PROVINCIA-LA SOLANA

Eduardo Gómez tomó posesión como párroco In Solidum en La Solana

El sacerdote Eduardo Gómez López tomó posesión como párroco in solidum, junto  Jesús Navarro Ortíz, que ya ejercía  en la parroquia de San Juan Bautista de la Concepción de La Solana, que a partir de ahora formará unidad parroquial con las parroquias de San Carlos del Valle y de Pozo de la Serna.

La toma de posesión tuvo lugar en la parroquia solanera, en la que junto a los dos párrocos concelebraron el arcipreste de Mancha Este y párroco de la Sagrada Familia de Tomelloso, José Carlos  y el  párroco del Santo Cristo de Valdepeñas Emilio Montes, asistiendo numerosos fieles, así como familiares del nuevo párroco y feligreses de las parroquias en las que ha ejercido en los últimos años, las de Arenas de San Juan y Las Labores.

Tras la lectura del Evangelio era el arcipreste quien ofrecía una reseña del nuevo párroco  in solidum,  recordando que Jesús Navarro  es conocido por estar un año al frente de la parroquia, señalando que Eduardo Gómez es natural de Bolaños,  aunque su familia vive desde hace muchos en Valdemoro, habiendo ingresado en el año  2000 en el seminario, además de ser licenciado en teología Dogmática.

Sobre su vida pastoral recordó que fue ordenado sacerdote el 6 de septiembre de 2008, habiendo ejercido sus primeros años de ministerio en las localidades de Almedina y Cózar, luego en Montiel y desde 2011 y hasta 2014 en las parroquias de Arenas de San Juan y Las Labores.

El arcipreste se refirió a la unidad pastoral, de la que dijo es una realidad  para atender conjuntamente a las tres parroquias, aunque cada parroquia mantendrá su identidad y leyó  el nombramiento para los nuevos párrocos  por un periodo de seis años.

Seguidamente tomó la palabra Eduardo Gómez, quien además de saludar a los presentes,  entre los que dijo se encontraban sus familiares y feligreses de las parroquias en las que había ejercido, hablo del evangelio de día, que dijo era buen programa para la vida de una comunidad cristiana, teniendo como eje el perdón  como identidad cristiana.

Posteriormente continuó la celebración, en la que tomó parte el coro de la parroquia, despidiendo desde el atrio del templo los dos nuevos párrocos a cuantos habían asistido a la toma de posesión, primera vez en la que esta modalidad  parroquial se  da  en la localidad.