PROVINCIA

Blanca Fernández denuncia “la desidia y el abandono” de Rajoy y Cospedal con el medio rural

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha acusado tanto al presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, como a la máxima responsable de la Junta de Comunidades, Dolores de Cospedal, de abandonar y dejar en una total desidia al medio rural de la región.

Para Fernández, la prueba más evidente de que el medio rural del país y de la región están cada vez más empobrecidas por las decisiones que están tomando los gobiernos del Partido Popular está en una de las últimas consecuencias tremendamente negativas para el campo. Así, ha desvelado que “España y Castilla-La Mancha perderán cientos de millones de euros destinados al medio rural, a la generación de empleo, al desarrollo de nuevos proyectos empresariales, al sector agroalimentario o la imprescindible limpieza de los montes”.

En concreto, España perderá casi 500 millones de euros de fondos europeos durante el presente año, y en el caso de Castilla-La Mancha perderá aproximadamente 100 millones de euros anuales, una sangría de ingresos para el mundo rural del que son responsables las propias administraciones central y regional al haber reducido las partidas destinadas a este sector en sus presupuestos.

Además, la también diputada regional del PSOE ha reprochado a Cospedal de haber dado muestra clara de su desapego al medio rural y especialmente al de la provincia de Ciudad Real, al citar la “inanición” del IVICAM (Instituto de la Vid y de la Viña), el cierre de la Estación Vinícola de Alcázar de San Juan o la retirada del laboratorio de análisis animal de El Chapparrillo, “por no hablar del cierre de las escuelas rurales, de la eliminación del servicio de urgencias en varios municipios, del cierre también de los Centros de Atención a la Infancia (CAIs) previstos para el 2013, de los recortes brutales en servicios tan básicos como la ayuda a domicilio, la teleasistencia o las residencias de mayores o el tajo a la Ley de Dependencia”.

Colaboradoras del desmantelamiento rural

Fernández ha sintetizado la consecuencia de todas estas decisiones ordenadas por los gobierno del Partido Popular en un retroceso de 25 años para las mujeres que viven en el ámbito rural. En este sentido, ha lamentado el “silencio cómplice” de Carmen Quintanilla y Lola Merino, presidentas nacionales de la asociaciones de mujeres del ámbito rural Afammer y Amfar, respectivamente, al permitir el desmantelamiento que se está produciendo. “Dicen que defienden a la mujer rural, pero me gustaría verlas trabajar en su defensa e intentar evitar este atentado en lugar de ser colaboradoras necesarias y muy eficaces en tapar los recortes a este sector” y las posibles  movilizaciones y reivindicaciones sin estas dos dirigentes del PP no hicieran de tapón.

Por el contrario, la portavoz socialista de Agricultura ha dejado claro que lo que necesita el sector agro-ganadero es una apuesta firme y decidida en el tiempo, al considerarlo como un eje estratégico para la economía y el desarrollo de Castilla-La Mancha, tesis avalada por la competitividad y rentabilidad demostradas por el sector agroalimentario incluso en un periodo tan convulso como el actual, al aportar balances positivos gracias a las exportaciones.

Fernández ha recordado también el trabajo realizado por el anterior gobierno socialista en la región, con ayudas a la internacionalización del vino, a la modernización de explotaciones agrarias y ganaderas, a las inversiones por la competitividad o el compromiso con una feria como Fenavin, referente nacional para el sector vitivinícola.

Desprestigiar a los profesionales del Geacam

Respecto a la situación que se vive en la empresa pública de gestión ambiental Geacam, Blanca Fernández se ha mostrado especialmente contundente al denunciar el maltrato al que están siendo sometidos los profesionales por parte de Cospedal y la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, al indicar que “se somete a los trabajadores a una situación insostenible”, hasta el extremo, según ha detallado Fernández, de que “están de brazos cruzados y no se les da instrucciones del trabajo que deben acometer porque precisamente se les quiere acusar de ser poco eficaces”, una coartada del Gobierno regional para desprestigiarlos ante los ciudadanos cuando vaya a despedir a cientos de trabajadores”.

Esa maniobra ha sido calificado por la responsable socialista de “burda, irresponsable e irrespetuosa” con aquellas personas que se están jugando la vida para defender el patrimonio natural y en algunos caso la vida de los ciudadanos cuando acuden a apagar los incendios forestales, una reacción lamentable que no ha extrañado a Fernández al apuntar que ya la propia consejera Soriano llegó a manifestar abiertamente en las Cortes Regionales que “los trabajadores de Geacam no trabajan lo suficiente”.