OPINIÓN

Camino a la deflación

“Como apunta el profesor Miguel Córdoba (profesor de economía financiera del CEU-SAN PABLO), las directrices de la Unión Europea y la desaparición de la clase media, nos acercan demasiado a un mundo “mileurista” (con menores ingresos de 1.000 euros ) donde una mayoría de ciudadanos seremos parados o jubilados"

"Y además tendremos que alimentar, entre todos, a unos parias de esa clase política, cuyos ejemplos mas destacados lo tenemos en personas como Esperanza Aguirre, - ejemplo de comportamiento cívico cuando arrolla la moto del  policía que pretendía multarla por una infracción -, allegados del Rey, ex-presidentes, ex-ministros, dirigentes de sindicatos, ...que con vinculaciones en diferentes partidos, tienen en común el que no quieren perder “su gallina de los huevos de oro”.

Tras una transición “amañada” como hemos visto en torno al 23 F, hemos apoyado una organización del estado, cara y ineficaz, - especialmente en sus adornos descentralizados -.

Pero, ¿que pasa en las pequeñas ciudades y pueblos?

Los que levantan sus voces críticas, se enfrentan al comportamiento masificado que describe muy bien Forges en un chiste gráfico: Pienso luego estorbo, teniendo que planificar el exilio para dejar el pueblo “el se lo guisa y el se lo come” pues ser creativo y participativo no gusta en una sociedad que se está transformando en súper permisiva ( hasta en los institutos hay que dejar que hasta los mas violentos acampen a sus anchas ) pues lo contrario sería ser “fachas”.

Yo que viví el franquismo y hasta milité en una organización clandestina ( hoy anquilosada en oportunismos varios ), veo con preocupación nuestra identificación con aquel autoritarismo, aunque cambie la caracterización, que usa los mismos métodos de antaño para comprar voluntades – por eso de que ahora hay votaciones –a cambio de trabajos eventuales pero muy lejos de lo que debiera ser la producción, donde al parecer se trabaja menos que en el campo (en proceso de desertización – por cierto )-.

Se discute de política nacional, se ataca con rabia aspiraciones nacionalistas catalanas y vascas, ( en  un futuro gallegas  ) sin caer en la cuenta de que nosotros hacemos mas de lo mismo:

No me importa hablar de “cierta vieja del visillo” que encontré en una panadería, que con acento inquisitorial  me interpeló: ! Pero usted no es de aquí ! Y de aquel conductor de camioneta que circulaba en dirección contraria que al llamarle la atención se disculpaba con : es que yo soy de aquí...

Sin desmayo habrá que apurar la oportunidad que nos da nuestro periódico digital, para tratar de hacer pensar en libre ejercicio de expresión e independencia, tesoro para salir del uniformizo afán de muchos...

Las cifras de población inmigrante han desplazado al grupo de ecuatorianos – muy identificados con aquellos salarios del “ladrillo” ) para dejar paso a otro emergente: el chino que sabemos no vienen precisamente a hacer mas productivo el campo o insertarse en nuestra sociedad...

¿Dejaremos el futuro para una minoría privilegiada con rimbombantes tratamientos y viviendas confortables y lujosas como muestran la publicidad engañosa que nos trae la TV?.

No quiero conocer ese final para España.”