PROVINCIA-LA SOLANA

La novedad en la despedida de la Patrona fue el cierre del cochecillo por la alcaldesa en funciones

La alcaldesa en funciones de La Solana dando los vivas de despedida
La alcaldesa en funciones de La Solana dando los vivas de despedida

La convalecencia del alcalde titular  de La Solana, Luis Díaz Cacho, tras una reciente operación,  ha sido la causa para que por primera vez haya sido una mujer la que ha cerrado el cochecillo de  viaje de la Patrona Virgen  de Peñarroya en su marcha al Castillo.

La primera teniente de alcalde y, en consecuencia alcaldesa en funciones Manuela González-Horcajo ha sido la primera mujer en los muchos siglos de historia de esta cofradía que ha cerrado el cochecillo en el altar de la Plaza de Toros donde es despedida la imagen, siendo un privilegio de los primeros ediles  tanto en su despedida en enero como en su recibimiento en septiembre de cada año.

Una vez que la imagen llega al altar, tras permanecer toda la noche acompañada de fieles en la ermita del Humilladero, es entonado su Himno,  luego la alcaldesa depositó un beso a la Virgen y al Chatillo, dando los vivas de ritual y se encarga de  cerrar el cochecillo de viaje, ayudada por la Mayordoma de la cofradía, en este caso otra mujer Gumer Romero, asimismo privilegio que mantiene quien ocupa ese cargo, mientras que la Banda Municipal interpreta el Himno de La Solana.

Los actos de despedida han consistido en el tradicional novenario,  este año dedicado a los colegios, continuando en la noche del domingo el  traslado procesional desde la Parroquia de Santa Catalina a la ermita del Humilladero, acompañando de la banda de cornetas y tambores de Jesús Rescatado, así como del baile de las tradicionales banderas en número de catorce, alabarderos que le dan guardia, Banda Municipal, el capitán de este año que es el niño  de once años Gabriel  Díaz-Cano Naranjo, la directiva encabezada por la nueva presidenta Rosa Sánchez.

La imagen desfiló con el manto de color fusia y la corona real, con numerosas flores naturales que adornaban la carroza, marchando detrás el clero, autoridades locales y numerosos fieles, muchos de los cuales le acompañaron a lo largo de toda la noche en la ermita del Humilladero hasta la mañana del lunes  cuando se iniciaba el traslado a su ermita del Castillo de Peñarroya.  

Aunque con anterioridad ya habían ocupado la primera tenencia de  alcalde y, por tanto  la alcaldía en funciones mujeres como Blasa Delgado y Cristina Fernández, no se había dado el caso de ausencia del alcalde