PROVINCIA-LA SOLANA

Las Jornadas Santiaguistas de La Solana conocieron la evolución de la Cruz de Santiago, según el método recreacionista

Las VII Jornadas Santiaguistas finalizaron con una conferencia de calado histórico sobre la Cruz de Santiago a lo largo de los siglos. La Hermandad del Apóstol se valió de la Asociación ‘Forjadores del Tiempo’, que utiliza el método recreacionista para explicar la historia, yendo más allá de los libros para intentar comprender cómo se vivía, cómo se comía o cómo se luchaba, vistiendo indumentaria de época para hacerlo aún más realista. Esta asociación, entre otras cosas, estudia cómo evoluciona la cruz de Santiago desde su fundación en el siglo XII hasta la actualidad. Viendo cómo evoluciona la cruz, se ve también cómo evoluciona la orden. “No es lo mismo el caballero que luchaba contra el infiel por la salvación de su alma, que el caballero del siglo XVII que buscaba ostentación y darse a conocer”. Cruces diferentes para épocas y contextos diferentes.

David García Gómez es historiador, natural de Villena, y trabaja con la recreación y el apoyo de las indumentarias de aquellos tiempos es más fácil atrapar un momento histórico y que el público tenga un soporte visual que le permita hacerse una idea más fiel. Reveló que la Orden de Santiago estuvo a punto de ser absorbida por la Orden de Calatrava, más poderosa y antigua. Pero hubo una reunión entre maestres hacen evolucionar a la Orden de Santiago hacia una meritocracia, donde cualquiera podía aspirar a ser caballero. Su poder económico va en crescendo, aunque poco a poco se pierde el sentido original de lucha contra el infiel tras la toma de Granada, en 1492. En ese instante, el caballero de Santiago aspira a una posición social más que a luchar por un objetivo militar-religioso.

David García defiende el método de recreación histórica, poco asentado todavía en España, pero muy extendido en otros países de la vieja Europa. Podemos leer cómo se lucha con una cota de malla, pero yo me he puesto una y he corrido colina arriba, y entonces sabes lo que sentía un guerrero de la época”. Lo mismo han experimentado con armaduras o espadas. Es indagar sobre el día a día de los caballeros, aparte de lo que cuenta la literatura. “El principal problema es cómo nos han enseñado la historia; no está bien visto decir que el Cid fue un mero mercenario que se vendía al mejor postor, cristiano o musulmán, pero fue así”. Una vez más, la leyenda ha vencido a la historia.   

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad