OPINIÓN

Encíclicas torticeras

No deja de sorprendernos el bando-encíclica (contiene 16 renglones en el 2º, 3º, 4º y último párrafo aludiendo a reflexiones evangélicas)  de nuestro Sr. Alcalde-Presidente. Será obra de los tiempos revueltos que nos ha tocado vivir, tiempos de churras y merinas en pueblos  gobernados por incoherencias “bajo palio”. Mi tía decía que era de “derechas de toda la vida” porque “los rojos eran ateos”...

opinion 2

Ahora, los que se hacían notar como “de izquierdas de siempre” ya no motivan a los ciudadanos con los lenguajes codificados  del Capital y lo que “se lleva”  tiene su acomodo entre procesiones, inciensos y apelaciones religiosas, entre trago y trago del buen vino de Valdepeñas.

Esperamos al ver la cita: “penúltima Ordenanza municipal de Seguridad y Convivencia Ciudadana” que habrá otra antes de las elecciones, lógicamente mas atractiva y nada represiva.

Mientras tanto evitaremos “tender la ropa mojada en los balcones, hacer fuego en las chimeneas, cantar en la calle ( no se especifica si se sancionará menos  por cantar mas bien  que mal ) o dejar corretear a los perros en las terrazas de la calle, patios, etc”.

El “beneficio de la duda” nos ayudará a reflexionar si lo que estamos escuchando sobre el ejemplo de sus compañeros socialistas, comunistas y sindicalistas poseedores de tarjetas  de crédito “preferentes” de Cajas de Ahorro – salvadas  por el Estado, la U.E. y por nuestros bolsillos...¿ nos lo cuentan o se nos vende ?

¿Será necesario que resurja el Caballero de la Triste Figura don Quijote de la Mancha?

No nos quedan símbolos nacionales creíbles que se constituyan como clave para la regeneración moral, para que nuestra juventud mas que huir en búsqueda de inciertos trabajos se comprometan “ante esa España que se muere y bosteza – como decía Azorín – acudiendo con el hacha y el fuego de un nuevo día”.

Pasarán los meses... y gracias a los dineros del contribuyente, aumentaremos  los empleos “cautivos” para que el sistema perviva. pero no han contado con el reencuentro que tenemos con  ese inconsciente que nos rebela y ayuda a encontrar  alternativas posibles.