PROVINCIA-LA SOLANA

AFAMMER debatió sobre trastornos mentales y sus problemas derivados

La presidenta de la Asociación de Salud Mental de Ciudad Real, María José Calderón, fue la ponente invitada para hablar sobre trastornos mentales y sus problemas derivados, en una charla que AFAMMER-La Solana ya tenía prevista con motivo del Día Internacional de la Mujer. Fue presentada por la presidenta local, Mari Carmen Rodríguez-Rabadán, ante un buen número de afiliadas reunidas en el auditorio del Palacio Don Diego.

María José Calderón reclamó los derechos de las personas con trastornos mentales y el de sus familias. Desde la propia experiencia personal, explicó que uno de los grandes problemas es el estigma que provoca un enfermo mental, a veces desde las propias familias. “Lo primero es reconocerlo, porque de lo contrario ni se ayudan ellas mismas ni ayudan al familiar enfermo”. APAFES está precisamente para eso, para apoyarles, “porque es una enfermedad como otra, que puede curarse”.

La asociación ofrece un centro de rehabilitación que desarrolla terapias, talleres y otra serie de programas de ayuda. El primer objetivo es que cada enfermo sea consciente de su enfermedad. A partir de ahí, sabrán cuidarse, tomarse su medicación y todo irá bien, según Calderón. “Lo que no podemos hacer es tenerlos en casa y debemos empezar a mirarlos como lo que son, personas normales que viven en un mundo normal, pero que necesitan de nosotros”.

Si a nivel social hay todavía existe un grave problema de estigmatización, desde el punto de vista sanitario se está avanzando mucho. “La estrategia de salud mental que se está iniciando ofrece unas atenciones muy personalizadas y se está trabajando mucho”. Acaso faltan recursos económicos, y ahí es donde entra en escena la presión que puedan hacer las familias. “Se necesitan más residencias, más pisos tutelados y más medios para estos chicos”. Insistió en que hacen falta esos centros que los atiendan para ponerlos de nuevo en sus estudios o para devolverlos al mercado laboral. “Tenemos que evitar entrar en esa rueda de tratamientos y medicación que los va a llevar a un deterioro mayor”.

Dentro de ese estigma social, también tienen su parte de responsabilidad los medios de comunicación. Según María José Calderón, hay que tener mucho más cuidado a la hora de contar los sucesos. “No se puede decir alegremente que alguien ha hecho algo por un brote psicótico”.