PROVINCIA

El Gobierno regional considera decepcionante el Consejo de Política Fiscal y Financiera por la total indefinición del Ministerio

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha manifestado su “decepción” por la “total indefinición” con la que acabó el Consejo de Política Fiscal y Financiera de ayer y ha destacado que las reuniones bilaterales entre el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y las Comunidades Autónomas que se van a celebrar deberían haber sido el punto de partida, en vez de “mandar cartas sin conocer la situación financiera y presupuestaria de este ejercicio”.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha lamentado que tras la reunión las Comunidades Autónomas que recibieron una carta del Ministerio sigan sin saber “qué va a acontecer en las próximas semanas”.

En realidad, ha relatado Ruiz Molina, “no hemos abordado ni tomado ninguna decisión, simplemente ha sido un intercambio de opiniones y no puedo decir que hayamos llegado a ninguna cosa cierta, salvo que tenemos que reunirnos con el Ministerio para intentar solventar las diferencias que tenemos en cuanto a la famosa carta a aquellas Comunidades Autónomas que la hemos recibido por incumplimiento del déficit del año pasado”.

Una decepción a la que también se une, ha señalado, el hecho de que el Ministerio esté vinculando esa carta con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que es el mayor problema que puede ocasionar ahora a las Comunidades Autónomas en materia de liquidez, ya que supondría entrar en un “círculo vicioso”.

En este sentido, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha explicado que “si no nos dan los recursos del FLA porque no contestamos adecuadamente a la carta, retrasaremos los pagos y ello llevará consigo que podamos ser intervenidos por no cumplir los plazos que establece la Ley en relación con el pago a proveedores”.

Por otra parte, Ruiz Molina ha indicado que durante la reunión se habló mucho de recuperación económica pero “nada de cómo esa recuperación económica se puede trasladar a las familias”. Las medidas que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, pretende que tomen las Comunidades Autónomas supondrán que la recuperación económica se la queden los bancos y no llegue a las familias “porque una cosa es que respetemos el déficit y otras es que hagamos milagros”. 

En cuanto a la distribución del déficit entre la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas, Ruiz Molina ha señalado que en la reunión del CPFF se volvió “a repetir por activa y por pasiva” por parte de los representantes de diferentes autonomías que es “radicalmente injusta”. Por ello, ha enfatizado, “no se puede demonizar a las Comunidades Autónomas y trasladar a las Comisión Europea que las culpables del incumplimiento son las Comunidades Autónomas”, cuando, además, es posible que las autoridades europeas desconozcan “cómo se reparte ese déficit entre los diferentes niveles de la administración pública”

Durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera Ruiz Molina también manifestó que “corre mucha prisa” que se avance en un nuevo modelo de financiación autonómica, en el que teniendo en cuenta los recursos conjuntos de todo el Estado, estos se repartan entre los diferentes niveles de la administración en función de las competencias que cada uno de ellos tenga asumidas.  

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad