OPINIÓN

Más vale tarde que nunca: "Rectificar es de sabios"

Las últimas elecciones supusieron el final de un bipartidismo caracterizado por la corrupción de los partidos surgidos en la transición.  Un saldo  de hechos corruptos y personajes que han traicionado la confianza de todo un pueblo.

IGLESIAS MONEDERO

Primero surgió Podemos con un claro mensaje de renovación, motivando a muchos de nosotros aunque otros desde el principio no se fiaron.

El proceso constituyente de esta formación en Valdepeñas, no estuvo exento de purgas como en los mejores momentos del estalinismo (se recuerda a un administrador de su WhatsApp que en su página personal se presentaba como “leninista estalinista “y mencionando a “Rusia como modelo “… visionario que en su incultura no se había enterado que la historia de ese país navegaba por otros derroteros desde hace tiempo…)

Importaba muy poco dar a conocer el currículo de sus gestores, sus experiencias de compromiso comunitario, y sus relaciones con el poder que les había favorecido.

Hoy tenemos más información para intentar lograr un gobierno de progreso y sobre todo armado con valores que dejen atrás la etapa de los Aznar, Felipe, Zapatero y Rajoy, que ya sabemos a dónde nos ha dirigido.

El Imperio gorgonita, podemita o como se quiera llamar pareció un invento de laboratorio de cierta facultad universitaria para abrir expectativas de empleo en un campo “el político “ya saturado por tantos aparatos, tanto del PP como del PSOE… pero la gente no es tonta y “gestos” como los de la señora Carolina Bescansa – paseando su bebé en brazos por el Congreso – solo producen hilaridad e indignación pues no engañan a nadie.

La presencia abusiva en las redes. El insulto fácil y la continua actitud de desacreditar al contrario, tapando sus propias vergüenzas, nos lleva a esperar que nuestros conciudadanos despierten de letargos y orienten de nuevo su voto.

¿Hemos visto muchas propuestas de Podemos en Valdepeñas ? No les interesa más que el poder y sus teorías sobre la “casta“ se ha convertido en su nueva definición como “nueva“ célula de un tejido social de los que nunca han trabajado y esperan el salario subvencionado, el rescate de sus desaguisados en sus aventuras como empresarios, y la salida de una marginalidad que ellos mismos cosecharon.

Habrá que pararles sino queremos revivir los desastres que otros como ellos, han propiciado en Venezuela, Cuba, Bolivia… conocemos –in situ – esos inventos y la miseria que han causado.

Propuestas que suponen aumentar la deuda, y convertir la sociedad rural que nos rodea en algo mucho más dependiente y gratificante para sus correligionarios.

En el debate de investidura, todos vimos la catadura de los gobernantes y candidatos, y aunque quieran, con insultos y bravatas, no pueden imponer su criterio por encima de tantos españoles que aman su tierra, su cultura, sus costumbres basadas en el respeto y la pluralidad sin imposiciones lingüísticas, ni inventos surgidos en la marginalidad….

Que el Sr. Echenique, no nos hable a los aragoneses de implantar el “catalán” en la franja ya que a pesar de tanto trasvase quedan pilones…