OPINIÓN

Aparecieron las máquinas y los hombres

Fotos enviadas por los vecinos de la calle Antonio María Vasco,11
Fotos enviadas por los vecinos de la calle Antonio María Vasco,11

Sea lo que fuera que ocurriera, qué mentes lúcidas decidieron o que mentes generosas pusieron su esfuerzo al servicio de los ciudadanos, el caso es que el estercolero que teníamos al lado de casa, ha desparecido. En una mañana, el aspecto y la vista general del descampado cambió de la manera que pueden observar. Y les puedo asegurar que en el barrio -y en la calle-  nos queda la tranquilidad de saber que, como ha quedado demostrado, están para llamar a las conciencias de aquellos que, quizá por los años de responsabilidad, han relajado u olvidado la voz de los ciudadanos.

Y es que, cuando decimos que estamos abandonados, no decimos ninguna mentira. Ahora sólo hemos dado un paso, pero queda la limpieza a fondo del descampado (del que han salido culebras), de las aceras y de una actuación adecuada en el edificio pegado al albergue municipal, que desprende una sensación de abandono y miseria que tira de espaldas. Y eso por nombrar el estado de la que un día sirvió como parada de autobús.

Sólo hay que molestarse y darse un paseo por nuestras calles para ver que, insisto,  lo que aquí decimos es cierto.

Habrán pensado los responsables ¿los campitos de “futbito”, baloncesto, jardines y juegos para niños y mantenimiento de los mayores que saldrían de este solar?...ahí lo dejamos.

IMG_20200525_173251258_BURST000_COVER (Copiar)IMG_20200525_173227272_BURST000_COVER (Copiar)