PROVINCIA

“Estamos convencidos de que los funcionarios pararán los desahucios que notifique el Gobierno de Cospedal”

La secretaria de Organización del PSOE en la provincia de Ciudad Real, Blanca Fernández, ha manifestado que “es un insulto a la inteligencia” que el Gobierno de Castilla-La Mancha haya anunciado que pondrá 80 viviendas a disposición de desahuciados cuando a la vez ha enviado 200 cartas para desahuciar a familias de viviendas de protección oficial.

Fernández considera que esta medida “suena a chiste”, y demuestra que “este Gobierno no tiene ni idea de lo que significa la justicia social”. De comprenderlo, la responsable de Organización de los socialistas ciudadrealeños ha dicho que el Ejecutivo de Dolores de Cospedal hubiera tenido la sensibilidad de enviar esas 200 cartas a familias con problemas sociales y dificultades económicas y sin acceso a planes de empleo. “Este gobierno no les ayuda y encima les quiere desahuciar”, ha recriminado Fernández.

En este sentido, Fernández ha dicho que “es escandaloso”, máxime si se tiene en cuenta que a diario se ejecutan 15 desalojos en Castilla-La Mancha. Pese a esta cifra demoledora, la dirigente ciudadrealeña ha denunciado que la administración regional está enviando cartas de aviso de desahucio de Viviendas de Protección Oficial por un impago de tres meses consecutivos en el recibo.

Fernández ha dicho hablar con conocimiento de causa, puesto que algunos de estos casos han sido atendidos por el PSOE en sus oficinas de asesoramiento y mediación a los afectados por hipotecas y desahucios.

Pese a que la voluntad política del Gobierno de Cospedal y del Partido Popular es la que es en materia de desahucios, Fernández se ha mostrado convencida de que “serán los propios trabajadores de la administración los que paren esta injusticia para que ninguna familia más sea echada de su casa por parte del Gobierno de Cospedal”.

Un compromiso que algunos funcionarios le han trasladado a Fernández “porque saben el problema social tan grave que hay en esta provincia, pero también es muy evidente el ánimo político” de los responsables de la Junta de Comunidades en Ciudad Real al tramitar y dar vía libre a al menos esas 200 cartas de aviso de desahucio a familias que viven en viviendas de protección oficial.