OPINIÓN

Fede no tiene la culpa de la falta de moral, ética y la mala leche de "H"

El vandalismo es una forma de hacer daño, tanto a personas como a mobiliario urbano, a éste último más que daño al monumento se hace daño al bolsillo de los ciudadanos. Hay personas o “salvajes”, por llamarlos de alguna manera, que se dedican a destrozar por placer la cultura de una ciudad, o los bustos de personas emblemáticas de la misma, como es el caso de la estatua de Federico García Toledo “Fede”, situada en el Parque Cervantes, que hoy ha amanecido con pintadas de colores con la firma de un tal “H”, y que ha dolido mucho a su familia.

foto pintada fede

Federico era un gran atleta valdepeñero que por desgracia falleció en un accidente de tráfico y al que su pueblo le rindió homenaje ubicando en el Parque Cervantes un busto sobre cuyo rostro, alguien con “muy mala leche”, ha puesto pintura de colores e incluso una gran letra “H” sobre la leyenda que hay en el pedestal, y que hoy no se puede leer.

La familia de Fede está triste y dolida, Rosa, Agustín, y los padres de Fede no entienden esa falta de respeto hacia un joven querido por sus paisanos, una promesa del deporte cuya vida se truncó en el año 2005. Fede no tiene la culpa de la falta de moral, ética y de sentimientos de alguien, no se sabe quién, que se dedica a mancillar y hacer daño solo por el arte de divertirse.

Pero todo no queda ahí, puesto que ayer por la mañana esta “pieza de museo de tres al cuarto”, que firmaba con la letra “H”, suponemos que de “Hijo de su madre”, también se dedicó a poner grandes pintadas, con frases que mejor no leer, en la fachada del Instituto Francisco Nieva de Valdepeñas y en el monumento a los donantes de Sangre, ubicado en la rotonda de la Avenida de los Estudiantes.

Así es que “H”, no sabemos quién eres, pero eso sí, espero que las autoridades pertinentes lo investiguen y te cojan, pero sobre todo que te castiguen y pagues por todo el daño y dolor que has causado cebándote con la imagen de Fede.