región, sus vinos, son de los más demandados. En advaldepeñas, hemos entrevistado a uno de sus propietarios, Gregorio López de Lerma.

IMG_6689 (Copiar)
Gregorio en la presentación de Orissón en el Yacimiento Íbero del Cerro de las Cabezas (Valdepeñas)

Oretano y Orissón, son vinos muy característicos, con historia, de autor, minerales, que nacen de una tierra situada en un enclave unico, las inmediaciones del Cerro de las Cabezas y como homenaje a aquellos primeros pobladores que hicieron que la tierra, de la que nacen estos vinos, fuera fructífera.

La Encomienda es un sueño hecho realidad como bien decís vosotros, pero ¿Qué aporta de nuevo y diferente al mundo del vino y la gastronomía manchega?

Estos vinos aportan un concepto y modelo de viticultura diferente en esta zona con gran trayectoria vitivinícola. Para nosotros lo más importante es el viñedo, el suelo, el entorno y nuestra mano de viticultor que vive en armonía con la naturaleza, donde buscamos que cada varietal desarrolle y exprese su máximo potencial enológico. Sin duda esto nos garantiza un producto singular, complejo, lleno de matices, pero a la vez sencillo, capaz de satisfacer los más exigentes paladares.

LA ENCOMIENDA 1LA ENCIMIENDA 2LA ENCOMIENDA 6

¿Cómo son vuestros vinos y háblame de las marcas que tenéis?

Nuestros productos son diferentes, tienen "identidad propia" y reflejan el suelo, la baja producción y el bosque mediterráneo que flanquea la parcela donde se encuentran enclavadas las vides. Ese sabor a terruño, su  mineralidad, con  toques de cacao, licor de cerezas lo aporta la roca volcánica de cuarzo y granito, la plantas aromáticas de ese sotobosque  y por supuesto las cuatro castas con las que están elaborados Tempranillo, Merlot Syrah y Cabernet Franc.

Las marcas son un homenaje a nuestra historia, nuestra cultura y nuestros orígenes como oretanos, con un componente emocional profundo y un compromiso absoluto con nuestra historia, pues la marca Orissón revertirá anualmente parte de los ingresos que genere al yacimiento Ibero del Cerro de Las Cabezas, para su mantenimiento, conservación y desarrollo. No en vano el lema de esta marca es “El vino que cuenta la historia de un Pueblo”

IMG_5366 (Copiar)

¿Cómo vendéis vuestros vinos y donde, y si habéis tenido la oportunidad de exportar ya?

Puedo decir que hasta la fecha estamos centrando nuestros esfuerzos a nivel provincial y regional posicionando el producto exclusivamente en el canal de hostelería, restauración y tiendas especializadas, si bien es cierto que estamos empezando a hacer algunos escarceos en la zona norte del país y  el Levante.

Nuestro principal objetivo es el posicionamiento y la consolidación de las marcas actuales, que el consumidor nos identifique como un producto singular, con identidad propia bien definida, teniendo en cuenta que es un proyecto que acaba de dar sus primeros pasos,  que la producción es limitada, que hasta el año 2018 no habrá y saldrán al mercado los nuevos vinos Orissón y Oretano,  el mercado exterior lo miramos sin  prisa  y con cautela pero indudablemente daremos el salto a la exportación.

Conocemos  las exigencias del consumidor cada día mejor formado, que busca productos auténticos y naturales. Tratamos de llevarle el vino de las manos que lo trabajan en la tierra  a su  copa.

¿Se están haciendo bien las cosas entorno al vino respecto al consumidor y que éste lo conozca y lo beba?

En este apartado tengo que reconocer que las medidas acometidas no han reportado resultados satisfactorios, en tres-cuatro décadas hemos pasado de tener un consumo “per cápita” de 60 litros habitante y año a apenas 12, según datos del último estudio. Si bien es cierto que algunas de las medidas adoptas por la anterior ministra de Sanidad de intentar catalogar el vino como bebida alcohólica y no como alimento nos han hecho mucho daño, unido con las desafortunadas campañas televisivas de la DGT.

Amén de lo expuesto anteriormente necesitamos organizar y estructurar el sector y dotarlo con recursos económicos para revertir esta tendencia, al igual que están haciendo otros competidores con otras bebidas que contienen alcohol y realizan grandes campañas mediáticas cubriendo y patrocinando grandes eventos a nivel mundial "véase, por ejemplo, la Eurocopa de fútbol".

A decir verdad siento cierta envidia, cada vez que veo un film "sobre todo  americano" y  observo como el vino aparece de forma sistemática en muchas de sus películas para celebrar, disfrutar, discutir o tan solo relajarse. ¡Aparece una copa de vino en la mano del actor-actriz!

En mi opinión se están empezando a dar los pasos en la dirección correcta creando a nivel nacional la Interprofesional del vino.

¿Qué supone el vino para nuestra región?

Tanto la vid como el vino, forman parte de nuestra tradición, dieta cultura, e historia, es  uno  de los pilares económicos más importantes de la región, moldea nuestro paisaje de clima semidesértico, fijan población en nuestro entorno rural. Contribuyen a frenar la desertificación y el cambio climático secuestrando gran parte del CO2 que emite la sociedad actual, convirtiéndolo en alimentos y madera.

Poseemos  la mayor concentración mundial de viñedo con 650.000 hectáreas cultivadas de gran diversidad, lo que da un potencial económico descomunal.

El rigor de nuestro clima, junto con baja pluviometría anual, hace que en la mayoría de las campañas nuestros productos sean prácticamente ecológicos, comparándolos con los de otras zonas o regiones vitivinícolas.

No en vano desde fuera se nos empieza a denominar "el despertar del gran coloso" que tiene el potencial de liderar en un futuro, no lejano, el comercio del vino a nivel mundial.

¿Y para la dieta mediterránea y la salud de quienes lo consumen?

Por todos es conocidos las bondades para la salud de la dieta mediterránea, donde uno de los productos estrella es el vino. Existen multitud de estudios científicos que  demuestran que la ingesta moderada de vino, sobre todo acompañando a las comidas, aportan grandísimos beneficios para nuestra salud, previniendo las temidas enfermedades cardiovasculares, ralentizando el envejecimiento celular y reforzando en general nuestro sistema inmunológico.

De ahí la sabiduría popular y nuestro rico refranero que recogen lo aprendido durante generaciones por nuestros ancestros: "bebe vino y come jamón y no padecerás del corazón."

Castilla-La Mancha es el mayor viñedo del mundo ¿Cómo veis el sector desde vuestra perspectiva?

Durante las dos últimas décadas se ha producido una reconversión y restructuración varietal  a gran escala, provocando que a día de hoy seamos una de las zonas vitivinícolas más competitivas a nivel mundial, teniendo uno de los ratios calidad-precio más  atractivos  del mercado global. Todo esto nos proporciona un tremendo potencial de desarrollo, para liderar el mercado en el medio plazo.

Tan solo nos falta creer en nosotros mismos, organizar y vertebrar el sector, que ya ha dado muestras de dinamismo y capacidad de adaptación.

Desde la Encomienda, C.B, tenemos el firme propósito de elaborar los mejores vinos que se hagan en esta zona de producción y tenemos la absoluta convicción de que “Lo mejor está por llegar.”

IMG_5364 (Copiar)

Los vinos de La Encomienda pueden adquirirse a través de la tienda online www.vinoslaencomienda.com