PROVINCIA

5.175 familias de la provincia de Ciudad Real han perdido el bono social de la luz desde que gobiernan Rajoy y Cospedal

El número de beneficiarios del bono social de la luz se he reducido en 5.175 familias en la provincia de Ciudad Real en los dos primeros años del Gobierno de Mariano Rajoy, según una respuesta parlamentaria del ejecutivo al Grupo Parlamentario Socialista. Un hecho denunciado por la diputada ciudadrealeña, Isabel Rodríguez, quien lamenta que las medidas adoptadas por el Gobierno del Partido Popular en materia energética “empujen a la exclusión social a miles de hogares españoles”.

Según los datos oficiales recogidos en esa respuesta parlamentaria, el número de familias beneficiadas por este bono social que reciben los hogares con menos recursos ha pasado de 50.212 en el año 2011 a 45.037 a finales de 2013 en la provincia de Ciudad Real. En este sentido, Rodríguez considera “vergonzoso” que el Gobierno “abandone a miles de personas que sufren pobreza energética” mientras lanza mensajes “mentirosos” sobre la recuperación económica.

“Nos preocupa que el número de beneficiarios acogidos al bono social  en nuestra provincia descienda de forma preocupante con la nueva reforma eléctrica del Gobierno”, ha asegurado la parlamentaria socialista. 

De igual modo ha criticado que con la nueva reforma, el bono social no estará ligado al número de miembros de la familia ni únicamente a la renta, al establecerse unos topes por debajo de los cuáles no se tendrá derecho, con lo que serán muchos menos los beneficiarios en el futuro. Igualmente ha señalado que el precio del bono social tampoco será fijo, ya que se le aplicará un descuento.

“El Gobierno de Rajoy sube todo a los ciudadanos pero les baja los salarios y les recorta en prestaciones sociales”. Además “ha engañado a las familias una vez más, pues dijo que con la reforma eléctrica iba a bajar el precio de la luz y resulta que en vez de bajar, sube”, indicó Isabel Rodríguez. En concreto, subrayó que en el tercer trimestre de 2014 la subida se ha situado por encima de un 11%”.

La diputada nacional del PSOE lamenta que con la reforma del PP el nuevo sistema para fijar el precio de la luz va a ser “impredecible” y “va a trasladar directamente a los consumidores nuevas subidas en el recibo de la luz”.

Rodríguez ha mostrado su preocupación por el aumento de la pobreza energética en las familias, máxime ahora que se acerca el invierno, y “nos preocupa que los 30.000 hogares en el que todos sus miembros están sin trabajo ni recursos en nuestra provincia tengan que afrontar una nueva subida de la luz, junto a otras subidas de impuestos”.

Recuerda que organizaciones como Cáritas o el Colegio de Trabajadores Sociales han alertado de que ya son cerca de 170.000 las personas que se encuentran en riego de pobreza y exclusión social, casi 14.000 pensionistas que no pueden hacer frente ni tan siquiera al pago de sus medicamentos, y “ante esto nos preguntamos qué hará este Gobierno del PP para evitarlo”.

Además, Ciudad Real cuanta con el problema añadido de ser una de las provincias de España con mayor tasa de desempleados y también con una de las coberturas por desempleo más bajas, un combinación que se traduce en desamparo y desprotección social.

El recibo de la luz sigue subiendo
La responsable socialista critica que el recibo de la luz en España es uno de los más caros de toda Europa, y por ello lamenta que la reforma del gobierno trae  más subidas en el recibo.

Isabel Rodríguez ha recordado que el Grupo Socialista defenderá próximamente en el Pleno del Congreso una la Proposición de Ley sobre pobreza energética y solicitará una auditoría energética para conocer el coste de cada una de las tecnologías, para que los ciudadanos sepan realmente cuál es la tecnología más cara y la más barata y para averiguar las razones por las que el recibo de la luz sigue subiendo con los costes fijos por encima de los variables.

Así,  ha indicado que la Proposición de Ley del PSOE “afronta situaciones de flagrante injusticia o de exclusión social que ponen incluso en riesgo la salud y la integridad de las personas en los casos más extremos”. Por esta razón se propone una tarifa social mínima y asequible para la población que se encuentra en dicha situación.

Por último, Rodríguez ha subrayado que el ministro de Industria no haya comparecido en lo que va de año en el Parlamento para explicar el nuevo sistema de fijación de precios de la luz que va a sustituir al sistema de subastas, algo que ya ha denunciado el grupo parlamentario en diversas ocasiones.