LEJOS DEL KM 200

Diego Gutiérrez Morales: “En Valdepeñas está mi casa, siempre volveré, aunque esté lejos”

Diego Gutiérrez Morales decidió abandonar Valdepeñas este verano en busca de un trabajo para poder costearse sus estudios universitarios. Esta decisión le llevo a Londres donde encontró un trabajo como ayudante de cocina en un restaurante de Camden. En advaldepeñas hemos hablado con él sobre su experiencia lejos del Km 200.

Diego Gutiérrez Morales  (4)
Diego Gutiérrez Morales

¿Qué te llevó a dejar de vivir en Valdepeñas?

Quería ahorrar dinero en verano para sufragar gastos del próximo curso universitario y me decidí por ir a trabajar fuera. Sería más fácil encontrar trabajo que en España, ganaría algo más de dinero y además me llevaría la experiencia.

¿En qué ciudad resides actualmente y por qué la elegiste?

Estoy viviendo en Londres. Un buen amigo que estudia aquí me ofreció su casa para alojarme durante mi estancia y fue la clave final para decantarme por Londres y no otra ciudad de las que también barajé, como Oxford o Liverpool.

¿Crees que fue una buena elección?

Desde luego que sí. Aunque a veces la meteorología me irrita (personalmente, odio la lluvia), y el ritmo de vida en esta ciudad puede llegar a ser muy estresante, el balance general al final es positivo. Si te aburres aquí, es porque quieres. La ciudad es tan inmensa que nunca acabarás de conocerla, por lo que siempre estarás descubriendo cosas nuevas en ella.

¿A qué te dedicas en tu nuevo lugar de residencia?

Trabajo como ayudante de cocina en un restaurante en Camden. Menos cocinar propiamente dicho, hago cualquier tarea necesaria para que la cocina funcione correctamente, desde la limpieza hasta la preparación de algunos platos, pasando por la organización de pedidos, etiquetados, etc.

¿Qué tal te manejas con el idioma?

Ahora mejor que hace dos meses (risas). Cuando llegué, el pánico escénico se apoderaba de mí a la hora de lanzarme a hablar y además me costaba entender a la gente, por lo general. Pero en pocos días te vas soltando. Aunque yo no me lo aplico mucho, se trata de no ser vergonzoso y lanzarse a hablar, aunque cometas fallos. Con el tiempo, la práctica del día a día y con algo de estudio en casa se va mejorando.

¿Son muy diferentes los ciudadanos de allí a los españoles?

La diferencia principal de los ciudadanos aquí es que son originarios de muchísimos sitios distintos, hay mucho más multiculturalismo que en España. Simplemente en el trayecto diario en bus al trabajo, siempre encuentras muchísimas etnias distintas y escuchas otros tantos idiomas diferentes. En el trabajo, por ejemplo, además de ingleses, tengo compañeros italianos, polacos y sierraleoneses. Creo que su multiculturalismo es, a nivel general, una de las mejores cosas de Londres.

¿Cuál es tu rincón preferido de la ciudad?

Lo descubrí no hace mucho y sin duda se convirtió en mi rincón favorito: el Kyoto Garden, en Holland Park. Es un precioso jardín de estilo japonés, orientado al retiro y la espiritualidad, a la calma. Es un remanso de paz que te hace olvidar que ahí fuera está la vorágine cosmopolita que es Londres, y es perfecto para sentarte en uno de sus bancos a leer.

¿Qué es lo que más echas de menos de Valdepeñas?

Respuesta poco original aquí… Sin duda, lo que más echo uno de menos es estar con los amigos y la familia, mi casa. También el cielo azul y despejado la mayoría de días. Y si echo de menos la gastronomía española, es porque yo no sé cocinar más allá de una tortilla de patatas. Pero los platos de mi abuela y de mi madre no están al alcance de nadie más, y ya los voy echando en falta.

¿Tienes la intención de volver algún día a Valdepeñas?

De momento, cuando acabe mi experiencia aquí volveré a España a seguir con los estudios. Ni a nivel académico, profesional ni personal veo mi futuro establecido en Valdepeñas, pero en Valdepeñas está mi casa, siempre volveré, aunque esté lejos.

¿Qué piensa tu familia de tenerte tan lejos? Imagino que es muy complicado que vengas de visita o que vayan ellos a visitarte allí.

Imagino que quien más, quien menos, alguien habrá en toda la familia que me eche de menos, o eso creo. Aunque la distancia no es mucha, y los vuelos a veces son baratos, la dificultad de ir y/o venir radica en la disponibilidad de cada uno.

Sobre el hecho de haber venido aquí, mis padres estuvieron en todo momento de acuerdo y contentos de que tomase la iniciativa.

Por último, ¿por qué crees que cada vez más jóvenes deciden irse al extranjero?

No podría establecer un orden de prioridades, porque eso es muy personal, pero básicamente por las razones siguientes: por un lado, la falta de empleo en España (o, al menos, empleo digno). A esto se le une la desesperanza, ver el futuro gris (cuando no negro) y querer o necesitar buscar algo mejor. Por otro, el espíritu joven que te hace querer viajar, salir fuera a conocer mundo y enriquecerte como persona. Y por último, el hecho de que hoy en día volar es relativamente asequible para la mayoría y eso ayuda bastante a dar el paso definitivo. Lo del idioma también es buena excusa.

Diego Gutiérrez Morales  (9)Diego Gutiérrez Morales  (8)Diego Gutiérrez Morales  (2)Diego Gutiérrez Morales  (1)Diego Gutiérrez Morales  (7)

Diego Gutiérrez Morales  (6)Diego Gutiérrez Morales  (5)Diego Gutiérrez Morales  (3)