OPINIÓN

No nos hagamos daño en el Partido Popular de Valdepeñas

Nos hacemos daño, todos. Y Valdepeñas también se hace daño. No se haga daño señor Antonio de la Torre Camacho, admita la situación. 

100215 VA-PP

La victoria es elegir la mejor opción posible, está en su mano. Necesitamos desbloquear esta situación sin salida. Ni el paso del tiempo ni nuevas formas en su proceder de líder del Partido Popular solucionan esta crisis ni la solucionarán.

El primer paso necesario para la reconciliación en el Partido Popular de Valdepeñas es que usted deje de ser Presidente de este Partido indefinidamente, ni lo lidere de ninguna forma. Después vendrá un largo camino de reencuentros y hermosas reconciliaciones, pero el primer paso es que usted deje de ser Presidente del Partido Popular y desista de volver a serlo.

Usted no puede liderar una reconciliación en el Partido Popular de Valdepeñas. Admita la Realidad. No hay otra salida, lo sabemos todos.

No se haga daño, no lidere. Esta situación de bloqueo se alargará durante mucho tiempo si usted no desiste y trascenderá antes o después al conocimiento fuera de nuestra localidad por lo inusual y kafkiano de esta situación. Y eso hará daño a la imagen y la historia de Valdepeñas. El Alcoyano quedó en el recuerdo de todos nosotros por un solo partido de fútbol, evitemos el riesgo de que quede marcada la palabra Valdepeñas por un largo y pesado lastre. No nos hagamos daño. Admita la Realidad, señor Antonio de la Torre Camacho. Elija la mejor opción y será su victoria.

Recuerde que las circunstancias que le legitiman como Presidente del Partido Popular de Valdepeñas son exactamente las mismas que le llevarán siempre a obtener un resultado humillante en todas las elecciones municipales. Usted es Presidente porque casi todos aquellos que no le apoyan han dejado de ser afiliados. Pero consecuentemente, todos ellos y todos sus simpatizantes no votarán al Partido Popular de Valdepeñas mientras siga liderado por usted. Éste es el callejón sin salida. Admítalo. Puede culpar del resultado de estas últimas elecciones municipales, si lo desea, a las circunstancias del Partido Popular a nivel nacional, pero sólo puede culpar de la bajada de votos con respecto a las anteriores elecciones, usted no puede exculpar los resultados de las anteriores elecciones en las que el Partido Popular obtuvo un humillante resultado (seis de veintiún concejales) en un escenario en el que el Partido Popular arrasó en las urnas de toda España, heredada esta situación local de la fratricida ruptura del Partido Popular de Valdepeñas producida en su momento y que es evidente que no cicatriza. No olvidemos que el Partido Popular ha gobernado varias veces en Valdepeñas.

He sido testigo dos veces de la misma situación: cuando procedíamos al recuento de papeletas de la urna electoral municipal de nuestra mesa, había un humillante taquito de papeletas del Partido Popular, pero cuando pasábamos al recuento de papeletas de la urna autonómica, el taco de papeletas del Partido Popular era muy grande, siendo los mismos votantes. Usted no puede exculparse por las circunstancias regionales o nacionales. La crisis es endémica en el Partido Popular de Valdepeñas.

Dejemos de hacernos daño. Deje usted de ser Presidente del Partido Popular de Valdepeñas. Cuando usted elije a un nuevo equipo, les hace daño, sé de lo que estoy hablando, porque los nuevos se ilusionan y trabajan duro para alcanzar el gobierno municipal, sin ser conscientes de que es un objetivo imposible, porque es infranqueable la barrera que usted provoca presidiendo el partido y chocan con la realidad de obtener solo los votos del núcleo duro de votantes del Partido Popular, que siempre apoyan a su partido a pesar de las adversidades, pero este núcleo duro es insuficiente, ésta es la situación.

Culpémonos todos, pero la Realidad es ésta. Las circunstancias que le legitiman a usted como Presidente del Partido Popular de Valdepeñas son las mismas que impedirán siempre que el Partido Popular de Valdepeñas alcance la alcaldía si usted lo lidera.

Esta situación le hace daño a usted. Y seguirá haciéndole daño mientras insista. Y nos hace daño a todos los valdepeñeros.

Es el momento de que elija la opción que le hará triunfar y que cesará nuestro dolor. Ánimo y fuerza.