MODA Y SALUD

Una joven madre de Valdepeñas denuncia un posible caso de "negligencia" cometido en el Hospital Gutiérrez Ortega durante el parto

Una joven madre de Valdepeñas, María Nieves Muñoz, ha denunciado un posible caso de "negligencia" cometido en el Hospital Gutiérrez Ortega de la localidad durante el parto de su tercer hijo, Enrique, lo que le ha provocado al bebé, según ella, "parálisis braquial obstetricia" (PBO). Se trata de un caso que la familia ha puesto en manos de un abogado de Madrid y que ya ha sido denunciado en el juzgado.

261114 va-bebe negligencia 2

Según ha explicado la joven a advaldepeñas, ha querido dar a conocer el caso a la opinión pública "para que se sepa que estos casos existen y para que los profesionales del hospital sean conscientes de que estamos en sus manos". Además, ha exigido el derecho de todas las madres a decidir cómo quieren que sea el parto. "Que a las madres nos dejen elegir cómo queremos dar a luz", señala.

Y es que todo comenzó una semana antes del nacimiento de Enrique, cuando María Nieves,  según nos cuenta, fue al Hospital porque pensaba que había roto la bolsa pero allí se lo negaron. Dos días antes de dar a luz repitió la operación y, tras hacerle una prueba, constataron que la bolsa estaba rota. Fue en ese momento cuando la ingresaron para el alumbramiento, firmó la autorización para que le provocaran el parto y  le inyectaron oxitocina para dilatar.

Ingresó pasada la una del mediodía pero, una vez en el paritorio, el tiempo transcurría y María Nieves no dilataba. Fue a las 2:00 horas de la madrugada cuando empezó a dilatar pero muy poco. Tanto la joven como su marido, preocupados y alertados porque en un parto anterior también hubo complicaciones al no dilatar, insistieron, tanto al ginecólogo como a la matrona que la atendían, que le practicaran una cesárea.

Sin embargo, según María Nieves, el ginecólogo que la atendió insistió en el parto natural. "Le decían a mi marido que es que estaba nervioso y que se tranquilizara y que sería una pena que después de dos partos naturales, el tercero fuera por cesárea", afirma la joven.

A las 5:30 horas de la madrugada decidieron cambiar a la paciente de paritorio, según cuenta María Nieves, quien afirma que en ese momento dejaron de monitorizarla. "Además, después he sabido que ya el niño tenía bradicardias porque el cordón umbilical lo tenía enrollado en el cuello y salió con la señal; pero ellos no me dijeron en ese momento nada de las bradicardias, lo he sabido después porque me lo ha dicho mi abogado", declara la joven.

Igualmente, María Nieves asegura que ambos facultativos "se subían encima de mí para provocar el parto e incluso llegaban a ahogarme" y a las 6:50 horas la joven se negó a seguir empujando "porque ya no podía más, sólo les pedía que me hicieran una cesárea y me lo sacaran ya". Fue entonces cuando, según María Nieves, se pusieron a mirar cómo podían utilizar las ventosas para sacar al bebé. "Llamaron también al pediatra, quien estuvo presente en el momento de la expulsión, porque notarían que había problemas y tenían un helicóptero preparado por si acaso", explica la joven.

Finalmente, y después de 14 horas intentando el parto natural, el niño nació a las 7:20 horas del 28 de julio. Al nacer, el bebé presentaba la cabeza azul. Y lo más grave es que María Nieves asegura que los facultativos "no se preocuparon por colocar bien los hombros del niño en el momento de sacarlo". Esa maniobra es lo que, según la joven madre, le ha provocado al niño una parálisis braquial obstetricia (PBO), ya que dos de los nervios más importantes del brazo derecho los tiene arrancados de la médula ósea. 

Después de nacer, le hicieron las pruebas que les hacen a todos los recién nacidos, y fue cuando se dieron cuenta, según María Nieves, de que el brazo derecho no lo podía levantar. "Después de hacerle radiografías no sabían lo que le pasaba, y al mes de nacer le hicieron una prueba donde detectaron que los nervios estaban dañados", señala.

Por ello, a los tres meses el bebé ha sido operado el día 13 de octubre en el Hospital La Paz, de Madrid, donde se le ha practicado un injerto para conseguir la rotación del hombro. Y cuando pasen siete u ocho meses, el niño volverá a ser intervenido, aunque no hay garantías de que pueda recuperar movimiento. Pero María Nieves quiere dejar claro que "nosotros nos hemos movido por nuestra cuenta porque en el hospital de Valdepeñas me decían que estuviera tranquila porque igual con la rehabilitación recuperaba el movimiento en el brazo, pero nos informamos y el tiempo corría en nuestra contra y por eso nos pusimos en contacto con un especialista de Madrid, en su consulta privada, que nos recomendó que le operaran por la Seguridad Social porque la operación costaba unos 14.000 euros por la vía privada".

Así las cosas, la familia ha decidido poner el tema en manos de un abogado de Madrid, por lo que han pedido toda la documentación necesaria sobre el historial clínico del bebé en el Hospital de Valdepeñas, "donde nos han puesto impedimentos para facilitárnosla. Sólo me dieron una hoja al principio y ya después fue cuando me dieron toda la documentación, aunque según el abogado, todavía falta", según María Nieves. Una de las cosas que no tienen es el resultado de la prueba del PH del cordón umbilical, según la joven, quien señala que en el hospital le han asegurado que en este centro sanitario no se practica esa prueba, algo que el abogado dice que es "imposible".