OCIO

EL SACERDOTE. Rubén Villalta: “El acento al hacer la Comunión hay que ponerlo en lo fundamental, que es recibir a Jesús, eso es lo principal, la celebración es lo secundario”.

En advaldepeñas hemos hablado con Rubén Villalta Martín de la Leona, el párroco de la Iglesia del Lucero (Nuestra Señora de la Paz y San Juan Bautista), a cerca del auténtico significado de hacer la Primera Comunión, el religioso.  Villalta nos ha explicado cómo se prepara a los niños y niñas durante la Catequesis y nos ha dado su punto de vista de cómo ve, desde dentro, todo el marco social que rodea a la Primera Comunión.

Ruben Villalta, párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz y San Juan Bautista de Valdepeñas
Ruben Villalta, párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz y San Juan Bautista de Valdepeñas

¿Qué es la Primera Comunión?

Es la primera vez que un cristiano participa en la Eucaristía completamente, ya que uno también participa si va a Misa y no comulga. En nuestra sociedad, hacer la Comunión es algo que muchas veces se ve como una meta, como si el chico ha estado yendo a catequesis, preparándose para la Primera Comunión, ya la ha hecho y ya está. Pero en realidad es justamente lo contrario. La Primera Comunión es un comienzo, porque hasta ese momento, el niño ha estado preparándose para poder participar en la Eucaristía completamente y poder comulgar el cuerpo de Cristo muchas más veces.

¿Qué se necesita para recibir la Primera Comunión?

Saber lo que se está haciendo. Un niño sabe en la medida que tiene capacidad para conocer, pero lo que hace falta es haberse preparado para saber qué es lo que está recibiendo. También es necesario antes de comulgar por primera vez, confesar por primera vez. Los niños en todas las parroquias han confesado en Cuaresma y ahora volverán a confesar antes de hacer la Comunión.

Además, tienen su preparación de Catequesis, de tres años, donde se les explica lo que van a hacer y se les enseña a rezar. En la Catequesis se les explican las cuestiones fundamentales de la fe.

¿Ha cambiado la forma de preparar a los niños para recibir la Comunión?

La Catequesis está en continuo cambio, va adecuándose al paso del tiempo. En Valdepeñas está cambiando justo ahora, porque la Diócesis había pueblos en los que la Comunión se hacía en 3º de Primaria y otros pueblos que la hacían en 4º. Entonces, para que no hubiese diferencias de unos pueblos a otros, muchas parroquias pidieron que hubiese unidad y todos nos hemos adaptado a los que la hacían en 4º. Valdepeñas era uno de los pueblos donde todavía se hacía en 3º de Primaria, pero este será el último año. El que viene no habrá comuniones y en 2018 la harán los niños y niñas de 4º de Primaria.

¿Tiene alguna ventaja?

Los pueblos que lo tienen en 4º dicen que los niños están más preparados y la Catequesis se puede dar mejor. Pero el propósito es que haya unidad en todos los sitios.

¿Para qué sirve hacer la Primera Comunión desde el punto de vista cristiano?

Para que uno sea plenamente cristiano necesita hacer la Comunión, porque es Jesucristo mismo. Los cristianos cuando comulgamos, comulgamos el cuerpo de Cristo. En realidad es el centro de la fe, porque ahí está él de verdad. Comulgar el cuerpo de Cristo supone unirse a él.

¿Cómo conseguir que hacer la Comunión no sea un mero acto social?

Es algo muy complicado. Entiendo que tiene que haber celebración, que tiene que haber regalos, que tiene que haber una comida en la familia… eso me parece que es bueno, porque cuando algo es importante se celebra. El problema está en si al final dejamos la Comunión sólo en eso. Al final lo más importante es la celebración, pero no lo que se celebra.

Como hacerlo… supongo que explicando mucho la importancia de lo que se celebra, haciendo ver el valor de recibir a Jesús. Cuando uno se da cuenta de eso, lo pone en el centro y lo otro, en un lugar secundario. Es verdad que a veces se vive mal, porque nuestra sociedad da lugar a quedarnos solamente en el consumo, por eso hay que insistir mucho en que lo fundamental es recibir a Jesús. Por eso, el acento al hacer la Comunión hay que ponerlo en lo fundamental, que es recibir a Jesús, eso es lo principal, la celebración es lo secundario. Los padres deberían insistir a sus hijos en esto y caer en la cuenta de que es realmente lo importante.

¿Y se ha notado en los últimos años que para muchos niños, la Primera Comunión es también la última o es algo que ha existido siempre?

Yo no llevo mucho tiempo de cura, pero siempre me ha pasado. Hay chavales que no, que después de hacer la Comunión siguen, porque su familia sigue yendo a la parroquia. Pero ocurre una cosa: cuando los chicos están en el año de hacer la Comunión o incluso cuando ya la han hecho, siguen animados a seguir en las parroquias participando, pero luego se van enfriando y como ya no se les insiste tanto desde casa, aunque estén animados, lo acaban dejando. Es verdad que hay bastantes niños que siguen en la parroquia, pero muchos otros se enfrían y van dejando de acudir a Misa todos los domingos. Si a un niño no le insistes en que vaya al colegio, por mucho que sea bueno, dejará de ir. Pues con esto pasa algo así.

¿Qué les dirías a los padres que apuestan porque sus hijos no hagan la Comunión ni sean bautizados hasta que ellos sean los que puedan elegir si hacerla o no?

Cuando un padre deja a su hijo que libremente elija, lo primero que el hijo ve es que el padre no le da importancia a ser cristiano, porque sino, invitaría a su hijo a serlo. Yo creo que a los chicos hay que educarlos en la fe, y hay que abrirles un ámbito esencial de la vida que es la trascendencia, saber que Dios nos quiere y que si existimos es porque Dios quiere que existamos, que más allá de la muerte, está la vida, que somos más que animales. Es un ámbito muy importante de la vida y no me parece que los padres esperen a que los hijos sean grandes para ver si ese ámbito les interesa. Una educación abierta a la trascendencia y a Dios, a mi me parece que es una educación saludable, porque te abre a lo más profundo que tiene el hombre.

Pero yo no estoy en contra de los padres que no creen y no llevan a su hijo a Catequesis, aunque si creo que hay que educar de forma que no se cierre la vida a Dios, aunque tu no creas. Para que tu hijo pueda ser realmente libre, tiene que conocer la fe, porque si no se la das a conocer, no la va a elegir. Más libre es el que tiene todas las opciones y puede conocer y elegir la fe.