PROVINCIA-LA SOLANA

Alrededor de 170 niños y niñas participan este año en las Jornadas Escolares de Zarzuela

Alrededor de 170 niños y niñas participan este año en las Jornadas Escolares de Zarzuela, que alcanzan su 31ª edición, sólo dos menos que la semana lírica. 

Este año se han implicado los ocho centros de Infantil y Primaria de la ciudad, que en las últimas semanas han multiplicado los ensayos para escenificar los cuadros elegidos. Hasta 23 preparadoras se han encargado de organizar y dirigir el trabajo con los colegiales. Detrás, maestras, madres y abuelas, han dedicado innumerables horas con la música, los bailes, y por supuesto, la aguja y el hilo para ultimar el vestuario.

Paqui y Pilar son las coordinadoras y no ocultan su satisfacción una vez que los niños saltan a escena. “Merece la pena porque nos gusta la zarzuela y por eso lo hacemos”. Pero detrás hay meses de dedicación. Primero con las reuniones previas, que este año han logrado comprometer a todos los colegios solaneros. Hacía mucho que esto no sucedía. Allí se discute sobre las zarzuelas a representar. “Nosotras proponemos ideas y después los colegios deciden lo que quieren escenificar”.

Aunque los preparativos se inician antes de acabar el curso, es en septiembre cuando se aceleran los ensayos y se ultiman las coreografías para las actuaciones. Las preparadoras se afanan en coordinar los cuadros líricos y Marieli Blanco, esa mujer-orquesta, es quien modula a solistas y coros para mejorar la puesta en escena desde el punto de vista musical. “A Marieli hay que hacerla solanera” –bromeaban las coordinadoras-.

El CEIP Sagrado Corazón puso en escena Los botijeros y el canto a Murcia, ambos de La parranda. Catorce niños y niñas han ensayado a las órdenes de Petra Martín-Albo, María Sevilla y Manoli Moreno-Arrones. El CEIP El Humilladero salió a escena con 17 colegiales, dirigidos por María Dolores Mateos y Carmen Arroyo. Interpretaron fragmentos de El barberillo de Lavapiés, entre ellos la canción de La Paloma, la seguidilla de Lamparilla y El gremio de las costureras. 

Veintitrés alumnos escenificaron momentos de la zarzuela El rey que rabió, en concreto los coros de Los Pajes y Los Doctores y la mazurca de los Segadores. Elena Fernández, Petri Serrano y Baldo de Lara han sido sus preparadoras. El CEIP Romero Peña desplegó a 21 colegiales para escenificar los cosacos de Kazán y Rusa Rusita, de Katiuska, bajo la dirección de María Jesús Naranjo, Miguela López y Mari Ángeles Romero de Ávila. El CEIP Federico Romero movilizó a 29 colegiales para llevar a la escena Agua, azucarillos y aguardiente, por ejemplo el coro de las Niñeras y el dúo de Pepa y Manuela.

El CEIP El Santo representó varios cuadros de La revoltosa, entre ellos el famoso dúo de Felipe y Mari Pepa, con 13 escolares y la supervisión de Mónica Cortés, Joaqui Bueno y Luis López. El CEIP Javier Paulino movió a 26 alumnos para bailar la célebre mazurca de las Sombrillas, de Luisa Fernanda, ensayada con Cati Santos y Lola Romero.

Y el colegio concertado San Luis Gonzaga reunió a 29 chiquillos para poner sobre las tablas La rosa del azafrán, en concreto el preludio, la romanza de El sembrador y el coro de Las espigadoras. Han sido preparados por Juani López-Villanueva y Gabina María del Olmo.

El auditorio ‘Tomás Barrera’ se llenó a rebosar. Los familiares de los niños acudieron en masa para disfrutar de la espontaneidad, viveza y animación que siempre provocan los niños sobre el escenario.