OCIO

Alrededor de 400 personas disfrutaron de la III Muestra de Folklore Tradicional “Bailes del Candilillo”

Anoche la Plaza de la Constitución de Valdepeñas acogía la III Muestra de Folklore Tradicional “Bailes del Candilillo” organizada por la Asociación de Folklore Raigambre. Alrededor de 400 personas disfrutaron anoche del baile, del canto y de las indumentarias de la Asociación Etnográfica ‘La Morana’ de Zamora, del Grupo Folclórico ‘Saavedra Fajardo’ de la Sociedad Cultural ‘Peña Huertana La Esparteña’ de Aljezares (Murcia) y de la Asociación de Folklore ‘Raigrambre’.

Folclórico ‘Saavedra Fajardo’ de la Sociedad Cultural ‘Peña Huertana La Esparteña’
Folclórico ‘Saavedra Fajardo’ de la Sociedad Cultural ‘Peña Huertana La Esparteña’

El Grupo Folclórico ‘Saavedra Fajardo’ de la Sociedad Cultural ‘Peña Huertana La Esparteña’ de Aljezares (Murcia), grupo dedicado al fomento del folklore murciano y de las costumbres y tradiciones de la huerta de Murcia, fue el encargado de abrir el acto. Durante su actuación, el público allí presente pudo disfrutar, entre otras cosas, de la primera y la tercera malagueña del tío Blanes, maestro bolero que enseñaba a la gente las malagueñas, las jotas o las mazurcas.

Tras su actuación, el relevo lo tomaba la Asociación Etnográfica ‘La Morana’ de Zamora, grupo especializado en el baile tradicional zamorano, la danza ritual, la pandereta, el pandero y las castañuelas.

El último grupo en actuar fue el de la Asociación de Folklore ‘Raigambre’ que este año ha centrado su actuación en el Campo de Montiel. Raigrambre deleitó al público con una malagueña recopilada en Membrilla, con la jota de Fuentalla, con un fandanguillo del Campo de Montiel y con la jota de Montiel.  Una noche en la que, en palabras de su presidente, Luis Miguel Ferrero, “venimos a demostrar nuestro trabajo a lo largo del año”.

III premio “Bailes del Candilillo”.

El Valdepeñero Francisco Fernández recibía anoche el Premio “Bailes del Candilillo” en reconocimiento a su labor dentro del mundo de la cultura y el folklore, algo que suponía todo un orgullo para él. “Me he sentido muy orgulloso porque, primero, se hayan acordado de mí y, segundo, porque se reconoce mi pequeña trayectoria en investigación local y mi faceta de autor teatral”, declaró.

Además, este año el homenaje se extendía a su familia por su participación en folklore valdepeñero. “Que se acuerden de mi familia para mí es muy grande y emotivo porque mi abuela fue la que enseñó la jota de Valdepeñas y gracias a ella se creó una escuela que ha transmitido durante generaciones el folklore hasta nuestros días”, añadió Fernández.