PROVINCIA-MANZANARES

La empatía, un paso más para alcanzar la normalización de las personas con discapacidad

Manzanares culminó el sábado, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, los actos organizados por el Ayuntamiento y el Consejo Local de la Discapacidad para conmemorar este 3 de diciembre. La concejala de Servicios Sociales, Beatriz Labián, hizo una valoración muy positiva de de todos los actos celebrados. “Se ha conseguido el objetivo que buscábamos este año de fomentar la empatía, dando así un paso más para alcanzar la normalización”. Uno de los más emotivos fue la mesa redonda en la que personas con discapacidad narraron sus vivencias.

DSC05672 (Copiar)

La mesa redonda “La discapacidad, contada por sus protagonistas” cerró con éxito los actos organizados. Fue moderada a la perfección por Sebastián Rodríguez Muñoz, del Centro Ocupacional de Manzanares. En la misma participaron Rosa Mª Alcaide Jiménez en representación de la Fundación ONCE, Lorenza Sobrino Rodríguez por la asociación Punto XIX, Montserrat Reíllo Exojo por AMATOU, Virginia Cano de AFADI y Ramón Ramírez López Peláez por el Grupo GAM. Las intervenciones, cargadas de emotividad y sinceridad, resultaron un magnífico ejemplo de superación, esfuerzo y coraje, y fueron muy impactantes para el numeroso público que se dio cita en la tarde del sábado en el Museo del Queso Manchego.

La concejala de Servicios Sociales, Beatriz Labián, valoró todos los actos de forma muy positiva “convencidos de que el objetivo de concienciar y promover la empatía en la ciudadanía en pro de la normalización se ha cumplido, por lo que seguiremos apostando por jornadas como éstas, sencillas pero altamente didácticas y participativas”, señaló la edil.

Según Labián, las personas con discapacidad, además de superar las barreras propias de su situación personal, “deben de superar las barreras que les ponemos nosotros y, a menudo, las más difíciles de sortear no son las barreras arquitectónicas, sino las que a diario les ponemos con estereotipos que les impiden demostrar las capacidades que tienen, en ocasiones diferentes, en otras tan buenas o mejores que las nuestras”, explicó.

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad contó también el sábado con títeres y un vídeo fórum. Por la mañana en la ludoteca y por la tarde en el Museo del Queso Manchego, se pudo disfrutar de un espectáculo de títeres a cargo de Lazarillo TCE, que aportó su granito de arena a estas jornadas con una curiosa versión del clásico cuento de Caperucita Roja, cuyos personajes presentaban alguna limitación: Caperucita tenía una pierna más pequeña, el lobo problemas de comunicación, la abuelita era sorda y el cazador ciego. La representación fue entrañable y divertida ante el público más menudo que, sorprendido, recibió el mensaje de que no existen diferencias, sino prejuicios ante las mismas. Solo el corazón ve lo que es invisible a los ojos.

Después tuvo lugar el vídeo fórum con la proyección de los cortos El color de las flores, Súper Antonio, Una historia de integración escolar, El viaje de María y Hugo, y Un amigo con Asperger, que precedieron la mencionada mesa redonda que culminó los actos. Éstos comenzaron el día 24 de noviembre con la exposición “Valorarte” en el Gran Teatro, que mostró hasta este domingo el enorme potencial creativo y artístico de usuarios de distintos centros ocupacionales, entre ellos el de Manzanares. Esta muestra itinerante da a conocer la “creatividad del talento no explorado”.

La charla coloquio “Modificación de capacidad y pretutela”, a cargo de Luis Antonio Perales, asesor jurídico de FUTUCAM (Federación Tutelar de Castilla-La Mancha) se celebró el día 29 en el salón de actos de la Biblioteca Municipal. Fue también de gran interés y contó con alta asistencia y participación.

La concejala de Servicios Sociales resaltó además el resultado de la gymkhana de juegos “Ponte en mi lugar” celebrada la pasada semana y en la que participó el alumnado de 5º y 6º de Primaria de todos los colegios de Manzanares, así como niños y niñas de la Ludoteca con edades de entre 3 y 8 años y usuarios del Centro Ocupacional. En total, más de 400 alumnos vivieron esta experiencia en la que vieron un vídeo de concienciación que simula situaciones de la vida real; y jugaron al futbolín con los ojos tapados, con ayuda de un guía, al ping-pong con una sola pierna, o untaron una tostada con una sola mano. El principal objetivo fue hacerles reflexionar sobre la discapacidad para que, desde edades tempranas, se conciencien sobre las dificultades que a diario se encuentran las personas con discapacidad.