OCIO

La evolución de las apuestas

Por definición, los juegos de apuestas suponen arriesgar una cantidad concreta de dinero o bienes materiales con la creencia de que un juego o un deporte, por ejemplo, tendrá un resultado beneficioso para aquel que apuesta. Asimismo, el flujo de dinero que se mueve en esta industria permite la evolución constante y la mejora de sus características, lo que siempre atrae a más jugadores.

El origen de las apuestas se remonta a la Antigüedad, pasando por los griegos y los romanos, hasta día de hoy. Su evolución ha sido constante y las modalidades son muy variadas actualmente. En el caso de España, la Lotería Nacional fue una de las primeras en ser introducidas. Desde entonces, las posibilidades han ido aumentando hasta el presente. La llegada de la democracia permitió la legalización de los juegos de azar en 1977 y, uno años después, la llegada de máquinas tragamonedas y juegos similares que ganaron gran popularidad. Sin embargo, este tipo de entretenimiento no estaba aún regulado en el marco legal y se tuvo que crear una ley de regulación del juego que permitiera a todos poder disfrutar de este.

A pesar de que las apuestas online llegaron a todos los hogares en 2006, en el caso de España, se le dio la bienvenida un tiempo después, concretamente en 2011, cuando se reguló la nueva modalidad de esta industria. Actualmente, los jugadores españoles parecen haberse decantado por las plataformas online. Entre estas, se pueden encontrar casinos online que ofrecen juegos como la máquina tragamonedas con temáticas inspiradas en populares series y películas. También pueden disfrutar de una partida de póker, ruleta o de baccarat.

Incluso teniendo en cuenta que la legalización y evolución de las apuestas en España llegaron con retraso, es una industria que gana cada vez más fuerza y que está transformando a la sociedad y a los negocios. Actualmente se mueven más de 35.000 millones de euros. Este resultado se debe, en parte, a la llegada en masa de empresas digitales de apuestas online gracias a que solo requieren una licencia para establecerse a nivel nacional.

Las apuestas, ya sean presenciales u online, “acaban” de abrirse camino en España y vienen pisando fuerte. Las nuevas regulaciones permiten un establecimiento más rápido y sencillo para las empresas online de esta industria y las grandes compañías llegan con mucha fuerza al país. Los españoles, por su parte, parecen receptivos a estas innovaciones y las transformaciones de los negocios y la sociedad son prueba de ello. Habiendo obtenido tales resultados en tan poco tiempo, España parece ser un país de oportunidades para la industria de las apuestas.