OPINIÓN

El PSOE emparedado

Vamos a la pizarra. Dibujemos los símbolos de los tres partidos con más expectativa de voto según la encuesta del CIS. De izquierda a derecha, dibujamos el círculo de Podemos, a continuación, en el centro la rosa del PSOE, y a la derecha las gaviotas del PP. Ahora representamos con flechas la dirección de los ataques que se envían mutuamente los tres partidos en su estrategia de campaña.

pp psoe podemos (Copiar)

Dos flechas desde Podemos, que representan los ataques de este partido hacia sus dos contrincantes; y así mismo dibujamos otras dos flechas, en sentido contrario. Son las réplicas que Podemos recibe tanto del PP como del PSOE. Es fácil deducir que todas las flechas que salen de Podemos o que llegan a Podemos están dirigidas hacia la derecha, o vienen de la derecha. ¿Qué significa esto? Pues que la estrategia de Podemos es fácil: todo va hacia la derecha o viene de la derecha. Su discurso se presta al simplismo. Se permiten decir, aunque falso, que PP y PSOE son lo mismo.

Si repetimos la operación con las gaviotas del PP, el fenómeno es el mismo, aunque sea en sentido contrario. Todas las flechas salen del PP hacia la izquierda, y todas les vienen de la izquierda. Aplicando el mismo razonamiento, la estrategia del PP tampoco resulta difícil. Todos los ataques van hacia la izquierda y todos vienen de la izquierda. Los argumentos arriolanos llevan la misma dirección. Sus contrincantes están situados a un mismo lado. Pueden decir, aunque falso: El PP o el caos.

El problema lo tiene el PSOE. Porque está en el centro del dibujo que vemos en la pizarra. Recibe ataques por la izquierda y por la derecha, y dirige sus dardos en todos los sentidos. ¿Qué ocurre? ¿Qué puede ocurrir? Que se quede emparedado entre los dos. Que entre los dos lo encierren de tal forma que no le sea posible recuperar su espacio. Vamos, que se los comen con patatas, si no espabilan.

Desde la preocupación que sentimos los defensores de la socialdemocracia; los que estamos convencidos de poseerla, como la mejor fórmula para salir de la crisis; los que esperamos y confiamos que sus líderes nos saquen de este bache, tenemos la obligación de aportar nuestro análisis. La solución el próximo día. Seguiremos.