PROVINCIA

La Asociación Músico Cultural “Julián Sánchez-Maroto” de Manzanares sorprendió por la variedad y originalidad de las obras escogidas en el Concierto de Primavera

Gran concierto de primavera el ofrecido en el Gran Teatro de Manzanares por la Banda de Música de la Asociación Músico Cultural “Julián Sánchez-Maroto” que sorprendió a todos los presentes por la variedad y originalidad de las obras escogidas para elaborar el programa. Adelantar que la próxima cita de la Banda será la tarde del domingo 20 de marzo (Domingo de Ramos) donde la Asociación musical regresará al Gran Teatro para ofrecer el tradicional “Concierto Sacro”, que este año se focalizará en marchas de procesión.

Solistas de trompeta con la Banda de Música de Manzanares
Solistas de trompeta con la Banda de Música de Manzanares

Bajo la batuta de su director titular, Pedro Manuel Delegido Calero, la Asociación Músico Cultural “Julián Sánchez-Maroto” de Manzanares ofreció un extraordinario concierto de primavera donde la primera parte, tematizada en transcripciones de obras clásicas, se inició con la obertura “Semiramis”. Tras esto, una reducción de músicos acompañó a los dos solistas de trompeta, Pablo Pérez Calero y Víctor Manuel García Miguel, en este caso con el conocido “concierto para dos trompetas en Do Mayor” de Vivaldi. Aquí los solistas quisieron agradecer la buena acogida que tuvieron por su brillante actuación con un Bis, interpretando junto al pianista Alberto Abengozar el “Ave María” de Astor Piazzolla.

Ya la segunda parte tuvo un giro drástico musical, así se pudo escuchar otra excelente interpretación de varias obras “Postcards” del compositor holandés Dirk Brossé. Se trata de pequeñas piezas descriptivas inspiradas en las músicas populares de determinados lugares del mundo, que en este caso el compositor denomina “postales”, pudiendo escucharse estas “postcards” de sitios como Viena, Beijing, Machu Pichu, Buenos Aires, Baghdad y el Ártico.

Hay que destacar también de este concierto que tras la buena acogida del público el director Delegido tuvo que dirigirse a los asistentes argumentando que “no ha habido tiempo suficiente para preparar una obra de Bis”, señalando que quería aprovechar el momento que le brindaban, para rendir un homenaje "a todos esos músicos incansables que semana tras semana acuden a los ensayos con regularidad y tesón", haciendo hincapié en que eran "la autentica piedra sobre la que se fundamentaba este gran grupo de músicos". Ante todo esto y en agradecimiento a todos, se finalizó con la interpretación de nuevo de la “Postcard from Viena”.